Cienciaes.com

Océanos de Ciencia - cienciaes.com suscripción

Océanos de Ciencia

Los mares y océanos han motivado desde siempre a los científicos. La necesidad de orientarse en un entorno cambiante nos ha hecho mirar al cielo y conocer los astros y sus movimientos, hemos creado instrumentos de navegación en los que se dan la mano arte, ciencia y tecnología, y han tenido lugar grandes expediciones científicas que han cambiado la visión del mundo y de nosotros mismos. De todo ello nos habla Manuel Díez Minguito.

Tumba de Tutankhamon - Cienciaes.com - Escultura.  Foto: Rosa LenceroTumba de Usheret - Océanos de Ciencia - Cienciaes.comOcéanos de Ciencia - Cienciaes.comPintura sobre papiro - Océanos de Ciencia - Cienciaes.comBarca funeraria de Menna - Océanos de Ciencia - Cenciaes.comBarca funeraria de Khufu - Océanos de Ciencia - Cienciaes.comOcéanos de Ciencia - Cienciaes.comFlota de Hatshpsut a Punt - Océanos de Ciencia - Cienciaes.com

Tecnología naval en el Antiguo Egipto

Navegación en el antiguo Egipto - Océanos de Ciencia - Cienciaes.com

…y trajeron 40 barcos cargados con troncos de cedro. Así escribió un antiguo escriba listando los éxitos de Snefru, faraón de Egipto allá por el 2650 a.C.

Al principio de los tiempos el hombre navegó no en el mar, sino en aguas tranquilas y no en barcos sino en cualquier cosa que pudiera flotar: quizás agarrados sobre troncos o en primitivas balsas de madera o juncos o quizás incluso en flotadores hechos de pieles. La primera embarcación propiamente dicha pudo ser la canoa, una especie de tronco ahuecado. Pero, cuando surgió el deseo o la necesidad de construir algo más grande, el ensamblaje de planchas de madera con clavos también de madera para construir embarcaciones se hizo realidad. Este fue uno de los logros del hombre primitivo y el crédito por ello probablemente sea de los egipcios del 4º milenio a.C.

No fue éste su único logro. Más tarde, también a orillas de las aguas poco profundas del Nilo, los egipcios dieron con algo que revolucionó para siempre el transporte: aprendieron a usar el viento como medio de propulsión mediante el uso grandes lienzos de papiro: habían nacido las velas. Este fue un descubrimiento cuyos efectos han perdurado hasta nuestros días y desde entonces, la forma más económica y rápida de transportar personas y mercancías ha sido por agua.

Afortunadamente, disponemos de restos arqueológicos de embarcaciones. El barco más antiguo del que quedan restos es la barca solar del faraón de la IV Dinastía Khufu, más conocido como Keops. Se trata de una estilizada barca funeraria unos 43m de eslora, que fue hallada enterrada a los pies de la Gran Pirámide de Gizah, donde probablemente se depositó a la muerte del faraón alrededor del 2500 a.C.

Otra importante fuente de información ha llegado hasta nuestros días en forma de representaciones pictóricas y grabados encontrados, entre otros lugares, en los tempos y en las cámaras mortuorias de las pirámides. En el S de Egipto los arqueólogos han encontrado cientos de representaciones de barcos, antes del 2900 a.C. fueron realizadas atropelladamente en afloramientos de rocas o que fueron incluidas en obras de cerámica. Entre ellas hay algunas que muestran en medio del barco un mástil con una ancha vela colgando de él. No se han encontrado representaciones tan antiguas como éstas en otros lugares, aunque otros pueblos podrían haber desarrollado tecnologías similares. Por ejemplo, en Mesopotamia, una tierra próxima a Egipto, que abraza a los milenarios ríos Tigris y Eufrates, y cuya civilización es tan antigua como la Egipcia.

Los egipcios no sólo desarrollaron el arte de la navegación fluvial. El registro más antiguo de comercio marítimo a gran escala del que se tiene constancia se encuentra de nuevo en Egipto, y hace referencia al envío por parte del faraón Snefru (en el 2650 a.C.), de una flota de 40 barcos a Fenicia para importar madera de cedro. Poca madera crece en el valle del Nilo y cedro por supuesto que no, así que Snefru tenía que traerla desde otras tierras. Así mandó una flota a Fenicia, donde crece una variedad de cedro en las laderas de los Montes del Líbano. Si antes del tiempo de Snefru hubo otros viajes como este no hay forma de saberlo, pero éste es el más antiguo registro de comercio marítimo a gran escala. Sobre el 2550 a.C. el faraón Sahure construyó una flota de transportes para mover sus tropas a algún punto de la costa asiática. Para conmemorar este hecho ordenó a sus artistas que plasmaran el hecho en su pirámide. Sus artistas lo hicieron de forma tan fidedigna que aparece cada detalle de la construcción naval. También establecieron comercio marítimo hacia el año 1500a.c. con País de Punt, en la actual Somalia, importando animales exóticos, perfumes e incienso que se quemaría en los templos. Estas y otras expediciones al Mediterráneo y Mar Rojo ponen de manifiesto las altas cotas alcanzadas en la construcción naval en Egipto.

