Cienciaes.com

Zoo de Fósiles podcast - cienciaes.com suscripción

Zoo de fósiles

La mayor parte de los seres vivos que han poblado la Tierra han desaparecido para siempre. Quincenalmente, Germán Fernández Sánchez les ofrece en Zoo de Fósiles la posibilidad de conocer la vida de algunas de las más extraordinarias criaturas que vivieron en el pasado y que han llegado hasta nosotros a través de sus fósiles.

Diplodocus, el animal terrestre más largo.

Diplodocus

De entre todos los animales terrestres, vivos o extinguidos, que conocemos por su esqueleto completo, Diplodocus es el más largo. Diplodocus, un dinosaurio saurópodo que vivió en el oeste de Norteamérica a finales del Jurásico, hace unos 150 millones de años, llegaba a medir casi treinta metros de longitud desde el extremo del hocico hasta la punta de la cola; de esa longitud, siete metros corresponden al cuello y catorce a la cola. Sin embargo, no era de los dinosaurios más corpulentos: su peso no pasaba de las dieciséis toneladas, mucho menos que las cien toneladas que podían alcanzar otros saurópodos.

La cabeza de Diplodocus, con un cerebro minúsculo, era pequeña y alargada. Los dientes, con forma de clavija y apuntados hacia adelante, sólo estaban presentes en la parte delantera de las mandíbulas, y funcionaban como un peine o un rastrillo, deshojando las ramas de los árboles de los que se alimentaba con movimientos laterales. Este tipo de alimentación desgasta mucho los dientes; a medida que se iban gastando, los dientes se reemplazaban por otros nuevos. Diplodocus tenía el estómago lleno de piedras, llamadas gastrolitos, que le servían para triturar las hojas que tragaba enteras, sin masticar.

El cuello, el lomo y parte de la cola de Diplodocus estaban decorados por una hilera de puntiagudas espinas córneas verticales de unos veinte centímetros de longitud, semejantes a las de las iguanas. Las patas, gruesas como columnas, eran parecidas a las de los elefantes, aunque el primer dedo de las patas delanteras estaba equipado con una larga uña. Los últimos metros de la cola, formados por vértebras muy delgadas, funcionaban como un látigo; al agitarla, el extremo podía llegar a moverse a velocidades supersónicas y provocar un chasquido que quizá le sirviese para espantar a los depredadores o para comunicarse con otros individuos de su especie.

El crecimiento de los Diplodocus era muy rápido. Las crías, que sólo medían un metro de longitud al nacer, engordaban unos dos kilos por día en sus primeros años de vida, y a los diez años ya habían alcanzado la madurez sexual. Después, el crecimiento era más lento, pero es posible que los ejemplares más viejos llegaran a medir aún más de los treinta metros de los fósiles que se conservan. De hecho, los restos parciales descubiertos en 1991 y bautizados originalmente con el nombre de Seismosaurus, para los que se calcula una longitud total de cuarenta metros, se han asignado posteriormente a Diplodocus.


Botón de donación

Colabora con CienciaEs.com

18.827.024
audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Joaquin Rojo Martinez
“Gracias por vuestro trabajo y generosidad.”
(Getafe, Madrid)

Josué Raúl García Soria Mondragón
“Donación por su extraordinario servicio”
(México)

Isidoro Francisco Lozano García

Josef Stockinger
“Donación por gratitud”
(Micheldorf, Austria)

Gaspar Pintos Alfonso
(Gorizia, Italia)

Francisco Maluenda de los Santos
“Divulgación de la ciencia”
(Carcaixent, Valencia)

Juan Pérez Carrillo
“Gracias una vez más por ayudarme a aprender un poco más”

José Luis Montalbán Recio
“CienciaEs”
(Paracuellos del Jarama, Madrid)

Francisco BS
“Por nuestra parte, tres generaciones os siguen (10, 33 y 63 años), queremos participar de la manera que conocemos, ESCUCHANDO y ayudando en lo posible a su mantenimiento.”
(Córdoba)

Felix Reyes Bernet
“Si todos contribuimos, aunque sea solo un poquito, seguiremos disfrutando de este magnífico proyecto.”
(Madrid)

Juan Carlos Ribes Benavent
“Colaborar en que perduren estos podcast que me entretienen y enseñan. Gracias por vuestro esfuerzo”
(Valencia)

José María Gil Montano

Armando Urquiola Cabrera
“Ciencia fresca de cada día+el neutrino”
(Berlin, Alemania)

José Luis Montalbán Recio
“De mi sobrino”
(Paracuellos del Jarama, Madrid)

Michael Mack
(portland, OR, Estados Unidos)

Raul Carrillo Garrido
(Coslada, Madrid)

Anónimo
“Hay que ayudar la red poblada de buenos programas frente a los amigos del ‘misterio’ y sus magufadas”

Alina Dinu
(Arganda del Rey, Madrid)

Asociación Montessori de México A.C.
“Soy mexicano, músico profesional y aficionado a la ciencia, gracias por su esfuerzo.”

Rafael López Fernández
“Sostenimiento de radio cienciaes”

José Ignacio Becerra Carril
“Gracias por La Ciencia”

Fernando Gómez
“Excelente idea del compañero León Torres, desde Argentina. ¡Apoyemos este esfuerzo divulgador, compañeros!”
(México)

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán

Anónimo
“Gracias Angel y colaboradores, su esfuerzo es semilla para un mundo mejor.”
(Santiago, Chile)

José Torres Castillo
“Deberían poner una casilla en el IRPF para que parte de mis impuestos vayan a la ciencia. Sois grandes divulgadores, solo comparable a Carl Sagan.”
(Priego, Cuenca)

Paul Vincelli
(Lexington, KY, Madrid)

Leon Torres
“Soy un estudiante universitario de Paleontología en Argentina. Curse toda mi carrera escuchando CienciaEs y ahora que estoy trabajando como docente en mi casa de estudios quiero contribuir con una donación. Se que no es mucho, pero mi sueldo tampoco lo es. Quiero aportarles todos los meses el equivalente a una revista de divulgación científica en mi país. Espero que entre todos podamos mantener a CienciaEs. Los seguire escuchando! Buena ciencia a todo el equipo!”
(Buenos Aires, Argentina)

———- O ———-
app_cienciaes
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page