Cienciaes.com

El Neutrino podcast - Cienciaes.com suscripción

El Neutrino

El neutrino es una partícula esquiva, en apariencia insignificante, pero necesaria para explicar el mundo. Ni la radiactividad, ni el big bang, ni el Modelo Estandar de la física de partículas serían posibles sin él. Con El neutrino, un blog nacido en febrero de 2009, el físico y escritor Germán Fernández pretende acercar al lector, y ahora al oyente, al mundo de la ciencia a partir de cualquier pretexto, desde un paseo por el campo o una escena de una película, hasta una noticia o el aniversario de un investigador hace tiempo olvidado.

Davidson Black, el "padre" del hombre de Pekín

Homo erectus pekinensis - El Neutrino Podcast - Cienciaes.com

El paleoantropólogo Davidson Black nació en Toronto, Canadá, el 25 de julio de 1884. Durante su infancia pasó muchos veranos en la región de los lagos de Kawartha, en el centro de Ontario, donde se convirtió en un canoista experimentado y trabajó transportando suministros para la Compañía de la Bahía de Hudson. Allí se relacionó con los aborígenes canadienses y aprendió su lengua, recolectó fósiles y buscó oro, esto último sin éxito.

En 1906, Black se licenció en medicina en la Universidad de Toronto, y continuó estudiando anatomía comparada; en 1909 se convirtió en profesor de anatomía. En 1914 pasó medio año sabático en la Universidad de Manchester, en Inglaterra, trabajando con el anatomista australiano Grafton Elliot Smith, que por aquel entonces estudiaba los restos del “hombre de Piltdown”. Años después se descubrió que el “hombre de Piltdown” era un fraude, pero en aquel momento el asunto despertó el interés de Black por la evolución humana.

Entre 1917 y 1919, Black sirvió en el cuerpo médico del ejército canadiense. Al licenciarse aceptó un puesto de catedrático de neurología y embriología en el Peking Union Medical College, en China, encantado de tener la posibilidad de buscar fósiles de humanos ancestrales; en aquella época se pensaba que el hombre se había originado en Asia. En 1924, Black fue nombrado director del departamento de anatomía.

En 1926, el paleontólogo sueco Johan Gunnar Andersson envió a Black dos molares que había encontrado en las cuevas de Zhoukoudian (antes llamado Chou K’ou Tien, que es también como se pronuncia, más o menos, en español; el apóstrofo indica que la K es aspirada), cerca de Pekín, y que había identificado como pertenecientes al género Homo. El año siguiente, a pesar de la inestable situación política debida a la guerra civil, que hizo que muchos occidentales abandonaran China, Black dirigió una excavación a gran escala del lugar con científicos occidentales y chinos, y el apoyo económico de la Fundación Rockefeller. Ese mismo año, a sólo tres días del final de la campaña, se encontró un nuevo diente, perteneciente a un niño de ocho años, que Black bautizó con el nombre de Sinanthropus pekinensis, “el hombre chino de Pekín”. Muchos científicos se mostraron escépticos ante la pretensión de Black de definir un nuevo género con tan escaso material.

En 1928 se encontró media mandíbula inferior con tres dientes, y en 1929, por fin, un cráneo. Estos hallazgos confirmaron que el hombre de Pekín era un homínido prehumano, y Black consiguió nuevos fondos de la Fundación Rockefeller, con los que pudo fundar el Laboratorio de Investigación del Cenozoico para continuar las excavaciones. En 1932, Black fue elegido miembro de la Royal Society de Londres, y también llegó a ser director del Instituto Geológico de China.

Davidson Black murió el 15 de marzo de 1934 de un paro cardíaco provocado por una malformación cardíaca congénita, agravada por el exceso de trabajo. A diferencia de la mayoría de los occidentales de su época, Black opinaba que los fósiles descubiertos en China debían quedarse en China; siempre trató a sus colegas chinos como iguales, y supo ganarse su respeto. Durante muchos años, en el aniversario de su muerte, todo el personal del Laboratorio de Investigación del Cenozoico y del departamento de anatomía del Peking Union Medical College acudía al cementerio a depositar flores en su tumba.

