Cienciaes.com

El Neutrino podcast - Cienciaes.com suscripción

El Neutrino

El neutrino es una partícula esquiva, en apariencia insignificante, pero necesaria para explicar el mundo. Ni la radiactividad, ni el big bang, ni el Modelo Estandar de la física de partículas serían posibles sin él. Con El neutrino, un blog nacido en febrero de 2009, el físico y escritor Germán Fernández pretende acercar al lector, y ahora al oyente, al mundo de la ciencia a partir de cualquier pretexto, desde un paseo por el campo o una escena de una película, hasta una noticia o el aniversario de un investigador hace tiempo olvidado.

Esta planta se autodestruirá

Esta planta se autodestruirá - El Neutrino podcast - CienciaEs.com

Si un día te encuentras perdido en una costa inhóspita, y estás hambriento, puedes recurrir a las algas. Es verdad que existen algas tóxicas microscópicas, pero no se conoce ninguna especie venenosa entre las algas pluricelulares, esas que podemos ver y coger con las manos. Las algas son muy nutritivas y ricas en minerales. Pero ¡ojo!, si es de color pardo o amarillento y sabe a limón, es mejor que la escupas. Seguramente se trate de un alga parda del género Desmarestia. En puridad no se trata de una planta: Las algas pardas no son vegetales; a pesar de que cuentan entre ellas con especies tan enormes como los sargazos, están más emparentadas con organismos unicelulares como las diatomeas, los dinoflagelados, las amebas, los foraminíferos y los radiolarios, que con las verdaderas plantas.

El género Desmarestia de algas pardas fue descrito por el naturalista francés Jean Vincent Félix Lamouroux en 1813, y recibió ese nombre en honor del zoólogo Anselme Gaëtan Desmarest, también francés. Estas algas se encuentran en las zonas costeras, en las aguas intermareales poco profundas, y se distribuyen por todo el mundo, salvo en las regiones tropicales, ya que necesitan aguas frías para la producción de los gametos. En las costas antárticas son las algas dominantes.

Las Desmarestia, de color pardo o amarillento, llegan a medir varios metros de longitud. Pueden ser cilíndricas o aplanadas, estrechas o ramificadas. Los gametos son microscópicos, y se producen en esporangios de forma globosa o alargada. Los gametos masculinos son espermatozoides móviles, que se ven atraídos hacia los oocitos femeninos por una hormona sexual, el desmaresteno, que segregan estos cuando están maduros.

En el género Desmarestia hay especies perennes y especies anuales. Las anuales, como indica su nombre, mueren todos los años para dar paso a la nueva generación. En las vacuolas de sus células se acumula ácido sulfúrico, con un pH menor de 1, tan ácido como el líquido de la batería de un coche. Se trata de una defensa química contra los depredadores, como crustáceos y erizos de mar. Los que las han probado dicen que su sabor es agrio, y recuerda al limón. Pero es mejor escupirlas: No parece una buena idea dejar que el ácido sulfúrico recorra nuestro tubo digestivo. Además, huelen muy mal cuando se sacan del agua.

En las charcas litorales del Atlántico y Cantábrico de España se pueden encontrar dos de estas especies, Desmarestia aculeata y Desmarestia ligulata. Ambas pueden llegar a los dos metros de longitud; son aplanadas, de color pardo amarillento, ramificadas en un plano. Desmarestia aculeata sólo está presente en Galicia y Asturias, mientras que Desmarestia ligulata, que es más ancha, con “hojas” en forma de cinta, se extiende desde Galicia hasta Cantabria. Cuando estas algas mueren, el agua las arrastra. Si las olas las arrojan a la orilla del mar y quedan expuestas al aire, se secan, liberan el ácido y se destruyen. Esto es un problema para los botánicos, ya que hace que resulte muy difícil conservar estas algas en herbarios.

La autodestrucción de estas algas tiene además un efecto más duradero: si el alga se ha secado sobre una roca, el ácido corroe su superficie, destruye cualquier resto orgánico adherido a ella y produce una huella con la forma ramificada del alga. Al subir la marea, el agua arrastra los restos del alga y sólo quedará su silueta, que un ojo inexperto puede confundir con una impresión fósil de millones de años de antigüedad. Pero quizá se haya formado sólo unas pocas horas o días antes.

OBRAS DE GERMÁN FERNÁNDEZ:

Infiltrado reticular
Infiltrado reticular es la primera novela de la trilogía La saga de los borelianos. ¿Quieres ver cómo empieza? Aquí puedes leer los dos primeros capítulos.

El expediente Karnak. Ed. Rubeo

El ahorcado y otros cuentos fantásticos. Ed. Rubeo


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
33,8 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Ramón Roma
“Sois una gran compañía y una mejor enseñanza para personas como yo, que no estudiamos ciencias.”
Mecenas

Hernando Martínez
“Cuidaos mucho”
Mecenas

Jesús López
“Me siento muy honrado de pertenecer a esta comunidad, gracias por vuestro trabajo. Un fuerte abrazo.”
Mecenas

Daniel Pérez Alonso
Mecenas

Fernando Vidal
“Donativo a Cienciaes”
Mecenas

Anónimo
“Acepten esta aportación agradecida desde México, desde donde imploramos porque la ciencia nos acompañe.”
Mecenas

Carlos Castillo Girón
Mecenas

Francisco Martínez Castellano
“Es una donación puntual, pero en enero haré otra. Me gustan mucho los programas, un saludo.”
Mecenas

Julia Dolores Martínez Vilela
“Enhorabuena por el contenido ameno y didáctico”
Mecenas

Ramón Bernardo
Mecenas

Jesús Casero Manzanero
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Alberto de Hernando
Mecenas

Israel Quintanilla
Mecenas

María D Walker
Mecenas

Nacho Benvenuty Cabral
Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Enrique Ruiz
Mecenas

Petru Adrian
Mecenas

Alejandro Calo Casanova
Mecenas

Pedro Macarrón Jiménez
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page