Cienciaes.com

Ulises y la Ciencia podcast cienciaes.com suscripción

Ulises y la Ciencia

Desde abril de 1995, el profesor Ulises nos ha ido contando los fundamentos de la ciencia. Inspirado por las aventuras de su ilustre antepasado, el protagonista de la Odisea, la voz de Ulises nos invita a visitar mundos fascinantes, sólo comprendidos a la luz de los avances científicos. Con un lenguaje sencillo pero de forma rigurosa, quincenalmente nos cuenta una historia. Un guión de Ángel Rodríguez Lozano.

¡Huele a quemado! Sentidos en alerta.

Huele a quemado - Ulises y la Ciencia podcast - Cienciaes.com
Ulises relata hoy un accidente que puso en alerta a sus sentidos y… los de su abuela. Un día que ésta preparaba un cocido, desde la cocina llegó un inconfundible olor a quemado. Unas pocas moléculas escaparon del puchero mezclándose con el aire, recorrieron el especio que separaba a Ulises y su abuela de la cocina y fueron inspiradas al respirar. Algunas, muy pocas, quedaron pegadas al moco que recubre la cavidad nasal, engancharon en unas trampas químicas llamadas quimiorreceptores y dispararon la señal de alarma.

Quimiorreceptores

Los quimiorreceptores son moléculas corporales que se combinan químicamente con las que llegan desde el exterior, podríamos decir que son trampas químicas para capturar a los intrusos. Los hay de muchas clases y, de hecho, una molécula que llegue solo caerá en una trampa determinada que se ajusta a ella como una llave a su cerradura.

Aquel día, algunas de las moléculas procedentes de los garbanzos chocaron con la pared nasal de nuestro protagonista, reaccionaron químicamente con algunas de sus trampas químicas y quedaron unidas. Esa reacción disparó un pulso eléctrico, una señal, que emprendió una loca carrera hacia el cerebro a través de las neuronas que hacen las veces de cables conductores de la electricidad.

La neurona conduce de la señal de alarma

Una neurona típica tiene numerosas ramificaciones cortas por las que entra la señal, llamadas dendritas, y una rama larga, o axón, que termina en más ramificaciones, por las que la señal encuentra la salida. Esas ramas pueden alcanzar longitudes asombrosas. Una misma neurona puede ir desde el dedo gordo del pié, atravesar toda la pierna y la médula espinal, hasta acabar en el cerebro. En una jirafa, una célula de este tipo puede medir hasta cinco metros, y en el ser humano, cerca de dos.

El cometido de las neuronas es muy diverso. Un tipo concreto, las neuronas sensitivas, se encarga de recoger las sensaciones que nos llegan desde el exterior y transportarlas hasta el lugar adecuado. Neuronas de este tipo reaccionan ante los olores, detectan señales sonoras, distinguen los colores de la luz, descifran los sabores o nos informan de que algo está tocando nuestra piel. Sin ellas sería imposible oler, oír, ver, palpar o degustar. La vida sería un absoluto aburrimiento.

La señal de respuesta a un estímulo se transmite a una velocidad extraordinaria, llega hasta los 700 kilómetros por hora en algunas neuronas de los vertebrados. Cuando la información llega al cerebro, es analizada, comparada con experiencias anteriores y almacenada. En respuesta, desde el cerebro parten señales a las cuerdas vocales, a los músculos, a los ojos, etc, para obrar en consecuencia.

Respuesta callada y preparación para la huida

Y al mismo tiempo que se desarrolla la escena, otro grupo de neuronas, las que forman el sistema nervioso autónomo o involuntario, ejercen una función callada. Su función es regular actividades esenciales como la respiración, el ritmo cardíaco, o la digestión. Sin él moriríamos en segundos. Las neuronas que controlan estas funciones tienen dividido el trabajo. Mientras unas potencian una función otras la relajan.

Al recibir la señal de alarma entran en funcionamiento y preparan el cuerpo para la acción. Si se detecta un peligro, una señal del cerebro ordena acelerar los latidos de su corazón y otra incrementa el ritmo respiratorio para enviar más sangre y oxígeno a las células. Por otro lado, el movimiento rítmico del intestino se detiene, la glándula suprarrenal aumenta la producción de adrenalina, las pupilas se dilatan, los esfínteres se relajan y el hígado aumenta la producción de glucosa como fuente de energía suplementaria para los músculos.

Como consecuencia de esa constelación de respuestas, el cuerpo se prepara para “luchar o huir”. La abuela de Ulises decidió luchar. Compruébenlo escuchando el podcast.


Botón de donación
Colabora al mantenimiento de CienciaEs con una donación puntual o haciéndote patrocinador o patrocinadora con una donación periódica.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
27.314.297 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Jose Luis Sanchez Lozano
Patrocinador

Alex Bikbaev
Patrocinador

Diego Pereira de Oliveira
(Rio de Janeiro, Brasil)

Santiago Carballar
Patrocinador

David L. Webb
(Hanover, NH, United States)

Gerard Gos
(London, United Kingdom)

Anónimo
Patrocinador
(México)

Jaume Frontera Frau

Fernando Vidal Agustina
Patrocinador

Mikel Echevarria Lizarraga
“Es un placer escuchar vuestros programas.”
(Bilbao)

Elena Macho
“Gracias por toda la información que dais de nuestro mundo, siempre muy interesante… Una española que os sigue desde Hereford, Inglaterra.”

Marta Vidal

Patricia Torres Aido

Iñaki Celaya Echarri
Nuevo Patrocinador

Rafael Nava
“Un gran trabajo, gracias y adelante..!”
(Bulevares, México)

Jaume Nuez
Nuevo Patrocinador
“Hacéis una tarea de divulgación rigurosa y amena a la vez. ¡Y sois infatigables!”

Horacio Volco
(Buenos Aires, Argentina)

Daniel Román
Nuevo Patrocinador

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page