Cienciaes.com

Cierta Ciencia Podcast - Cienciaes.com suscripción

Cierta Ciencia

En Cierta Ciencia, de la mano de la genetista Josefina Cano nos acercamos, cada quince días, al trabajo de muchos investigadores que están poniendo todo su empeño en desenredar la madeja de esa complejidad que nos ha convertido en los únicos animales que pueden y deben manejar a la naturaleza para beneficio mutuo. Hablamos de historias de la biología.

La novedosa forma de cómo el cerebro influye en el cuerpo.

El cerebro influye en el cuerpo - Cierta Ciencia podcast - CienciaEs.com

La medicina moderna ha mirado más bien con bastante escepticismo y de manera sospechosa el concepto de enfermedades “psicosomáticas”, visión que obedece en parte a que no se había podido establecer la existencia de redes neuronales de la corteza cerebral que tuvieran influencia directa sobre los sistemas autonómicos y endocrinos, que son los que ejercen control sobre órganos internos del cuerpo humano.

Ahora, neurocientíficos de la Universidad de Pittsburgh han identificado redes neuronales que conectan la corteza cerebral con la parte central de las glándulas adrenales, la médula, que es la responsable de las respuestas inmediatas del cuerpo a situaciones de alerta y peligro. Estos hallazgos, publicados en el PNAS aportan evidencia de la existencia de una base neuronal en la conexión mente-cuerpo.

“Nuestros resultados acabaron siendo mucho más interesantes y complejos de lo que habíamos imaginado antes del comienzo de este estudio”, dice Peter L. Strick, director científico del Instituto del Cerebro de la Universidad de Pittsburgh. En sus experimentos, los científicos pudieron hacer un trazado del circuito neuronal que une diversas áreas de la corteza cerebral con el centro de las glándulas adrenales situadas en la parte superior de los riñones.

Los científicos observaron el transporte a través de las neuronas, de un virus de la rabia, que pudo ser seguido hasta por más de seis conexiones neuronales, para identificar las áreas de la corteza cerebral que se comunican –a través de conexiones de múltiples sinapsis–, con el mayor centro efector del sistema simpático, la médula adrenal. Demostraron que dos amplias redes en la corteza cerebral tienen acceso a la médula adrenal. La primera contiene todas las áreas de la corteza motora en el lóbulo frontal y partes de la corteza somato sensorial. Estas áreas corticales están involucradas en todos los aspectos del control motor del cuerpo, desde la selección de la respuesta hasta la preparación y ejecución del movimiento. La segunda red, menor, está formada por áreas corticales involucradas en aspectos cognitivos de orden superior y por las que regulan los afectos.

Los resultados del estudio señalan que estos circuitos de múltiples sinapsis se forman para juntar el movimiento, el conocimiento y los afectos a las funciones de la médula adrenal. Estos circuitos pueden mediar en los efectos que producen los estados de estrés crónico y depresión en el funcionamiento de los órganos. Es posible entender así, la existencia de ciertos desórdenes psicosomáticos.

¿Por qué la importancia de conocer cuáles regiones corticales tienen influencia en el funcionamiento de la médula adrenal? La reacción a agresiones o peligros incluye una amplia colección de cambios corporales que van desde que el corazón se dispara, se empieza a sudar y las pupilas se dilatan. Estas respuestas ayudan a que el cuerpo se prepare para la acción, hecho que se puede resumir en dos posibilidades, “pelear o salir corriendo”. Muchas situaciones en la vida moderna y en una cultura civilizada requieren de una reacción menos primaria que la de pelear o salir corriendo, esto es, echando mano de soluciones racionales, lo que los neurocientíficos llaman decisiones tomadas “desde arriba”, controladas.

“Porque tenemos una corteza cerebral, tenemos opciones”, dice Strick. “Si alguien lo insulta no tiene que escoger entre pegarle o salir corriendo. Usted puede tener una reacción más matizada y puede ignorar el insulto o devolverlo con una respuesta inteligente y sagaz. Estas opciones son parte de lo que la corteza cerebral provee”.

El estudio también revela que las áreas de la corteza que se activan cuando sentimos conflicto o nos damos cuenta de que hemos cometido un error, se ponen a las órdenes de la médula adrenal. “Esta observación, dice Strick, aumenta la posibilidad de que la activación en esas regiones corticales cuando se auto castiga por un error o se vuelve y vuelve sobre un evento traumático, lo que hace es enviar señales que van a influir en la médula adrenal de la misma manera que lo hizo el evento inicial”. Mala cosa, pues es perpetuar el malestar. Tal vez lo mejor sea romper el círculo vicioso, ocupándose en otra cosa, bailando, moviendo el cuerpo. Dicho así suena fácil pero con intentarlo no se pierde nada y se gana mucho.

Tomando en conjunto estos hallazgos es posible pensar que las áreas de la corteza cerebral que influyen en el comportamiento de la médula adrenal sean también nódulos corticales críticos de lo que se puede denominar “conectoma del estrés y la depresión” y talvez algunos de esos nódulos representen posibles y adicionales blancos en la intervención terapéutica de desórdenes afectivos.

