Cienciaes.com

Hablando con científicos podcast - cienciaes.com suscripción

Hablando con Científicos

El conocimiento científico crece gracias a la labor de miles de personas que se esfuerzan, hasta el agotamiento, por encontrar respuestas a los enigmas que plantea la Naturaleza. En cada programa un científico conversa con Ángel Rodríguez Lozano y abre para nosotros las puertas de un campo del conocimiento.

Resonancia Magnética Nuclear y alimentos. Hablamos con Andrés Moreno

RMN de alimentos - Hablando con Científicos - Cienciaes.com

En 1952 se concedía el Premio Nobel de Física a los investigadores Felix Bloch y Edward Mills por el desarrollo de nuevos métodos para medir con precisión el magnetismo nuclear. Casi 40 años más tarde, en 1991, la Resonancia Magnética Nuclear volvía a ser motivo de la concesión de un Nobel, esta vez de Química, a Richard Emst por sus contribuciones al desarrollo de la metodología que llevó a la espectroscopía RMNuclear de alta resolución. Ahora, la RMN es una técnica que se aplica en múltiples campos, desde la medicina hasta la Química de los Alimentos.

Durante el discurso de presentación del Premio Nobel de 1952, el representante del Comité Nobel comenzó la descripción de la novedosa técnica hablando de la brújula.

“Para el hombre de la calle – decía – supongo que la brújula es el ejemplo más familiar de un instrumento magnético”. Llama la atención que un instrumento tan antiguo, tanto que ni siquiera se sabe quien lo inventó, sirva de apoyo para comprender como funciona una de las técnicas más innovadoras del último siglo.

Efectivamente, la brújula contiene una aguja imantada que se mueve libremente y se orienta siempre en la dirección Norte – Sur, forzada por el campo magnético de la Tierra. Dicho de otra manera, forzada por la acción de un imán terrestre que tiene su origen en el núcleo de nuestro planeta. Allí se piensa que existen corrientes eléctricas rotando sin parar, unas corrientes que convierten, como una dinamo, a la Tierra en un inmenso imán.

Curioso ejemplo, especialmente porque se pretende conectar la inmensa mole de nuestro planeta con la diminuta presencia de otro imán, éste presente en el núcleo atómico. A pesar de los pesares, la analogía es elocuente porque presenta al imán como un objeto dinámico, sin límites definidos, producido por corrientes eléctricas en movimiento y no como la aburrida lámina imantada que adherimos a la puerta del frigorífico.

Salvando las enormes diferencias que existen entre lo que sucede en el mundo de lo gigantesco y de lo ínfimo, lo cierto es que en el interior de los átomos también existe un núcleo cargado eléctricamente que genera el débil campo magnético. La idea había sido propuesta muchas veces teóricamente hasta que los galardonados con el Nobel de 1952 lograron obtener medidas reales de su existencia, superando todas las dificultades que ello entrañaba.

Por supuesto, el núcleo atómico no se comporta como la aguja de la brújula, más bien se parece a un giróscopo que, rotando, apunta su eje en la dirección perpendicular a su rotación. Esta propiedad de los núcleos se llama “spin” (girar, en inglés). Así pues, aunque las semejanzas sean cogidas con la punta de los dedos, la idea sirve. Las corrientes que giran en el centro de la Tierra generan un campo magnético y el spin de los átomos también se asocia con al magnetismo nuclear.

Lo interesante del caso es que, lo mismo que una emisora puede lanzar al aire ondas electromagnéticas a determinadas frecuencias que hacen resonar a la antena del receptor y nos permite escuchar los resultados de fútbol, al enviar ondas de radio de ciertas frecuencias al núcleo de algunos átomos, situados bajo un campo magnético, “resuenan” y responden dándose a conocer. Lo más extraordinario es que cada átomo resuena a su manera y eso permite identificarlos. En esto se basa la Resonancia Magnética Nuclear, Bloch y Mills lograron captar la señal y sintonizar con el Nobel.

