Cienciaes.com

Cierta Ciencia Podcast - Cienciaes.com suscripción

Cierta Ciencia

En Cierta Ciencia, de la mano de la genetista Josefina Cano nos acercamos, cada quince días, al trabajo de muchos investigadores que están poniendo todo su empeño en desenredar la madeja de esa complejidad que nos ha convertido en los únicos animales que pueden y deben manejar a la naturaleza para beneficio mutuo. Hablamos de historias de la biología.

¿Diferencias en habilidades matemáticas de niñas y niños? No hay tal.

Niños niñas y matemáticas - Cierta Ciencia podcast - Cienciaes.com

Ha sido la cultura la encargada de iniciar, mantener y ahondar muchos de los prejuicios que sostienen la falacia de una mayor disposición innata de los niños varones a las matemáticas.

La muñequita esa, infaltable en todas las casas donde hubiera niñas y en una época no muy lejana y estereotipo de la mujer por donde se la mire, la famosa Barbie, venía con un mensaje: “las mujeres, a las matemáticas mejor no”.

Ya no se ven muchas de esas muñecas y a lo mejor las niñas han empezado a jugar con juguetes menos perniciosos y bobos.

Hemos contado en este espacio que claro que existen diferencias cognitivas entre los seres humanos, aunque no relacionadas con el género. Algunos traen en sus cerebros un bagaje mayor que otros. Su desarrollarlo y potenciarlo dependerá de los estímulos venidos de padres, maestros, cultura y sociedad. Pero no habíamos presentado estudios sobre diferencias en esas capacidades en los muy pequeños atribuibles a que se trate de niñas o niños.

Jessica Cantion de la Universidad Carnegie Mellon y un equipo de investigadores encabezado por ella, realizaron un estudio exhaustivo del desarrollo cerebral de niñas y niños. Su investigación mostró que no existía diferencia alguna entre ellos, en el funcionamiento del cerebro o en las habilidades cognitivas.

“La ciencia no se alinea con las creencias populares, folclóricas”, dice Cantion, profesora de neurociencia del desarrollo y que trabaja en Ciencias Sociales y Humanidades en dicha universidad. “Vimos que el cerebro de los pequeños funciona de manera similar sin importar el género, algo que nos permite ajustar mejor las expectativas de lo que ellos pueden lograr en matemáticas”.

Es el primer estudio que usa los logros de la aplicación de neuroimágenes para evaluar las supuestas diferencias en las aptitudes matemáticas, resultantes de diferencias biológicas, en los pequeños.

El equipo usó la resonancia magnética funcional para medir la actividad cerebral en 55 niñas y 49 niños entre los tres y los cinco años de edad. Lo hizo mientras miraban un video educativo que abarcaba actividades matemáticas tempranas como contar o hacer pequeñas sumas. Los investigadores compararon las imágenes de los participantes para evaluar las similitudes cerebrales. Además, examinaron el grado de madurez cerebral cotejando las imágenes con las de un grupo de adultos, 25 mujeres y 38 hombres, quienes miraron los mismos videos de matemáticas.

Luego de numerosas y estrictas comparaciones estadísticas, Cantion y su equipo no detectaron disparidad alguna en la manera como las niñas o los niños procesaban sus habilidades matemáticas y en su capacidad de “engancharse” a los videos educativos. De igual manera su madurez cerebral fue equivalente, estadísticamente, a la de hombres y mujeres adultos.

“No es solo que niños y niñas estén usando la misma red matemática y de igual manera, sino que las similitudes se extendieron a todo el cerebro”, dice Alyssa Kersey, del Departamento de Psicología de la Universidad de Chicago, y primera autora del artículo que resume los resultados de la investigación. “Este es un importante recordatorio de que los seres humanos tienen entre ellos muchas más semejanzas que diferencias”.

Los investigadores también compararon los resultados de lo que se conoce como la Prueba Temprana de Habilidad Matemática, una prueba estandarizada para medir el grado de desarrollo matemático. Para ello la probaron en 50 niñas y 47 niños. Encontraron que la habilidad matemática fue equivalente entre ellos y que no se pudo observar diferencia alguna atribuible al género o la edad. Tampoco se encontraron discrepancias atribuibles al género, entre la habilidad matemática y la madurez del cerebro.

