Cienciaes.com

Ulises y la Ciencia podcast cienciaes.com suscripción

Ulises y la Ciencia

Desde abril de 1995, el profesor Ulises nos ha ido contando los fundamentos de la ciencia. Inspirado por las aventuras de su ilustre antepasado, el protagonista de la Odisea, la voz de Ulises nos invita a visitar mundos fascinantes, sólo comprendidos a la luz de los avances científicos. Con un lenguaje sencillo pero de forma rigurosa, quincenalmente nos cuenta una historia. Un guión de Ángel Rodríguez Lozano.

Los penumbrianos y el electrón.

Electrón

Los griegos disfrutaban observando las mágicas propiedades que un pedazo de ámbar. Una barra de esta ancestral resina fósil, al ser frotada enérgicamente, adquiría el poder de atraer plumas, pajas y otros objetos. Esa propiedad, que ahora denominamos carga eléctrica, se manifestaba de muchas otras maneras. El sabio Aristóteles hablaba del pez torpedo, maravillado ante su habilidad para soltar descargas que paralizaban a sus presas.

A principios del siglo XVII, un médico inglés llamado Gilbert, entretenía a la corte de Isabel I atrayendo pequeños objetos con ámbar frotado y con otras sustancias que se comportaban de forma semejante. Recordando que los griegos llamaban "elektron" al ámbar, dio el nombre de "electricidad" al fenómeno. A mediados de ese mismo siglo, Franklin demostró la naturaleza eléctrica de los rayos. Un día hizo volar hacia una nube de tormenta una comenta de armadura metálica de la que colgaba un hilo de seda que sostenía una llave. Comprobó que la llave se cargaba de electricidad y basándose en ese resultado ideó el pararrayos. El experimento demostró ser muy peligroso porque ofrecía un camino fácil para la caída del rayo, de hecho, fue repetido posteriormente por otros investigadores que no tuvieron tanta suerte como Franklin y perdieron la vida en el intento.

En el siglo XVIII, un físico italiano llamado Luigi Galvani descubrió accidentalmente la conexión entre la electricidad y la materia viva. Un ayudante estaba manipulando unas ancas de rana situadas, por casualidad, en las cercanías de un generador electrostático, cuando, para susto del muchacho, al tocar un nervio con el bisturí las patas del animal se encogieron bruscamente como si hubiera cobrado vida de nuevo.

Galvani investigó el fenómeno y llegó a la conclusión de que existía un fluido sutil que recorría los nervios y los músculos al que denominó "electricidad animal". Como buen experimentador que era, probó mil formas de provocar contracciones en las ancas de rana: las conectó a un pararrayos en días de tormenta, las hacía contraerse al contacto con dos varillas de diferente metal soldadas entre sí y colgaba varias de ganchos de cobre para hacerlas bailar al contacto con una barra de hierro. Su concepto de "electricidad animal" no tuvo mucho éxito pero gracias a sus investigaciones hablamos hoy de pila galvánica, galvanómetro o hierro galvanizado.

Después de la muerte de Galvani, los físicos continuaron estudiando y jugando con la electricidad. En el siglo XIX se fabricaban largos tubos de vidrio dentro de los cuales quedaban sellados unas varillas -electrodos- de metal. El experimentador extraía el aire del tubo y aplicaba grandes voltajes a los electrodos. En el interior surgía luz y, si la presión interior era muy pequeña, un rayo saltaba entre los electrodos para deleite del público.

Hasta 1897 se hicieron todos los experimentos imaginables con la electricidad, se construyeron infinidad de aparatos eléctricos, se desarrollaron todas las herramientas matemáticas y físicas que ayudaban a predecir el comportamiento de la electricidad, pero su esencia seguía siendo un misterio. Unos decían que eran ondas, otros hablaban de fluido eléctrico y otros defendían que era una forma de materia desconocida.

La respuesta llegó cuando Joseph John Thomson, un físico brillante y, curiosamente, célebre por su torpeza con los aparatos de laboratorio. Sus ayudantes, sin embargo, eran excepcionales y gracias a ellos descubrió que la electricidad era un flujo de partículas diminutas, -después se les llamó electrones-, mucho más pequeñas que el átomo de hidrógeno.

Ulises nos cuenta la historia del electrón invitándonos a visitar un mundo exótico: Penumbria. (Escuchen a Ulises)


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
30.425.371 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Jurate Kazlauskaite
“Gracias por divulgar la ciencia :).”
Mecenas

Adolfo Baquiano.
“Estuve un tiempo sin poder escucharos, pero este año.. ¡he vuelto!. Ánimo y mucha suerte.”
Mecenas

RandomUsername-7K
Mecenas

Santiago Querol Verdú
Mecenas

Anónimo
“Divulgad ciencia amigos, divulgad contra viento y marea.”
Mecenas

Daniel Murillo Flores
Mecenas

Anónimo de Granada
Mecenas

Michał Radmacher
Mecenas

J R Theobald
Mecenas

Miguel de la Sierra.
Nuevo Mecenas

Luis Miguel Meso Gómez
Mecenas

Kogyo
Mecenas
(Hiratsuka shi, Japón)

Luis García Sánchez
Mecenas

Jorge Sánchez Redondo
“Don Ángel y compañía. Gracias por vuestra labor. Jorge Sánchez Redondo, vecino tuyo de Brunete, Economista y Piloto de Línea Aérea. Aprendiendo siempre.”
Mecenas

Ferran Llop Alonso
Mecenas

Enrique Conesa García
Mecenas

José Alfonso Mantas Ruiz
Mecenas

Carlos Ballesteros

Luis Miguel García Vázquez
Mecenas

José María García Merino

Razvan Peteanu
Mecenas

Pedro Alberto Enriquez Palma

Regla Carmona González
Nueva Mecenas

Asier Verde Rico

Isabel Moskowich-Spiegel Fandiño
Nueva Mecenas

Sergio Requena
“Gracias por iluminar todos los huecos de la ignorancia.”

José María García Merino
Mecenas

Francisco Giménez Gómez
Mecenas

Ana María Bermejo Aquino
Mecenas

Leoncio Amorós
“Para los que solo somos meros amantes de la ciencia, es toda una gratitud poder conocer la ciencia de mano de los grandes profesionales como vosotros/as.”
Nuevo Mecenas

Jare
Nuevo Mecenas

FabianRE
Nuevo Mecenas

José Luis Costa
Nuevo Mecenas

César García Herrero
“Lástima que hayáis perdido el apoyo económico institucional. Valga este pequeño aporte para poder seguir haciendo esta buena labor.”
Mecenas

Juan A. García

Juan Cuadro Espada
“Para que la divulgación cientifica no decaiga en verano”
Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
Mecenas

Jesús López
“Me siento muy honrado de pertenecer a esta comunidad. Gracias por vuestro trabajo.”
Mecenas

Anónimo
“Pequeña contribución con la esperanza de que los donativos aumenten y sigamos escuchándolos. ¡Gracias por su esfuerzo!”
Mecenas
(México)

Fernando Vidal Agustina
Mecenas

Fernando Alejandro Medina
Mecenas

Horacio Volco
(Buenos Aires, Argentina)

Noelia Avello Llano
“¡Hacéis un trabajo estupendo!”
Nueva Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page