Esto fue solo el principio, posteriormente Richard Emst desarrolló una forma mucho más potente de detección de las frecuencias de resonancia de los átomos y sintonizó tambien con el Nobel, en esta ocasión el de Química. Posteriormente la técnica se ha desarrollado mucho más.

Actualmente, las técnicas asociadas a la RMN permiten no sólo detectar la presencia de átomos concretos sino las moléculas de las que forman parte. Entre sus muchas aplicaciones, la espectroscopía de Resonancia Magnética ha demostrado ser una herramienta muy valiosa para detectar, identificar y cuantificar distintos tipos de moléculas orgánicas presentes en los alimentos. Esta es la técnica que utiliza en sus investigaciones nuestro invitado de hoy, Don Andrés Moreno Moreno, Profesor de Química Orgánica e investigador en el Departamento de Química inorgánica, orgánica y bioquímica de la Facultad de Ciencias y Tecnologías Químicas de Ciudad Real, de la Universidad de Castilla-La Mancha. Utilizando la Resonancia Magnética Nuclear, Andrés Moreno ha llevado a cabo estudios que le han permitido caracterizar alimentos como el queso manchego, el aceite de oliva o el vino.

Aplicación de Resonancia Magnética Nuclear a la Química de Alimentos

En los últimos años, el constante desarrollo de los métodos de Resonancia Magnética Nuclear (RMN) ha permitido su aplicación en el campo de la Química de Alimentos.1 La RMN primero y la Resonancia Magnética de Imagen (RMI) después, han pasado de ser técnicas académicas sin aplicación industrial, a técnicas analíticas capaces de elucidar estructuras químicas, conformaciones moleculares y estudios dinámicos de los componentes de los alimentos en estado sólido o líquido. Todo ello es posible mediante el estudio de diferentes núcleos: 1H, 13C, 31P, 15N, 23Na, etc.

La Resonancia Magnética Nuclear es muy empleada en metabolómica, que se define como el conjunto de ciencias y técnicas dedicadas al estudio completo del sistema de moléculas que constituyen los intermediarios metabólicos, metabolitos, hormonas y otras moléculas señal, que se pueden encontrar en un sistema biológico. La metabolómica es el análisis de un sistema dinámico, que cambia con el tiempo, por ello está siendo muy empleada en las distintas áreas de la ciencia y tecnología de los alimentos.2 Son numerosas las aplicaciones de la RMN en alimentos, ya que permiten examinar cambios en las características físico-químicas de carne, pescado, productos lácteos, vegetales, frutas, zumos y vino. Se pueden estudiar propiedades más específicas, como porcentaje alcohólico, maduración de frutas, contenido en azúcar, relación aceite/agua y la relación de ácidos grasos saturados/insaturados, así como la adulteración de alimentos.

Dada la importancia que actualmente está adquiriendo la Resonancia Magnética Nuclear en el campo de la Química de Alimentos, se ha propuesto llevar a cabo el estudio de diferentes metabolitos presentes en alimentos característicos de la región de Castilla-La Mancha, como son el vino, el aceite o el queso, siendo este último en el que se basa el presente trabajo.

La Resonancia Magnética Nuclear proporciona gran cantidad de información que, convenientemente interpretada, permite caracterizar y discriminar quesos de diferente estado de maduración, así como obtener información sobre su Denominación de Origen.

Es posible el estudio de manera cuantitativa de la fracción lipídica del queso con fines de caracterización o control de la calidad. Además, se trata de una técnica que nos permite determinar la proporción de los distintos aminoácidos libres presentes en el queso a partir de un método de extracción directa. La fracción de aminoácidos libres del
queso ha sido ampliamente estudiada no sólo por su relación con el estado de maduración, sino por la relación con la calidad química y sensorial del queso.

La espectroscopía de Resonancia Magnética es una herramienta muy valiosa, ya que permite detectar, identificar y cuantificar distintos tipos de metabolitos presentes en muestras complejas, como los alimentos, de una forma rápida, sencilla y eficaz.

