Cienciaes.com

Quilo de Ciencia podcast - cienciaes.com suscripción

Quilo de Ciencia

El quilo, con “q” es el líquido formado en el duodeno (intestino delgado) por bilis, jugo pancreático y lípidos emulsionados resultado de la digestión de los alimentos ingeridos. En el podcast Quilo de Ciencia, realizado por el profesor Jorge Laborda, intentamos “digerir” para el oyente los kilos de ciencia que se generan cada semana y que se publican en las revistas especializadas de mayor impacto científico. Los temas son, por consiguiente variados, pero esperamos que siempre resulten interesantes, amenos, y, en todo caso, nunca indigestos.

Ministerio de Ciencia e Innovación

Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología

Universidad de Castilla - La Mancha

Placebo por un puñado de dólares

Placebo por un puñado de dólares - Quilo de Ciencia podcast - CienciaEs.com

Las píldoras rojas funcionan mejor que las azules como estimulantes

El principal objetivo de la ciencia es descubrir fenómenos naturales y explicar cómo funcionan y por qué se producen. Huelga decir que esto no siempre resulta fácil: algunos fenómenos se aferran al misterio y resultan difíciles de explicar. Uno de estos, aún inexplicados, es el efecto placebo, junto con su antítesis, el efecto nocebo.

El efecto placebo es la consecuencia beneficiosa para la salud de la administración de alguna sustancia ineficaz, o de la realización de un procedimiento médico, que no debería causar ningún beneficio. Por el contrario, el efecto nocebo resulta en la disminución de los efectos beneficiosos de fármacos o procedimientos que, sin embargo, han demostrado su eficacia.

Ambos efectos parecen depender de las expectativas de los pacientes sobre el tratamiento que reciben. En concreto, las esperanzas son importantes para la eficacia de un tratamiento, ya que la misma dosis de fármaco activo, administrado de manera secreta al paciente, ejerce un efecto menor que cuando el fármaco es administrado con conocimiento de este. En otras palabras, las expectativas de curación contribuyen a los efectos positivos de un medicamento concreto.

Aún no se conoce con detalle la manera por la que el efecto placebo funciona. Si descartamos explicaciones místicas y espiritualistas, o invocadoras de energías corporales aún no detectadas, ni mucho menos confirmadas, el efecto placebo debe depender de mecanismos neurológicos, de una consecuencia del simple conocimiento de que hay alguien o algo que va a curarnos de nuestros males, ya que, por definición, el placebo carece de principio activo y no puede ejercer, por ello, ningún efecto fisiológico.

De hecho, se han detectado cambios en la actividad de algunas zonas del cerebro inducidos por la administración de placebo. Igualmente, se han detectado cambios en la producción de sustancias neuroactivas, como los endocannabinoides y los péptidos opiáceos, que actúan sobre determinados circuitos neuronales. Estas sustancias pueden ser producidas en mayor o menor grado dependiendo de lo que esperamos que nos suceda, es decir, cuando anticipamos un castigo o una recompensa.

Las expectativas, claro está, también dependen de la información que poseamos. De este modo, un placebo presentado como estimulante, estimulará y aumentará el ritmo cardiaco y la presión sanguínea, pero un placebo presentado como calmante nos calmará.

Los factores que afectan a la percepción de la eficacia del supuesto medicamento también son muy importantes. Por ejemplo, diversos estudios han demostrado que las píldoras rojas funcionan mejor que las azules como estimulantes, pero las azules funcionan mejor como calmantes. Las cápsulas parecen ejercer efectos placebo más intensos que las píldoras, y la talla de cápsulas y píldoras es también importante, ya que las píldoras grandes ejercen mayores efectos placebo que las pequeñas.

Valor y precio

Más sorprendente todavía es el hecho de que la motivación y objetivos vitales de las personas, así como la educación y la cultura en donde estas vivan, pueden afectar de manera importante al efecto placebo en determinadas enfermedades, pero no en otras. Por ejemplo, el efecto placebo relacionado con el tratamiento de úlceras de estómago y duodeno es muy bajo en Brasil, más intenso en países del norte de Europa, como Dinamarca y Holanda, y máximo en Alemania. Sin embargo, el tratamiento placebo para la hipertensión es menor en Alemania que en otros países. Estos, sin duda, son fenómenos de los que aún no se comprenden la causas, las cuales incluso podrían ser genéticas

Otro de los factores que se ha visto implicado en el efecto placebo es el precio de los tratamientos. En general, un tratamiento más costoso es percibido como más eficaz por quienes lo reciben. Si esto es cierto, un tratamiento percibido como barato ejercerá un efecto placebo menor que un tratamiento que se percibe caro.