En resumen, el control de la médula adrenal está embebido en áreas corticales que están involucradas en el control de las facultades cognitivas, del movimiento y de los afectos. Esto quiere decir que operaciones mentales como la preparación para moverse, la percepción de un conflicto y las sensaciones de tristeza pueden estar ligadas a la regulación de la función adrenal. La corteza cerebral es un sitio de almacenamiento de información y de plasticidad neuronales. Como consecuencia, una plasticidad alterada puede contribuir a la aparición de desórdenes psicosomáticos, de la misma manera que esa misma plasticidad puede ser controlada por el movimiento y los sentimientos para al final aliviarlos.

Somos animales al fin y al cabo. Estamos a la merced del conectoma corteza cerebral -médula adrenal. En teoría nuestras reacciones a las agresiones, a los conflictos, a los insultos deberían ser viscerales. En muchos casos claro que lo son. Pero nuestra corteza cerebral modula mejor las reacciones que como lo hace el resto de los animales y nos permite domesticar los impulsos con maestría y elegancia. Los desórdenes psicosomáticos ocasionados por agresiones constantes, ahora que parece han salido de la oscuridad gracias a estudios como el presentado, también podrán ser objeto de tratamientos basados en la ciencia y no ser pasto de charlatanes que ofrecen cubrir el cuerpo con piedritas y agujas sin efecto real alguno.

Más información en el Blog de Josefina Cano: Cierta Ciencia

Referencia:
Motor, cognitive, and affective areas of the cerebral cortex influence the adrenal medulla
Richard P. Dum, David J. Levinthal and Peter L. Strick. PNAS. 2016.


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
32,9 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Anónimo
“Dono a pesar que me bajaron la pensión. Espero que pase la situación de coronavirus y poder empezar a trabajar. Muchos ánimos y salud ante el confinamiento y el COVID-19! Gracias por el programa!”
Mecenas

Margarita María Fuentes Almendras
Mecenas

Anónimo
“Espero que de algo sirva en estos tiempos tan crueles y tan mal manejados por nosotros como especie. Un abrazo, Ángel. “
Mecenas

Azucena Cabiscol
Mecenas

Anónimo
“Con la esperanza de que nuestro transcurrir por la pandemia sea lo menos grave posible, reciban un abrazo desde México. Gracias por acompañarnos en este encierro.”
Mecenas

Vicente Miguel
Mecenas

Sergio Requena
“Por muchos más podcasts!!!”
Mecenas

Jesús López Tapia
“Querido Ángel, me siento muy honrado de pertenecer a esta comunidad. Gracias por vuestro trabajo.”
Mecenas

Daniel Pérez Alonso
Mecenas

Carlos Ballesteros
Mecenas

Juan Cuadro Espada
Mecenas

Alejandro Acosta Espinoza
Mecenas

Rosa María Desmarais
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
Mecenas

Humberto On
Mecenas

Jorge Ordoñez
Mecenas

César Higuero
Mecenas

Juan Moreno González
Mecenas

Alberto Hernando Martínez
“Me quedo en casa escuchando CienciaEs”
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino Ceprian
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Daniel César Román Saez
Mecenas

César García Martín
Mecenas

Luis Miguel García Vázquez
Mecenas

Laura Amalia Ibáñez Tojo
“Mil gracias por todos estos años de disfrute que nos estáis dando. Mi hijo de 4 años adora a Ulises y todas las noches escuchamos juntos un podcast.”
Mecenas

Juan Valencia
Mecenas

Jacobo Castilla Vázquez
Mecenas

Carlos Serrano
“Les felicito por su excelente trabajo.”
Mecenas

Estudios Económicos Estratégicos
Mecenas

Jose Carlos Enriquez Dirube
Mecenas

José Manuel Carmona Mendieta
Mecenas

Luis Rico Pernas
Mecenas

Rubén Fernández Sotelo
Mecenas

César García Martín
Mecenas

Alvaro Vallejo
“Muchísimas gracias desde Colombia por ese tesoro de audios. ¡Recién hoy los descubrí!!!”
Mecenas

José Luis Méndez
Mecenas

Ana Rodríguez
Mecenas

Víctor Seva López
Mecenas

Anónimo
“Quisiera poder enumerar a cada uno de los colaboradores de cienciaes. com pero algo me fallaría. Gracias a todos por su esfuerzo. No tengo ninguna otra manera de manifestarlo que tratando de aportar algo para que no cejen. ¡Gracias, admirados divulgadores!”
Mecenas

Rafael Sirera Pérez
“Hacéis un gran trabajo, os felicito y os lo agradezco mucho. Valga mi humilde contribución a vuestra iniciativa”
Mecenas

Santiago Botana Villoldo
“¡Saludos a la Nemoptera! impresionado me hallo por ese capítulo.”
Mecenas

David Tejadas
Mecenas

José Manuel Cardona Mendieta
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page