Los diseños egipcios presentaban serias debilidades y por buenas razones no jugarían un papel importante en la historia de la arquitectura naval. Los antiguos egipcios como ingenieros de embarcaciones fluviales no tuvieron igual. Pero esa misma fue su debilidad. Cuando se abrieron camino hacia el mar, construyeron embarcaciones similares a las del Nilo, pero más grandes. El problema era que las condiciones en mar abierto son muy distintas a las que presenta un río.

En diferentes tiempos y lugares, el hombre, a la hora de construir barcos, usó un armazón con quilla y cuadernas. La quilla era algo así como la columna vertebral del barco. Las cuadernas, que salían hacia arriba a ambos lados de la quilla a modo de costillas, servían para sujetar firmemente las planchas de madera que harían el barco estanco. De esta manera se confería al navío rigidez y fuerza. Sin embargo, los egipcios no lo hicieron así. Construir barcos para la navegación fluvial, donde no hay violentas tormentas ni fuertes vientos que generen grandes oleajes, exige otra tecnología. Requiere barcos con poco calado, que se sumerjan poco para evitar que el barco toque el fondo. Pero con eso el barco pierde robustez. Construyeron sus barcos, incluso los más grandes, sin quilla y con pocas y muy ligeras cuadernas. Las tablas de madera se engancharon unas con otras más que estar amarradas a un esqueleto (las cuadernas). Este tipo de construcción era adecuada para un río, pero no para navegar, por ejemplo, en el Mediterráneo.

Les invitamos a aprender más de la tecnología naval del Antiguo Egipto en este programa de Océanos de Ciencia…

_REFERENCIAS-

- “Life in Ancient Egipt”. Adolf Erman. Ed. McMillan Co. (1894).

- “Ships and Seamanship in the Ancient World”. Lionel Casson. Princeton Univ. Press. (1995).

- “The sailing ship in Ancient Egipt”. J. Hornell, Antiquity 17(65), 27-41, (1943).

OTROS PROGRAMAS RELACIONADOS

- Tutankhamon. La tumba y sus tesoros. Hablamos con Esther Pons.

- Heródoto y la historia de la Gran Pirámide.

- Tutankamon y la Arqueología.

- El legado fenicio.


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
33,4 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Fernando de Bayon Mecenas

Manuel Torres Sevilla Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la ciencia” Mecenas

Daniel César Román Mecenas

Eva Morales Galindo
Mecenas

Sergio Requena
“!Muchos abrazos! ¿Qué os parece hacer un programa sobre el deporte de la escalada en clave científica?”
Mecenas

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Ignacio Arregui
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete Porta
Mecenas

David Valentín Puertas de la Plaza
Mecenas

Sebastián Ulises Abdel Aguiar
Mecenas

Susana Larrucea Mecenas

José Luis Orive Anda
“Agradecimiento” Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Rubén Barrante
Mecenas

Diego Jesús Rosa Gil
“Muchas gracias por vuestros programas*
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
“Ni el ERTE, ni pagar a hacienda ha evitado mi humilde donativo para agradeceros el conocimiento que ofrecéis.”
Mecenas

JMiguel Zubillaga Veramend
Mecenas

Juan Luis Jimeno Higuero
Mecenas

Marlon Laguna
Mecenas

Rosangel Tejeda Mecenas

Anónimo
“Reciban saludos y gratitud enviados desde México. Gracias por su continuado esfuerzo.”
Mecenas

Luis Fernando García Álvarez Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
“Gracias por vuestro trabajo” Mecenas

Daniel Pérez Alonso Mecenas

Ricardo Sacristán Laso
Mecenas

Jorge Olalla
Mecenas

Juan Cuadro Espada
Mecenas

Montserrat Pérez González
Mecenas

Federico Roviralta Pena
Mecenas

Benjamín Toral Fernández
Mecenas

Alberto Hernando Martínez
“Me quedo en casa escuchando Cienciaes”
Mecenas

Jesús Casero Manzanaro
“Seguir, por favor.”
Mecenas

Ramón Bernardo
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino Ceprian
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Antonio Castro Casal
Mecenas

Daniel César Román Sáez
Mecenas

Miguel García Cordero
“Gracias por tanta horas de conocimiento y entretenimiento. No tengo palabras para agradeceros la dedicación y el esfuerzo que hacéis por mantener este proyecto. Me uno al grupo de amigos que colaboran a conseguirlo. Un fuerte abrazo a todos y en especial a ti Ángel.”
Mecenas

Javier Martin Ona
Mecenas

Carolina Ledesma Prieto
“Gracias por el trabajo que hacen”
Mecenas

Claudio Leon Delgado
Mecenas

José María Aritzeta Iraola
“Muchas gracias por enseñar y entretener. Me hacéis pasar muy buenos momentos”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page