Cienciaes.com

Ulises y la Ciencia podcast cienciaes.com suscripción

Ulises y la Ciencia

Desde abril de 1995, el profesor Ulises nos ha ido contando los fundamentos de la ciencia. Inspirado por las aventuras de su ilustre antepasado, el protagonista de la Odisea, la voz de Ulises nos invita a visitar mundos fascinantes, sólo comprendidos a la luz de los avances científicos. Con un lenguaje sencillo pero de forma rigurosa, quincenalmente nos cuenta una historia. Un guión de Ángel Rodríguez Lozano.

Olas, mareas, tsunamis y ondas solitarias.

Macareo

Escuchen la música que nace del tañido de una cuerda de guitarra o al pulsar una tecla del piano, un Do, por ejemplo. El sonido, inicialmente fuerte y claro, se propaga por el aire a velocidad constante y se aleja. Si seguimos escuchando a medida que el sonido avanza, la nota musical, es decir, la frecuencia de la vibración, permanece, sigue siendo un Do. La intensidad del sonido, sin embargo, disminuye poco a poco hasta hacerse inaudible.

Arrojen una piedra en un estanque. Se forman ondas que van perdiendo altura a medida que se extienden en círculos concéntricos, cada vez mayores, alejándose del lugar del impacto.

Un conjunto de olas se desplaza por el océano. La velocidad es constante hasta que las aguas comienzan a perder profundidad, entonces, a medida que el espesor del agua disminuye, la ola cambia, frena. El frente de la ola llega primero a las aguas menos profundas y pierde velocidad; el resto, todavía sobre aguas más profundas, es más rápido y le va dando alcance. El agua se va agolpando en el frente, ganando altura. La distancia entre dos crestas sucesivas -la longitud de onda- disminuye. Al contrario de lo que sucede en la propagación de la nota musical, la ola cambia de frecuencia y aumenta su intensidad. En un momento dado, la cresta, que avanza más deprisa por tener más agua bajo ella, supera al frente y la ola se rompe en un mar de espuma.

La tierra tiembla bajo el océano, se abre una falla y el suelo se rasga como un vestido viejo. Una gran extensión de fondo oceánico se hunde, otra se eleva. El agua situada encima cede imitando al suelo y se forma una ola, pequeña en altura, apenas un metro, pero de varios kilómetros de ancho y, a veces, de cientos de kilómetros de largo. La ola comienza a moverse, se desplaza por el océano a 700 km por hora. Los barcos que encuentra en su camino ni siquiera la notan, una ola de un metro de altura y varios kilómetros de ancho no es nada. La perturbación puede avanzar así miles de kilómetros sin cambiar apenas. Al acercarse a tierra, la ola "siente" la pérdida de profundidad, el frente se retrasa y va siendo alcanzado por el resto. La altura crece a medida que el ancho se reduce. Al llegar a la playa se ha convertido en una enorme ola que puede alcanzar hasta 40 metros de altura. Un tsunami destructor que arrasa todo lo que encuentra a su paso.

Otro escenario. Un río desemboca en un estrecho canal de aguas profundas y calmas. La marea sube. El flujo de agua dulce que llega a la desembocadura se encuentra con el agua del océano que va ganando altura por la atracción de la Luna y el Sol. Ambas corrientes chocan y se forma una ola que comienza a remontar la corriente, río arriba. Es una ola que avanza durante mucha distancia, hasta 800 km en el Amazonas, sin disiparse. De su comportamiento, los físicos han extraído un modelo de onda que se comporta como un ente sólido, como una partícula indeformable. Una onda solitaria. Un solitón.

Todas estas posibilidades nos ofrece la Naturaleza. Son distintos modos de comportamiento de las ondas. Ondas que nos hablan de música, de viento, de calma, de tempestad o de cambio súbito. Ulises nos habla hoy de olas, mareas y ondas solitarias. (Escuchar a Ulises).


Botón de donación
Colabora al mantenimiento de CienciaEs con una donación puntual o haciéndote patrocinador o patrocinadora con una donación periódica.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
27.070.731 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Santiago Carballar
Patrocinador

Antonio Lalaguna
“Hago esta donación en nombre de mi hijo Martín L.”

Jorge Echevarria

Diego Alejandro Marquez Burgos
(La Paz, Bolivia)

Jaume
Nuevo Patrocinador

Marcos Dominguez Vega
Patrocinador

Josué Raúl García Soria Mondragón

Anónimo
(México)

Rosa Lencero Guillermo
Patrocinadora
(Villanueva del Pardillo, Madrid)

Anónimo
“Colaboración con CienciaEs.”

Armando Santiago Espinoza
“Tengo casi 3 años escuchando su programa. Yo siempre quise donar algo y no sera la última.”
(Panamá)

Julia Dolores Martínez Vilela

Arturo Martínez Martín
“Gracias por vuestro trabajo y dedicación.”

Ramón Baltasar de Barnardo Hernán

Juan Carlos Barragan
“Gracias por los programas”
(Melbourne, Australia)

José Luis Moreno González
“Gracias por vuestro trabajo”
(Inca, Islas Baleares)

Alfonso Gallego
“Buen programa”
(Zaragoza)

Carlos Vargas Salas
(Lima, Perú)

Rodmar Zavala
Nuevo Patrocinador

Juan Manuel Gil Gahete
(Madrid)

Anónimo

Santiago Carballar
Patrocinador

Gabriel Patón.
“Espero que sigáis por muchos años porque estáis realizando una labor muy necesaria.” Patrocinador

Andreu Salve Pages
“Hablando con Científicos”
Patrocinador

Ariel Fernandez Goñi
“Gracias”

Alberto Martin Rivera
(Madrid)

Antonio Lobo Ruiz
“Por favor, seguid difundiendo el conocimento científico y útil a todos los que os escuchamos con devoción. Un Abrazo de alguien que admira vuestra entrega y trabajo.”
(Barcelona)

Javier Arratia Araujo
“Me entusiasma escuchar todos los podcast de CienciaEs. Estoy feliz con el regreso de Ciencia Fresca.”
(México)

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page