Cienciaes.com

Zoo de Fósiles podcast - cienciaes.com suscripción

Zoo de fósiles

La mayor parte de los seres vivos que han poblado la Tierra han desaparecido para siempre. Quincenalmente, Germán Fernández Sánchez les ofrece en Zoo de Fósiles la posibilidad de conocer la vida de algunas de las más extraordinarias criaturas que vivieron en el pasado y que han llegado hasta nosotros a través de sus fósiles.

El oso de las cavernas

Oso

El oso de las cavernas (Ursus spelaeus) es una especie que vivió en Europa central y meridional en el Pleistoceno, desde hace 250.000 años, y se extinguió durante la última glaciación, hace unos 27.500 años. Vivía en áreas montañosas de baja altitud cubiertas de bosque mixto templado, y en las cercanías de cuevas calizas en las que pasaba el invierno.

Los esqueletos del oso de las cavernas se encuentran por centenares en muchas cuevas de Europa, sobre todo en Rumanía, Hungría, Croacia, Austria, Suiza, el sur de Alemania y el norte de Italia y de España. Sólo en la cueva Drachenhohle, en Austria, se han contabilizado los restos de más de 30.000 osos de las cavernas. Son tan numerosos que, durante la Primera Guerra Mundial, se utilizaron para fabricar fosfatos. Durante siglos, los huesos del oso de las cavernas se tomaron por restos de dragones o unicornios, hasta que en 1774, el naturalista alemán Johann Freiderich Esper postuló que se trataba de osos polares. Veinte años más tarde, Johann Christian Rosenmüller, profesor de anatomía en la Universidad de Leipzig y aficionado a la espeleología, dio a la especie su nombre actual.

El oso de las cavernas no era el antepasado del actual oso pardo (Ursus arctos); de hecho, ambos convivieron en Europa durante milenios. El oso de las cavernas se diferencia del oso pardo, además de por su tamaño, por su hocico más corto, sus colmillos algo más pequeños, su frente más huidiza, y sus patas delanteras, más largas y robustas que las traseras.

El oso de las cavernas es uno de los osos más grandes que han existido. Con más de 1 metro y 30 centímetros de altura en la cruz, su tamaño era similar al de los modernos osos de Kodiak (Ursus arctos middendorffi). Los machos, de 400 a 500 kilos de peso, alcanzaban los tres metros y medio de altura en posición erguida. Las hembras eran más pequeñas, no pasaban de los 250 kilos de peso. De la estructura de la mandíbula, y de los análisis de isótopos en el colágeno de los huesos fósiles, se deduce que el oso de las cavernas tenía un régimen esencialmente vegetariano. Sin embargo, recientes estudios del microdesgaste del esmalte de los dientes en individuos muertos durante la hibernación indican que, durante el otoño, los osos de las cavernas enriquecían su dieta con carne, invertebrados y granos.

Las causas de su extinción son aún desconocidas. Aunque fue cazado por el hombre de Neandertal, que utilizaba los huesos en sus rituales, y por el Homo sapiens, se sospecha que la razón principal fue la pérdida de su hábitat: Cuando la última glaciación alcanzó su máximo, hace unos 27.500 años, el clima se volvió muy seco, y el bosque mixto templado quedó muy fragmentado y reducido en extensión.


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
30.567.185 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Jesús Hermosilla Dupuy
Mecenas

Raul Martínez Cristóbal
Mecenas

Abner Castro
Nuevo Mecenas

Francisco Javier Armendáriz Ferre
“Por “Hablando con Científicos” y el resto de personas que hacéis Cienciaes.”
Mecenas

Juan Agustín Esteban Jiménez
Mecenas

Cristian Jaure
Mecenas

Anónimo
“La verdad os hará libres” y en la ciencia encontraremos mucha verdad. ¡Gracias por continuar con el esfuerzo!
Mecenas

Armando González
Nuevo Mecenas

Rubén del Cura
Nuevo Mecenas

Jacob Hughey
“Muchas gracias por los podcasts, sobre todo Ciencia Fresca, que me encantan la conversación y la ausencia de la música ambiental.”
Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Rosa Lencero
Mecenas

Jesús López
“Me siento muy honrado de pertenecer a esta comunidad, gracias por vuestro trabajo.*
Mecenas

Alejandro Medina Vivanco
Mecenas

James Feng
“Empecé a escuchar tu podcast como un auxilio para mi aprendizaje de la lengua española. Me ha impresionado la calidad de los programas. Keep up the good work!
Mecenas

Enrique Alba Vázquez
“Desde que os descubrí hace unos meses, me duermo y despierto con vosotros. No nos abandonéis.”
Mecenas

Rafael López
Nuevo Mecenas

Diego Pereira de Oliveira
“Gracias por divulgar la ciencia :).”
Mecenas

Jurate Kazlauskaite
“Gracias por divulgar la ciencia :).”
Mecenas

Adolfo Baquiano.
“Estuve un tiempo sin poder escucharos, pero este año.. ¡he vuelto!. Ánimo y mucha suerte.”
Mecenas

RandomUsername-7K
Mecenas

Santiago Querol Verdú
Mecenas

Anónimo
“Divulgad ciencia amigos, divulgad contra viento y marea.”
Mecenas

Daniel Murillo Flores
Mecenas

Anónimo de Granada
Mecenas

Michał Radmacher
Mecenas

J R Theobald
Mecenas

Miguel de la Sierra.
Nuevo Mecenas

Luis Miguel Meso Gómez
Mecenas

Kogyo
Mecenas
(Hiratsuka shi, Japón)

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page