Los restos del hombre de Pekín eran muy similares a los del hombre de Java, descubiertos por el antropólogo neerlandés Eugène Dubois, que les había dado el nombre de Pithecanthropus erectus. Digo “eran” porque se perdieron durante la invasión japonesa de China en la Segunda Guerra Mundial. Eran tan similares que, de hecho, hoy en día se acepta que pertenecen a la misma especie. Además, la especie se han asignado al género Homo, y como el descubrimiento de Dubois fue anterior al de Black, tiene prioridad, así que su nombre oficial es ahora Homo erectus.
Hoy, el nombre de Black está asociado al gigantesco primate Gigantopithecus blacki, descubierto por el paleontólogo alemán Ralph von Koenigswald en 1935 y bautizado en su honor. El gigantopiteco, un primate parecido a un enorme orangután o gorila de tres metros de alto y más de quinientos kilos de peso, vivió hasta hace sólo cien mil años en el sudeste asiático, donde coexistió con los seres humanos. Quizá su imponente figura está en el origen de las historias sobre el yeti del Himalaya.

OBRAS DE GERMÁN FERNÁNDEZ:

El expediente Karnak. Ed. Rubeo

El ahorcado y otros cuentos fantásticos. Ed. Rubeo


Botón de donación
Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
35,9 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Alfredo Diaz Miranda
“Mi profundo y sincero agradecimiento para todos en CienciaEs pero en especial para Angel Lozano y Jorge Laborda por la esmerada labor que realizan.”
Mecenas

Jorge Valencia Jiménez
Mecenas

Anónimo
“Tarde pero sin sueño, mis admirados divulgadores. Un abrazo agradecido desde el otro lado del Atlántico.”
Mecenas

María del Carmen Colodrero
Joaquín Méndez Colodrero
Mecenas

Carlos Fernández
Mecenas

Carlos Garcia Gutiérrez
Mecenas

Marian y Miguel Ángel
“Muchas gracias por tu trabajo. La Ciencia al alcance de todos.”
Mecenas

Carlos Serrano
“Un placer cooperar un poco con su proyecto. Buen trabajo!”
Mecenas

Francisco Javier Aguilar
Mecenas

Francisco J. García Pato
Mecenas

Jesús López Tapia
“Querido Ángel. Me siento muy honrado de pertenecer a esta comunidad. Gracias por vuestro trabajo.”
Mecenas

Javier Olveira
“Gracias por seguir realizando divulgación de calidad.”
Mecenas

Sara Carrero
“Aprovecho para daros la enhorabuena por el espacio “Hablando con Científicos”, que me gusta especialmente.”
Mecenas

Mariano Redondo de la Villa
Mecenas

Javi Zumaia
“En plena era de la desinformación, vuestra labor dedicada a la divulgación científica no hace sino aportar un balón de oxígeno a todos los amantes de la ciencia.”
Mecenas

Alberto Hernando
“A seguir bien:)”
Mecenas

Donación anónima
“Muchas Gracias”
Mecenas

Juan Luján
“Gracias por el placer del saber”
Mecenas

Javier Calpe
Mecenas

Fernando Bayon
Mecenas

Luis M Barreiro
Mecenas

Eduard Capell
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete
Mecenas

Anónimo desde México
“Deseando que el 2021 nos encuentre fuertes para – apoyados en la ciencia – tratar de mejorar al mundo y a nuestra especie, les envío un abrazo agradecido por su esfuerzo y dedicación. Muchas gracias, Ángel y todo el equipo.”
Mecenas

Anónimo de Granada
Mecenas

Philip Schlup
Mecenas

Josep Pau Canal
Nuevo mecenas de Paypal

Angels Santesmasses
Mecenas

Peter O’Donovan
Mecenas

Oscar Greggio Ochoa
Nuevo mecenas de Patreon

Jordi Pardo Mani
“Mi contribución es modesta pero mi ánimo hacia vosotros enorme. “
Mecenas

Daniel Alfredo Tenorio
Mecenas

Santiago Machín Hamalainen
Mecenas

Juan Agustín Esteban Jiménez
Mecenas

Javier
Nuevo mecenas de Patreon

Oscar Eduardo Trujillo
Mecenas

Belén Rial Franco
Mecenas

Eduardo Hector Fernández
Mecenas

Norman Vasquez
Mecenas

José Luis Sanchez Lozano
Mecenas

David Valentín
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page