Cienciaes.com

Ulises y la Ciencia podcast cienciaes.com suscripción

Ulises y la Ciencia

Desde abril de 1995, el profesor Ulises nos ha ido contando los fundamentos de la ciencia. Inspirado por las aventuras de su ilustre antepasado, el protagonista de la Odisea, la voz de Ulises nos invita a visitar mundos fascinantes, sólo comprendidos a la luz de los avances científicos. Con un lenguaje sencillo pero de forma rigurosa, quincenalmente nos cuenta una historia. Un guión de Ángel Rodríguez Lozano.

Garrovilla Jones y el mosquito trompetero.

Ulises y la Ciencia podcast - cienciaes.com

Si hay aprovechados en esta vida, el parásito de la malaria, el plasmodium, es un verdadero maestro entre los seres que sacan partido de otros. El plasmodium se aprovecha de la sed de sangre de la hembra del mosquito anófeles para saltar de ser humano en ser humano y asegurarse la supervivencia. Bien mirado, el mosquito, el parásito y el ser humano son tres actores de una misma obra vital. Ulises nos habla en el programa de hoy de la vida del parásito y, como complemento, les contamos a continuación la vida del mosquito y les ofrecemos un vídeo que ilustra el proceso de infección.

El mosquito

Las hembras de mosquito no son las malas de la película, en realidad son víctimas, como nosotros. Ellas sólo quieren la sangre humana porque la necesitan para que sus óvulos maduren y la prueba es que los machos no tienen ninguna predilección por semejante alimento. No vayamos a pensar que todo mosquito viviente tiene que ver con esas prácticas ni que, por supuesto, todos los aficionados a chupar sangre vayan a transmitir la malaria.

Se conocen más de 3.500 especies de mosquitos, agrupados en 41 géneros diferentes. La malaria que afecta al ser humano es transmitida únicamente por el género anófeles, o “anopheles” si prefiere la palabra latina. Incluso entre todas las especies de anófeles, que hay unas 430 conocidas, solo entre 30 y 40 son transmisoras de la malaria. Hay mosquitos capaces de transmitir la malaria incluso en lugares donde la enfermedad ha sido totalmente erradicada, porque para ellos el plasmodium también es un parásito y pueden estar infectados o no.

Los mosquitos del género anófeles llevan una vida muy ajetreada porque, dependiendo del momento de desarrollo, son criaturas acuáticas o terrestres. Su ciclo vital pasa por fases muy diferentes: huevo, larva, pupa y adulto. Las tres primeras tienen lugar en el agua, si no hay agua, no hay mosquito.

Una hembra mosquito puede poner entre 20 y 200 huevos que son depositados todos juntos sobre la superficie del agua y van equipados, esto es realmente un adelanto tecnológico natural, con un par de flotadores para evitar que se hundan. La eclosión puede ocurrir en dos días o más dependiendo de la temperatura ambiente.

Tras la eclosión, la larva, alargada y con movimientos convulsivos, se dedica a alimentarse de algas, bacterias y otros microorganismos que nadan a su alrededor. Es un animal que respira aire así que se mantiene en la superficie del agua y sólo se sumerge cuando detecta algún peligro. Su desarrollo pasa por sucesivas fases durante las cuales se deshace del esqueleto externo, exoesqueleto, para crecer. Podríamos decir que las especies de anófeles no hacen ascos a ningún lugar donde exista agua líquida, si el agua está clara y limpia, les vale, pero viven igualmente en estanques, en los remansos de los ríos o en cualquier charco que conserve agua el tiempo suficiente como para completar su ciclo.

Cuando la larva llega a tener un tamaño considerable, sufre una metamorfosis que cambia totalmente su aspecto y se convierte en pupa. Su aspecto es muy peculiar, en forma de coma, con la cabeza y tórax unidos en una única estructura, llamada cefalotórax, y el abdomen curvado bajo él como la cola de una gamba diminuta. Dos pequeños tubos la conectan con la superficie del agua para respirar. Varios días después, dependiendo de la temperatura, el cefalotórax se abre por la parte de arriba, hacia el aire, y de su interior emerge el mosquito adulto.

