Cienciaes.com

Ulises y la Ciencia podcast cienciaes.com suscripción

Ulises y la Ciencia

Desde abril de 1995, el profesor Ulises nos ha ido contando los fundamentos de la ciencia. Inspirado por las aventuras de su ilustre antepasado, el protagonista de la Odisea, la voz de Ulises nos invita a visitar mundos fascinantes, sólo comprendidos a la luz de los avances científicos. Con un lenguaje sencillo pero de forma rigurosa, quincenalmente nos cuenta una historia. Un guión de Ángel Rodríguez Lozano.

Seres sin cabeza de savia caliente.

Filodendro.

Un día de primavera de 1972, el biólogo Dan Odell decidió dar un paseo por el campus de Universidad de California, en Los Ángeles, hasta un restaurante donde iba a celebrar una comida de confraternización con otros estudiantes. Entre las plantas de los jardines descubrió una de aspecto curioso: tenía grandes hojas anchas de largo tallo y, entre ellas, emergía una flor en forma de falo blanco de más de 20 centímetros de longitud rodeado por una hoja que la envolvía protegiéndola como una capucha. Tanto llamó su atención que decidió cortarla para enseñársela a sus amigos.

La extraña flor (realmente era un conjunto de pequeñas flores, una inflorescencia de filodendro) fue pasando de mano en mano, entre comentarios jocosos sobre la forma de la enorme protuberancia blanca. Al llegar a las manos del zoólogo Roger Seymour, no fue el aspecto lo que llamó su atención, sino su temperatura ¡la flor estaba caliente! Intrigados la observaron durante unos minutos y no tardaron en descubrir que, cuanto más tiempo pasaba, más subía la temperatura. No podían creerlo, para un zoólogo las criaturas que tienen el cuerpo caliente son las aves, los mamíferos, los insectos en vuelo pero… ¿las plantas? A pesar de todo, no había duda alguna, aquella extraña flor estaba poniendo patas arriba uno los más consagrados cimientos de la biología.

Seymour y sus colegas descubrieron que no eran los primeros en darse cuenta del fenómeno. Doscientos años antes, el naturalista francés Lamarck ya había notado que otra planta, llamada arum italicum, se ponía caliente al florecer. Esta planta es miembro de la gran familia araceae a la que pertenece también el filodendro, la cala o lirio de agua y la col fétida, por nombrar algunos. Los investigadores omenzaron a estudiar las plantas de "savia caliente" y descubrieron aspectos aún más asombrosos. Una inflorescencia de aroid spandix de 125 gramos, a 10ºC de temperatura ambiente, produce energía suficiente como para elevar la temperatura hasta los 40ºC, es la misma cantidad de energía que gasta un gato de tres kilos para mantener su temperatura corporal en idénticas condiciones. Comparando la capacidad de generación de calor, un ejemplar en floración de aro (arum maculatum) produce más energía que un colibrí en vuelo y un filodendro supera a una rata.

No acabaron ahí las sorpresas. Al cambiar el ambiente, la temperatura de las inflorescencias se adaptaba a las circunstancias: si el ambiente estaba a 4ºC, la planta subía hasta los 38ºC, 34ºC de diferencia, pero si la temperatura ambiental alcanzaba los 39ºC, la planta sólo subía cinco más. Dicho con otras palabras, lo mismo que sucede con las aves o los mamíferos, estas plantas autorregulan su temperatura.

La razón por la que las aves y los mamíferos regulan su temperatura está clara: mantienen el cuerpo en las condiciones óptimas para que las células lleven a cabo sus reacciones bioquímicas de la manera más eficaz, así, las aves y los mamíferos pueden mantenerse activos, es decir, pueden moverse y buscar comida, cuando las condiciones ambientales son demasiado frías. Las plantas, en cambio, no necesitan moverse ¿qué utilidad tiene entonces ese afán por mantener una temperatura elevada?

Una posibilidad es que, al crear un ambiente más templado, la polinización se vea favorecida. Por un lado, las plantas desprenden ciertos aromas para atraer a los insectos polinizadores y una temperatura más alta favorece la evaporación. Por otro, al proporcionar un ambiente más agradable, las flores serán escogidas por los insectos con más probabilidad que otros lugares más fríos y, por lo tanto, menos apetecibles para ellos. Por último, las flores mismas necesitan una temperatura constante para desarrollar plenamente sus propios sistemas reproductivos.

Ya lo ven, las plantas, esos seres sin cabeza, como nos cuenta Ulises, han aprendido a regular su temperatura con tanta  maestría como el mejor de los seres de sangre caliente.


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
33,4 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Fernando de Bayon Mecenas

Manuel Torres Sevilla Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la ciencia” Mecenas

Daniel César Román Mecenas

Eva Morales Galindo
Mecenas

Sergio Requena
“!Muchos abrazos! ¿Qué os parece hacer un programa sobre el deporte de la escalada en clave científica?”
Mecenas

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Ignacio Arregui
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete Porta
Mecenas

David Valentín Puertas de la Plaza
Mecenas

Sebastián Ulises Abdel Aguiar
Mecenas

Susana Larrucea Mecenas

José Luis Orive Anda
“Agradecimiento” Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Rubén Barrante
Mecenas

Diego Jesús Rosa Gil
“Muchas gracias por vuestros programas*
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
“Ni el ERTE, ni pagar a hacienda ha evitado mi humilde donativo para agradeceros el conocimiento que ofrecéis.”
Mecenas

JMiguel Zubillaga Veramend
Mecenas

Juan Luis Jimeno Higuero
Mecenas

Marlon Laguna
Mecenas

Rosangel Tejeda Mecenas

Anónimo
“Reciban saludos y gratitud enviados desde México. Gracias por su continuado esfuerzo.”
Mecenas

Luis Fernando García Álvarez Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
“Gracias por vuestro trabajo” Mecenas

Daniel Pérez Alonso Mecenas

Ricardo Sacristán Laso
Mecenas

Jorge Olalla
Mecenas

Juan Cuadro Espada
Mecenas

Montserrat Pérez González
Mecenas

Federico Roviralta Pena
Mecenas

Benjamín Toral Fernández
Mecenas

Alberto Hernando Martínez
“Me quedo en casa escuchando Cienciaes”
Mecenas

Jesús Casero Manzanaro
“Seguir, por favor.”
Mecenas

Ramón Bernardo
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino Ceprian
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Antonio Castro Casal
Mecenas

Daniel César Román Sáez
Mecenas

Miguel García Cordero
“Gracias por tanta horas de conocimiento y entretenimiento. No tengo palabras para agradeceros la dedicación y el esfuerzo que hacéis por mantener este proyecto. Me uno al grupo de amigos que colaboran a conseguirlo. Un fuerte abrazo a todos y en especial a ti Ángel.”
Mecenas

Javier Martin Ona
Mecenas

Carolina Ledesma Prieto
“Gracias por el trabajo que hacen”
Mecenas

Claudio Leon Delgado
Mecenas

José María Aritzeta Iraola
“Muchas gracias por enseñar y entretener. Me hacéis pasar muy buenos momentos”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page