Cienciaes.com

Ciencia y Genios podcast cienciaes.com suscripción

Ciencia y genios

Las mentes más claras de la historia han ido tejiendo poco a poco la intrincada tela de araña del conocimiento científico. En cada programa del podcast Ciencia y Genios les ofreceremos la biografía de un gran sabio escrita por varios autores.

La nariz de Charles Darwin.

Charles Darwin

Una nariz pudo haber cambiado el ritmo de la historia y de la ciencia. El apéndice nasal al que me refiero pertenecía a un hombre que nació hace 200 años, que publicó el libro más polémico de la historia hace 150 años y que, aún en nuestros días, levanta ampollas entre los que, por su cabezonería, han perdido el olfato necesario para reconocer la evidencia. Entre estos últimos estaba Robert Fiz-Roy, un joven que en 1831, a sus 23 años, había logrado el rango de capitán de un barco de nombre Beagle.

Cuando a Fiz-Roy le presentaron a Charles Darwin, apenas un año más joven que él, se fijó en su nariz. En aquellos tiempos la afición de moda era la frenología, una teoría que afirmaba que es posible determinar el carácter y los rasgos de la personalidad, incluidas las tendencias criminales, basándose en la forma del cráneo, cabeza y facciones. La primera impresión fue desastrosa: la forma de la nariz de Charles era "poco propicia".

Darwin no fue la primera opción para Fiz-Roy, pero se tuvo que conformar cuando la persona elegida decidió no embarcar.

El capitán tenía razón, esa nariz no era de fiar. En lugar de buscar contra viento y marea las señales inequívocas de la Creación, Darwin se dedicó a husmear por los rincones más escondidos de la Naturaleza sin hacer preguntas. A pie, a caballo o a lomos de una mula exploró desiertos de arenas ardientes, escaló montañas y glaciares, desde la Patagonia hasta Australia. Ningún objeto escapaba a su concienzudo reconocimiento, fuese flor, ave o insecto; tantas fueron las muestras recolectadas que sus compañeros se preguntaban si se había propuesto hundir el Beagle.

Las muestras se fueron acumulando en la bodega del barco y, al mismo tiempo, las experiencias fueron dejando un poso de preguntas que se amontonaban en desorden dentro de la cabeza del joven Darwin. En las cimas montañosas de Chile, a 4.000 metros de altura, encontró fósiles de animales marinos, presenció un terremoto que levantó el suelo más de un metro en unos segundos, observó el anillo de vida de los atolones del Pacífico -y elaboró una preciosa teoría que explica su extraña forma-, y fue testigo de la extraordinaria diversidad de vida y su exquisita adaptación a cada medio.

Charles había heredado el olfato de su abuelo Erasmus, es más, fue su ilustre antepasado el primero en escribir sobre evolución en un libro que tituló Zoomonia. Erasmus Darwin había escrito:
¿Sería demasiado audaz imaginar que, quizás millones de eras antes del comienzo de la historia de la humanidad, todos los animales de sangre caliente surgieron de un único filamento vivo, al que la GRAN CAUSA PRIMERA dotó de carácter animal?

El gran logro de Charles Darwin no fue proclamar que la vida había evolucionado, sino identificar el mecanismo evolutivo que permite el nacimiento de nuevas especies: la selección natural. De sus observaciones extrajo varias premisas que le permitieron después construir el edificio de su teoría.

La primera defendía que cada individuo, de cada especie, es diferente -ahora sabemos que cada uno de nosotros tiene su propia carga genética, pero entonces nadie conocía la existencia de los genes-.

La segunda se basaba en un hecho inapelable: todos los seres vivos engendran más vástagos de los que el medio puede soportar. El mundo, cruel por naturaleza, elimina a la mayoría de las crías y sólo unas pocas de cada generación logran sobrevivir y reproducirse.

La tercera es producto de las anteriores: solo los más aptos sobreviven a la selección que impone el medio y transmiten sus ventajas genéticas a los descendientes, los menos aptos mueren sin descendencia y desaparecen. Así funciona la selección natural.

Efectivamente, el capitán Fiz-Roy -un fanático defensor de la Biblia- llevaba razón, Darwin, como indicaba claramente su nariz, inspiraba poca confianza. Por su culpa, el ser humano, hasta aquel momento creado a imagen y semejanza de Dios, dejó de ser una criatura especial para convertirse en un eslabón más de la inmensa cadena de criaturas que han ido sobreviviendo durante la encarnizada lucha por la supervivencia. Un ser que, como las demás especies, ha evolucionando lentamente desde aquel espécimen primordial que, hace miles de millones de años, comenzó la andadura de la vida.

Les invitamos a escuchar la vida de CHARLES DARWIN.


Botón de donación
Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
37,4 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Omar Martínez
“Gracias desde Nayarit, México”
Mecenas

Agustín Fernández Abril
Mecenas

Angel Zavala Cantu
“Mi único hijo, Mauricio, de 6 años, es un fanático del paleozoico. Hace algunos meses descubrimos Zoo de Fósiles, y se ha convertido en nuestra radio novela diaria.”
Mecenas

Jorge Valencia Jiménez
“Mi agradecimiento por vuestra labor desinteresada de fomentar la ciencia.”
Mecenas

Rafael López Gómez
Mecenas

Angel Rodríguez Díaz
“Felicidades!!! Seguid así.”
Mecenas

Antonio Serrano Álvarez
Mecenas

Iago Rodríguez Vázquez
Mecenas

Luis Manuel Blasco Pérez
Mecenas

Juan Antonio Navarro
“Gracias amigos”
Mecenas

Hugo
Nuevo mecenas a través de Patreon

Ricardo Durán
Nuevo mecenas a través de Patreon

Pablo Osorio
Nuevo mecenas a través de Patreon

Norman Vasquez
Mecenas

Pablo Lapido Mateos
“Seguid con el buen trabajo, hacéis los viajes largos extremadamente amenos!”
Mecenas

Katherine Engleman
Mecenas

Carlos González-Vallarino
Mecenas

Toshi Hayashi
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page