El mosquito, como cualquier insecto, tiene seis patas y un cuerpo dividido en cabeza, tórax y abdomen. La cabeza contiene un equipo sofisticado de sensores especializados en la búsqueda de alimento que, en el caso de la hembra, consiste en la selección de una víctima a la que extraerle sangre. Dos ojos segmentados le proporcionan información visual, sus dos antenas largas son sofisticados detectores de olores, dos palpos, que son su sentido del tacto, acompañan a un largo tubo o probóscide que utilizará como un estilete para perforar la piel de la víctima y extraerle la sangre. Los machos, en cambio, son vegetarianos, les gusta el néctar.

Los machos suelen formar enjambres hacia los que se dirigen las hembras para aparearse.

La hembras que logran una ración de sangre, ya sea humana o de otro animal, reposan unos días mientras los huevos se desarrollan en su interior y buscan un lugar de aguas mansas donde poner sus huevos.

Visto así, el mosquito no pasaría de ser una molestia, pero el plasmodium, uno de los parásitos más extendidos y peligrosos que azotan a la humanidad, ha elegido ser su huésped de honor y lo utiliza para saltar impunemente de un ser humano a otro.

Les invito a escuchar a Ulises y a ver un vídeo que ilustra el ciclo del parásito de la malaria.


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
33,4 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Fernando de Bayon Mecenas

Manuel Torres Sevilla Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la ciencia” Mecenas

Daniel César Román Mecenas

Eva Morales Galindo
Mecenas

Sergio Requena
“!Muchos abrazos! ¿Qué os parece hacer un programa sobre el deporte de la escalada en clave científica?”
Mecenas

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Ignacio Arregui
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete Porta
Mecenas

David Valentín Puertas de la Plaza
Mecenas

Sebastián Ulises Abdel Aguiar
Mecenas

Susana Larrucea Mecenas

José Luis Orive Anda
“Agradecimiento” Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Rubén Barrante
Mecenas

Diego Jesús Rosa Gil
“Muchas gracias por vuestros programas*
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
“Ni el ERTE, ni pagar a hacienda ha evitado mi humilde donativo para agradeceros el conocimiento que ofrecéis.”
Mecenas

JMiguel Zubillaga Veramend
Mecenas

Juan Luis Jimeno Higuero
Mecenas

Marlon Laguna
Mecenas

Rosangel Tejeda Mecenas

Anónimo
“Reciban saludos y gratitud enviados desde México. Gracias por su continuado esfuerzo.”
Mecenas

Luis Fernando García Álvarez Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
“Gracias por vuestro trabajo” Mecenas

Daniel Pérez Alonso Mecenas

Ricardo Sacristán Laso
Mecenas

Jorge Olalla
Mecenas

Juan Cuadro Espada
Mecenas

Montserrat Pérez González
Mecenas

Federico Roviralta Pena
Mecenas

Benjamín Toral Fernández
Mecenas

Alberto Hernando Martínez
“Me quedo en casa escuchando Cienciaes”
Mecenas

Jesús Casero Manzanaro
“Seguir, por favor.”
Mecenas

Ramón Bernardo
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino Ceprian
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Antonio Castro Casal
Mecenas

Daniel César Román Sáez
Mecenas

Miguel García Cordero
“Gracias por tanta horas de conocimiento y entretenimiento. No tengo palabras para agradeceros la dedicación y el esfuerzo que hacéis por mantener este proyecto. Me uno al grupo de amigos que colaboran a conseguirlo. Un fuerte abrazo a todos y en especial a ti Ángel.”
Mecenas

Javier Martin Ona
Mecenas

Carolina Ledesma Prieto
“Gracias por el trabajo que hacen”
Mecenas

Claudio Leon Delgado
Mecenas

José María Aritzeta Iraola
“Muchas gracias por enseñar y entretener. Me hacéis pasar muy buenos momentos”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page