Los resultados de este estudio son consistentes con lo que se conoce como la “Hipótesis de Similitudes de Género”, que argumenta que niñas y niños funcionan de manera similar en la mayoría de las áreas del conocimiento. En particular, las similitudes de género en la infancia temprana, relacionadas con las matemáticas, y en lo que al conocimiento espacial se refiere, acaban en las mismas capacidades para entrar en campos de la Ciencia, la Tecnología, la Ingeniería y las Matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) y que cualquier diferencia en la vida adulta tiene origen en el complejo entorno ambiental, que no uno en la infancia.

Cualquier prueba de habilidades cognitivas que muestra diferencias debidas al género se topa con el problema de separar los factores biológicos de los sociales. La cultura y el entorno social juegan un papel tremendo al momento de educar y formar a los pequeños sin o en su defecto, con muchos sesgos.

Estudios previos han mostrado que las familias pasan mucho más tiempo con los varones cuando a actividades de conocimiento espacial se refiere. Lo hacen también muchos profesores que les dedican menos tiempo, en las clases de matemáticas, a las niñas, algo que repercutirá en el desarrollo en la vida adulta de esas habilidades y los logros consecuentes. Además, los pequeños se pillan al vuelo las expectativas de los padres sobre ellos. Ojo a esto último. Requiere cuidado y tacto.

“La socialización puede exacerbar algunas pequeñas diferencias que se dan en los pequeños, que irán creciendo como una bola de nieve y que acabarán marcando disparidades a la hora de evaluarlos más tarde en ciencia y matemáticas. Necesitamos ser muy competentes y agudos para establecer si el origen de las diferencias no se debe a otra cosa que al que nosotros mismos las estemos causando”, advierte Cantion.

Los niños entre cuatro y siete años muestran una ventaja sobre las niñas en las habilidades espaciales, pero los padres también informan que pasan más tiempo en juegos que las desarrollan que lo que lo hacen con sus niñas, indicando ya un sesgo. Lo mismo sucede con los profesores de ciencia y matemáticas, quienes tienden a pasar más tiempo alentando, elogiando y felicitando a los niños, en detrimento de las niñas. Y claro, esto acaba repercutiendo en las propias ideas que se forman las niñas de ellas mismas y de sus futuras capacidades en ciencia y matemáticas.

Dadas las grandes semejanzas entre niñas y niños, las diferencias observadas en los comportamientos a la hora de, en la adolescencia o la vida adulta, inclinarse por carreras que requieren mayores capacidades matemáticas, es improbable que ellas tengan un origen temprano en el desarrollo neuronal.

Más bien, los datos muestran que las funciones neuronales que sustentan los desarrollos cognitivos son similares entre los géneros y representan una población heterogénea, más que dos únicos grupos categóricos.

REFERENCIAS:

Janet S. Hyde J.S., et al. R. Gender Similarities Characterize Math Performance. Science 2008

Joel Daphna and Fausto-Sterling Anne. Beyond sex differences: new approaches for thinking about variation in brain structure and function, Phil. Trans. R. Soc. B. 2015

Alyssa J. Kersey, Kelsey D. Csumitta & Jessica F. Cantlon. Gender similarities in the brain during mathematics development. Science of Learning 2019


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
34,3 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Anónimo
“Gracias por su trabajo. Un abrazo virtual a todo el equipo, para cumplir con la sana distancia.”
Mecenas

Ximena Ospina Duque
Mecenas

Francisco García Manrique
Mecenas

Ignacio Arregui
Mecenas

Jacobo Castilla Vázquez
Mecenas

Gilberto López Martínez
Mecenas

Luis García-Linares García
“Muchas gracias por le excelente y encomiable tarea desarrollada por CIENCIA PARA ESCUCHAR, que nos proporciona tantas satisfacciones. ¡Seguid adelante!”
Mecenas

José Antonio Miranda Palma
“Muchas felicidades, sigan difundiendo la ciencia saludos a Ángel, Jorge y todo el equipo.”
Mecenas

Ramón Roma
“Sois una gran compañía y una mejor enseñanza para personas como yo, que no estudiamos ciencias.”
Mecenas

Hernando Martínez
“Cuidaos mucho”
Mecenas

Jesús López
“Me siento muy honrado de pertenecer a esta comunidad, gracias por vuestro trabajo. Un fuerte abrazo.”
Mecenas

Daniel Pérez Alonso
Mecenas

Fernando Vidal
“Donativo a Cienciaes”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page