Cienciaes.com

Ciencia y Genios podcast cienciaes.com suscripción

Ciencia y genios

Las mentes más claras de la historia han ido tejiendo poco a poco la intrincada tela de araña del conocimiento científico. En cada programa del podcast Ciencia y Genios les ofreceremos la biografía de un gran sabio escrita por varios autores.

La Tierra comunicada. Guglielmo Marconi.

Guglielmo Marconi

En 1860, el físico James Clerk Maxwell predijo la existencia de ondas asociadas a los fenómenos eléctricos y magnéticos (radiación electromagnética), de las cuales las ondas luminosas eran sólo una pequeña parte. No llegó a ser testigo de hasta qué punto su teoría iba a cambiar el mundo, de hecho, las primeras demostraciones experimentales de la existencia de esas enigmáticas ondas no llegaría hasta siete años después de su muerte.

En 1887, el físico alemán Heinrich Rudolf Hertz, generó una corriente alterna de alto voltaje que hacía saltar chispas eléctricas entre dos bolas cargadas. En esas circunstancias —y según predecían las ecuaciones de Maxwell— se debía producir una radiación electromagnética capaz de transmitirse por el espacio. Hertz utilizó un aparato receptor de su invención para detectar las ondas generadas por los chispazos desde el extremo opuesto de la habitación. Con este simple experimento logró demostrar que la energía electromagnética se transmite como había predicho Maxwell.

Los experimentos de Hertz le permitieron ir descubriendo poco a poco información sobre las ondas generadas por sus aparatos. Colocó su detector en distintos lugares, comprobó las distintas formas de las ondas generadas y calculó su frecuencia, mucho más baja que la de la luz. Después serían conocidas como “ondas hertzianas” u “ondas de radio”.

Una vez demostrada la existencia de las ondas hertzianas, muchos investigadores comenzaron a sospechar que podrían ser utilizadas para enviar mensajes a distancia, sin necesidad de ningún soporte material. El asunto parecía cosa de magia y se dio el caso de un investigador inglés, Oliver J. Lodge, que logró cierta fama como espiritista tras conseguir enviar mensajes en Código Morse a 800 metros de distancia.

El gran artífice de las comunicaciones por ondas de radio fue el inventor italiano Guglielmo Marconi, cuya vida les ofrecemos hoy. Marconi perfeccionó el equipo transmisor conectando a tierra un lado del generador y del receptor, y el otro, a un trozo de alambre que después recibiría el nombre de “antena”. En 1897 instaló la primera estación inalámbrica en la Isla de Wight y gracias a ella se pudo establecer contacto con un buque de vapor a 14 kilómetros y medio de distancia. Dos años después, las señales recorrieron 50 kilómetros y atravesaron sin dificultad el Canal de la Mancha. Esos experimentos fueron el preludio de lo que sería su gran epopeya, la transmisión de ondas de radio desde Cornualles a Terranova, separadas 3.378 km a ambos lados del Océano Atlántico. Sucedió el 12 de diciembre de 1901, un día histórico en el que se rompieron las barreras que incomunicaban a la humanidad.

El 10 de diciembre de 1909, durante el acto de entrega del Premio Nobel de Física a Guglielmo Marconi, el Miembro de la Real Academia de las Ciencias de Suecia que lo presentaba dijo:
“Independientemente de las rutas fijas de los cables conductores e independientemente del espacio, gracias a los logros de Marconi podemos conectar lugares muy distantes, por encima de las enormes extensiones de las aguas y de los desiertos.”

Escuchen ustedes su biografía.


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs apuntándote al Club de Amigos con una donación periódica (Mecenas) o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
30.104.056 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Rick Fleeter
(Charlestown , RI, USA)

Vicente Cabeza Pérez
Mecenas

Andreu Salva Pages
Mecenas

Jesús Royo Arpón
Mecenas

Fernando vidal Agustina
Mecenas

Ramón Bernardo
Mecenas

Mario Cantu
“Muchas gracias por compartir la cultura.”

Darío Fernández Muñoz
Nuevo Mecenas

Javier Arratia Araujo

Robert Cook

Javier Calpe Maravilla
“Gracias por el buen trabajo”

Julia Dolores Martínez Vilela

Sonia Muñoz España
“Gracias por hacer tan ameno el mundo de la ciencia.”

Maximiliano Miglin

Marta Milagros Salesa Calvo
Mecenas

Luis Manuel Blasco Pérez

Steffen Gruenert
“¡Gracias por el zoo de los fósiles!”

Anónimo
“Saludos y nuestra gratitud a todo el equipo. Acepten por favor un abrazo desde México.”
Mecenas

Jorge Núñez Fernández
Mecenas

Josep Mitja Pau
“Felicidades por el buen trabajo. La vida de los científicos es lo que más me gusta”

Alondra Ariza
Mecenas

Javier Iglesias Frax
Nuevo Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page