Cienciaes.com

Ciencia y Genios podcast cienciaes.com suscripción

Ciencia y genios

Las mentes más claras de la historia han ido tejiendo poco a poco la intrincada tela de araña del conocimiento científico. En cada programa del podcast Ciencia y Genios les ofreceremos la biografía de un gran sabio escrita por varios autores.

Arquímedes, el hombre que movió el mundo. (Siracusa, 287 - 212 a.C.)

Biografia de Arquimedes

Arquímedes murió durante la captura de Siracusa por los romanos, a pesar de que el general Marcelo había dado órdenes expresas que se respetara la vida del sabio. Marcelo, apesadumbrado por la noticia, ordenó enterrarlo según su deseo, colocando una esfera y un cilindro sobre la tapa del sepulcro. Arquímedes había descubierto la relación entre los volúmenes y las superficies de estos cuerpos y se sentía especialmente orgulloso de ello.

Pasaron más de cien años y, lamentablemente, el monumento a uno de los científicos más grandes de la historia cayó en el olvido.

El año 75 a.C. el gran orador y filósofo, Cicerón, fue enviado a Siracusa para ayudar con sus conocimientos al administrador romano de Sicilia. Cicerón había oído hablar de Arquímedes cuando era niño y en muchas ocasiones había propuesto al matemático como "modelo de vida", frente a los excesos de Dionisio, un tirano cruel que instaló un régimen brutal en Siracusa.

En el libro V de su obra "Tusculanarum Disputationum" Cicerón cuenta como redescubrió la tumba de Arquímedes y compara el estilo de vida del sabio con el de Dionisio. He aquí una traducción del párrafo:

"(...) Cuando era quaestor en Sicilia, conseguí localizar la tumba de Arquímedes. Los siracusanos no sabían nada de ella, incluso negaban que tal cosa existiera. Pero allí estaba, completamente rodeada de matorrales, oculta por las zarzas y espinas. Recordé haber oído hablar que en la tumba había escritos algunos versos que hacían referencia a las figuras de una esfera y un cilindro que habían sido modelados en piedra sobre el sepulcro. Me llevó un tiempo revisar todas las numerosas tumbas que existen tras la puerta Agragentina.

Finalmente reparé en una pequeña columna, apenas visible tras los matorrales, coronada por una esfera y un cilindro. Inmediatamente comuniqué a los habitantes de Siracusa, algunos de cuyos ciudadanos principales estaban conmigo en ese momento, que aquel era el objeto que había estado buscando. Enviaron hombres con hoces para limpiar el lugar y, cuando el camino al monumento quedó despejado, nos acercamos. Los versos eran visibles todavía, aunque la segunda mitad de cada línea se había borrado.

Así pues, una de las más famosas ciudades del mundo griego, y también uno de los grandes centros del saber en el pasado, había permanecido en una total ignorancia sobre la tumba del ciudadano más brillante que había producido, ¡y así seguiría si un hombre de Arpino (ciudad natal de Cicerón) no hubiera venido a señalarla!.

Pero ahora volvamos al punto en el que comencé esta disgresión. Seguramente cualquier persona que tenga la más mínima conexión con las musas, es decir, con la civilización y el aprendizaje, preferiría ser el matemático Arquímedes al tirano Dionisio. Si pesamos los modos de vida y el comportamiento de ambos hombres, encontramos que uno de ellos alimentó su cerebro con investigación científica y descubrimiento, con la satisfacción que se produce tras el intenso ejercicio intelectual -que es el alimento espiritual más maravilloso del mundo-, mientras que los pensamientos del otro insisten en el asesinato y la opresión, y el temor es su compañero noche y día. Comparen a Dionisio con Demócrito, Pitágoras o Anaxágoras. En toda la Tierra, ¿qué tronos o posesiones pueden tener un rango superior a sus logros filosóficos y la satisfacción que de ellos se deriva?"

Les invitamos a escuchar la vida y obra de Arquímedes.


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
34 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Luis García-Linares García
“Muchas gracias por le excelente y encomiable tarea desarrollada por CIENCIA PARA ESCUCHAR, que nos proporciona tantas satisfacciones. ¡Seguid adelante!”
Mecenas

José Antonio Miranda Palma
“Muchas felicidades, sigan difundiendo la ciencia saludos a Ángel, Jorge y todo el equipo.”
Mecenas

Ramón Roma
“Sois una gran compañía y una mejor enseñanza para personas como yo, que no estudiamos ciencias.”
Mecenas

Hernando Martínez
“Cuidaos mucho”
Mecenas

Jesús López
“Me siento muy honrado de pertenecer a esta comunidad, gracias por vuestro trabajo. Un fuerte abrazo.”
Mecenas

Daniel Pérez Alonso
Mecenas

Fernando Vidal
“Donativo a Cienciaes”
Mecenas

Anónimo
“Acepten esta aportación agradecida desde México, desde donde imploramos porque la ciencia nos acompañe.”
Mecenas

Carlos Castillo Girón
Mecenas

Francisco Martínez Castellano
“Es una donación puntual, pero en enero haré otra. Me gustan mucho los programas, un saludo.”
Mecenas

Julia Dolores Martínez Vilela
“Enhorabuena por el contenido ameno y didáctico”
Mecenas

Ramón Bernardo
Mecenas

Jesús Casero Manzanero
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Alberto de Hernando
Mecenas

Israel Quintanilla
Mecenas

María D Walker
Mecenas

Nacho Benvenuty Cabral
Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Enrique Ruiz
Mecenas

Petru Adrian
Mecenas

Alejandro Calo Casanova
Mecenas

Pedro Macarrón Jiménez
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page