Cienciaes.com

Ciencia y Genios podcast cienciaes.com suscripción

Ciencia y genios

Las mentes más claras de la historia han ido tejiendo poco a poco la intrincada tela de araña del conocimiento científico. En cada programa del podcast Ciencia y Genios les ofreceremos la biografía de un gran sabio escrita por varios autores.

Albert Einstein. El violín, el tiempo y el espacio.

Ciencia y Genios - Albert Einstein - cienciaes.com

Son muchas las cosas que se dicen de Albert Einstein pero una de ellas llamó poderosamente mi atención porque parecía aportar algo de luz sobre la forma de los procesos mentales del sabio. La encontré en el libro de Gerald Holton “Ensayos sobre el pensamiento científico en la época de Einstein“. Según lo allí expresado, la mente de Einstein navegaba directamente entre imágenes, unas imágenes que, a veces, eran difíciles de expresar en palabras.

Se sabe poco de la niñez de Einstein pero ese poco nos dice que era un niño retraído, de respuesta lenta y solitario. Se dice que no supo, o no quiso, hablar hasta que tuvo tres años. Su hermana Maja escribió en 1924: “Su desarrollo general durante los años de la niñez fue lento, y el habla llegó con tanta dificultad que los que le rodeaban temían que nunca aprendiese a hablar“. Posiblemente, hoy, llamaría la atención de muchos psicólogos y psiquiatras.

Suele suceder que el cerebro humano compensa las deficiencias de unas áreas con el desarrollo excesivo de otras y algunos piensan que así sucedió con el creador de las Teorías de la Relatividad. Su tardanza al comenzar a hablar y, posteriormente, la poca habilidad en el manejo de lenguas extranjeras, podría indicar – sugiere Gerald Holton – un desplazamiento de algunas de las habilidades del área verbal hacia un área diferente del cerebro. Y realmente existía un área privilegiada en el cerebro de Einstein, aquella capaz de hacerle ver el mundo que le rodeaba en imágenes más que en palabras. El mismo Einstein lo comenta en sus “Notas autobiográficas”:

¿Qué es exactamente “pensar”? Cuando al recibir las impresiones sensoriales emergen las imágenes en la memoria, esto no es todavía pensar. Y cuando tales imágenes forman series, cada uno de cuyos miembros evoca a otro, tampoco esto es todavía “pensar”. Sin embargo, cuando una cierta imagen aparece en muchas de estas series, entonces – precisamente por esta repetición – se convierte en un elemento ordenador al conectar series que en sí mismas no están conectadas. Tal elemento se convierte en un instrumento, en un concepto… no es necesario en modo alguno que un concepto esté conectado con un signo reproducible y sensorialmente cognoscible (palabra)… La naturaleza de todo nuestro pensamiento tiene esta característica de juego libre con los conceptos… Para mí no hay ninguna duda que la mayor parte de nuestro pensamiento se desarrolla sin el uso de los signos (palabras), en incluso inconscientemente en una parte considerable.

Max Wertheimer, uno de los fundadores de la psicología Gestat y amigo de Einstein, comentó que había interrogado a Einstein en muchas ocasiones en 1916, cuando se publicó la teoría general de la relatividad, sobre su proceso de pensamiento y éste le respondió:

Estos pensamientos no se presentaban con ninguna formulación verbal. Pienso muy raramente en términos de palabras. Llega un pensamiento y puede que más tarde intente expresarlo con palabras. Durante aquellos años sentía que estaba siguiendo una línea, que iba derecho a algo concreto. Por supuesto que es muy difícil expresar ese sentimiento con palabras… Pero lo reconozco desde una cierta perspectiva, visualmente en cierto modo.

Más tarde, Einstein escribió:

No creo que las palabras o el lenguaje, tal y como se escriben o se hablan, jueguen papel alguno en mi mecanismo de pensamiento. Las entidades psíquicas que parecen servir de elementos del pensamiento son ciertos signos e imágenes más o menos claras que pueden ser reproducidas y combinadas a voluntad… Pero considerado desde el punto de vista psicológico, este juego de combinaciones parece ser la característica esencial del pensamiento productivo, antes de que haya ninguna conexión con construcciones lógicas expresadas en palabras u otros signos que puedan ser comunicados en otras personas. Los elementos que se acaban de mencionar son, en mi caso, de tipo visual y en cierta manera muscular. Las palabras u otros signos convencionales tienen que ser buscados laboriosamente en una segunda etapa solamente, después de que el juego de asociaciones que se ha mencionado está suficientemente establecido y puede reproducirse a voluntad.

q
Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs apuntándote al Club de Amigos con una donación periódica (Mecenas) o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
28.112.320 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Joaquín Rojo Martínez

Rodrigo Lafuente
Nuevo Mecenas

Antonio Escubedo Molins

Fernando Gómez

Anónimo
“Acepten un abrazo sincero y cargado de gratitud como un mínimo gesto de correspondencia porque ustedes nos hacen pasar bien tooodo el año.”
(México)

Anónimo
(Granada)

Nicole Gaines

Arturo Martínez Martín
“Gracias por vuestro traabajo y dedicación”

Antonio Lalaguna
“Hago esta donación en nombre de mi hijo Martín L”

Alberto de la Cruz Grijalvo

Rubén Pérez Planillo
Nuevo patrocinador

Denis Gilbert
Nuevo patrocinador

Miguel Ángel González
(Barcelona)

Antonio Canedo
“Gracias por la labor que realizan.”
(Bolivia)

Roberto Selva Gomis
“Ayuda periódica para que sigáis divulgando.”

Anónimo
(México)

Raúl Benito
Nuevo patrocinador

Fernando Gómez
Nuevo Patrocinador

Rafael Florenciano Sánchez

Fernando Vidal Agustina

Manuel Graña Vázquez
(La Coruña)

José Felix Torre Santos
Patrocinador

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page