Para comprobarlo, investigadores de la Universidad de Cincinnati, en USA, realizan un estudio con 12 pacientes de enfermedad de Parkinson, susceptible al efecto placebo, a quienes administran dos tratamientos placebo sin que ellos sepan que no contienen fármaco alguno. Uno de ellos consiste en una inyección de una solución salina de la que se informa a los pacientes que cuesta 100 dólares. El otro “tratamiento” consiste en la misma inyección de solución salina, pero de la que se hace creer a los pacientes que cuesta 1.500 dólares. Tras recibir las inyecciones, los pacientes fueron examinados para evaluar sus capacidades motoras (la enfermedad de Parkinson se caracteriza por problemas en el control del movimiento) y la actividad de sus cerebros mediante resonancia magnética funcional.
Un primer hecho sorprendente fue que las imágenes de resonancia indicaron una activación cerebral en las mismas zonas que se activan tras la administración de un verdadero fármaco, como la levodopa. Más sorprendente aún fue el hecho de que esta activación dependió del supuesto precio del tratamiento recibido, con mayor activación obtenida en el caso del tratamiento más caro. Además, las inyecciones mejoraron también temporalmente las capacidades motoras de los pacientes de manera relacionada con el precio.

Por razones éticas, los pacientes fueron informados del objetivo real del experimento una vez terminado. La mayoría mostró su asombro por la fuerza de sus expectativas en la mejora de su condición y porque estas dependieran del precio que se les había hecho creer costaban los tratamientos, precio que, inconsciente y erróneamente, asociaban a la eficacia esperada.

Así es la mente humana. Al menos así es en una sociedad que utiliza el dinero como medida del valor. Ya lo decía Antonio Machado: “todo necio confunde valor y precio”.

Referencia:

Alberto J. Espay et al. Placebo effect of medication cost in Parkinson disease. A randomized double-blind study.

Obras de divulgación de Jorge Laborda

Quilo de Ciencia Volumen I. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen II. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen III. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen IV. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen V. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen VI. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen VII. Jorge Laborda

Circunstancias encadenadas. Ed. Lulu

Circunstancias encadenadas. Amazon

Una Luna, una civilización. Por qué la Luna nos dice que estamos solos en el Universo

One Moon one civilization why the Moon tells us we are alone in the universe

Adenio Fidelio

El embudo de la inteligencia y otros ensayos


Botón de donación
Puedes ser patrocinador por el precio de un café en Patreon/CienciaEs .
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
24.565.341 audios servidos, desde que empezamos a volar.

Agradecemos la donación de:

Rubén Pérez Planillo
“De nuevo, mi modesto aporte para que sigáis realizando contenidos tan excelentes como hasta ahora.”
(Madrid)

Aniceto González Rivera
(Luxemburgo)

Antonio Lalaguna Lisa
“Hago esta donaciónen nombre de mi hijo Martín L”

Balopor
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

José Manuel Lázaro
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Ambrosio Benedicto Garcia
(Albox, Almeria)

María J González-Moa
(San Diego, CA, United States)

Jorge Echevarria Telleria

José Ignacio Becerra Carril
“Ciencia para Escuchar”

Anónimo
“Gracias. Muchas Gracias”
(México)

Luis Quintero
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Manuel López Lubary
“Apoyo y agradecimiento”
(Santa Cruz de Tenerife)

I Nwagwe
(Granada)

Luis Sánchez Marín
“Donativo para ayudar en la continuidad del programa.”
(Valencia)

Juan Pedro Peralta Romera

Jesús Royo Arpón
“Soy de letras, pero me estoy reciclando.”

Anna Andrés Rivas
“Hablando con Científicos”

Fernando Vidal Agustina

Juan Cuerda Villanueva

José Luis Montalbán Recio
(Paracuellos del Jarama, Madrid)

Juan Cuerda Villanueva

Mariano Pérez Caro
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Arturo Martínez Martín
“Gracias por vuestro trabajo y dedicación”

Josué Raúl García Soria Mondragón
(Villa Guerrero, México)

Leon Torres
“Muchísimas gracias por tratar temas tan interesantes. ¡Los seguimos escuchando! ¡Buena ciencia a todo el equipo de cienciaes.com!”
(Ciudad de Buenos Aires, Argentina)

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán

Sergio García
(Arucas, Las Palmas)

Esteban Calderón
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Lionel Arnaud
(Tarbes, Francia)

Martin Nagy
“Recuerdo de Martin desde Eslovaquia”

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page