1 Alberti, E.; Belton, P. S.; Gil, A. M. Annu. Rep. NMR Spectrosc. 2002, 47, 109-148.
2 Wishart, D. S. Trends Food Sci. Techn. 2008, 19, 482-493.
3 Schievano, E.; Guardini, K.; Mammi, S. J. Am. Food Chem. 2009, 57, 2647-2652.


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
32,4 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Marlon Montalban
“Es un minúsculo aporte para tan gran esfuerzo, pero, es de todo corazón, para que puedan seguir divulgando la ciencia.” Mecenas

Angel Manuel Delgado Espina
Mecenas

Alberto Hernando Martínez
“¡Que vuelva Ulises!”
Mecenas

Víctor Moral
Mecenas

Antonio González
Mecenas

Daniel César Román Saez
Mecenas

Ferran Casarramona Flanquer
“Seguid con vuestro excelente cometido.”
Mecenas

Juan Adan Castillo
Mecenas

Jose María Torres Castillo
“Para que la Ciencia nunca pare de difundirse. Muchísimas gracias.”
Mecenas

Enrique Fernández Alcázar
“Ánimo y seguid así. “
Mecenas

Luis Manuel Blasco Pérez
Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Daniel Maranillo
“Para mi es un placer escuchar vuestros podcasts al tiempo que realizo una caminata por el campo. Os animo a que continuéis y ojalá estos programas de divulgación estuviesen más extendidos en otros medios de comunicación, como la televisión y los dibujos animados para niños pequeños. Un saludo y muchas gracias por vuestra labor. “
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
“Creemos entre todos un mundo mejor, gracias CienciaEs”
Mecenas

Pedro López Burruezo
Mecenas

Juan Cuadro Espada
Mecenas

Ricardo Vázquez Prada
“Muchas, muchas, muchas gracias por tantas y tantas horas de conocimiento. Mucho ánimo y seguir así.”
Mecenas

Sergio Requena
“Un abrazo hermanxs de corazón e intelecto”
Mecenas

Juan Antonio Mendoza
“Once años… madre mía!! Si parece que fue ayer lo de vanguardia de la ciencia en radio exterior…
Muchísimas gracias Ángel, yo de mayor quiero ser como tú!!Un abrazo fuerte para todos!!”
Mecenas

Miguel Achiaga
“Muchas gracias por vuestra dedicación desinteresada y por la enorme calidad de vuestro trabajo!”
Mecenas

David Marcos
Mecenas

Alberto José González Vázquez
Mecenas

Jesús López Tapia
“Querido Ángel me siento muy honrado de pertenecer a esta comunidad. Gracias por vuestro trabajo.”
Mecenas

Fernando Alejandro Medina Vivanco
Mecenas

Daniel Pérez Alonso
Mecenas

Anónimo
“Una pequeña muestra de gratitud en esta ocasión tan especial: ¡Once años de cienciaes. com! Felicidades y nuestro reconocimiento ante su prolongado esfuerzo. ¡Enhorabuena!”
Mecenas

Sylvio Bisson
Mecenas

Miguel Ángel Achiaga Sánchez
Mecenas

César Cavazos
Mecenas

Llanos Martínez Fernández
“Gracias por la ciencia, espero ayudar”
Mecenas

Miguel Fernández
Mecenas

Talia Carmona Robles
Mecenas

Jesús Casero Manzanero
“Seguid, por favor”
Mecenas

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán
Mecenas

Carlos Francisco Mingol
“Mi humilde aportación para que nunca dejéis de divulgar la ciencia. “
Mecenas

Emilio Madrigal Martín
Mecenas

Julio Ibarrola
Mecenas

Josué Castillo Bustamante
Mecenas

Jesus Martin Pego Nuñez
Mecenas

Vicente Llorens Mari
Mecenas

Carlos González Spinola
“Enhorabuena por el podcast!!”
Mecenas

Marian Gutiérrez y Miguel Angel Riaza
“Gracias por compartir la Ciencia.”
Mecenas

Roberto Merino Jiménez
“Enhorabuena y gracias por vuestra magnifica labor.”
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino Ceprian
“Apoyo a la ciencia.”
Mecenas

María Angélica Matus González
Mecenas

Roberto Pasandin Insua Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page