Cienciaes.com

Ciencia Nuestra de Cada Día podcast - cienciaes.com suscripción

Ciencia Nuestra de cada Día

La Naturaleza nos sorprende cada instante con multitud de fenómenos que despiertan nuestra curiosidad. La Ciencia Nuestra de Cada Día es un espacio en el que Ángel Rodríguez Lozano nos incita a mirar a nuestro alrededor y descubrir fenómenos cotidianos que tienen explicación a la luz de la ciencia.

¿Por qué no se electrocutan los pájaros que se posan sobre los cables de alta tensión?

Ave sobre cable.

Cuesta creer que los cables de alta tensión sean tan peligrosos teniendo en cuenta la alegría con la que los pájaros se posan sobre ellos. Pero no hay que fiarse de las apariencias, las leyes físicas son las mismas para seres humanos y aves.

La corriente eléctrica que circula por los cables es como un río de electrones que fluye a toda velocidad. Como el cable es un buen conductor, opone muy poca resistencia a su paso y, de esa manera, la electricidad puede recorrer largas distancias desde la central eléctrica hasta nuestros hogares o hasta los lugares de consumo.

Para que circule la corriente debe existir un  camino cerrado que permita la ida y vuelta de los electrones. Esa vuelta puede ser por otro cable o directamente por la tierra. Si cortamos el cable, se corta la corriente, pero si al cortarlo lo tocamos con la mano y estamos descalzos, o calzamos unos zapatos con suela de cuero, por ejemplo, estaremos ofreciendo un camino alternativo a esa corriente, ésta pasará a través de nuestro cuerpo hasta tierra provocando la desagradable experiencia de un calambrazo.

Si alguien toca un cable de alta tensión y ofrece un camino hasta otro cable, o hasta el suelo, la descarga será brutal. En ese caso, dado que nuestros cuerpos no son buenos conductores de la electricidad se produce un brusco aumento de temperatura que achicharra materialmente al desafortunado.

Que los  cuerpos se calientan al ser atravesados por la corriente eléctrica es fácil de comprobar, basta con encender una bombilla de incandescencia, es decir, de las que llevan un filamento. Al accionar el interruptor de la luz, cerramos el circuito y la corriente eléctrica fluye por la bombilla poniendo el filamento a temperaturas altísimas, que rivalizan con la que tiene la superficie del Sol. Lo mismo que el hierro se pone al rojo al calentarlo, el filamento de la bombilla se pone blanco y emite  luz.

Entonces ¿por qué no se electrocutan  los pájaros? En principio, un ave suele ser muy pequeña y tiene muy pocas posibilidades de tocar, al mismo tiempo, el cable y la tierra, o dos cables del tendido eléctrico. Lo normal es que el ave esté posada  sobre un solo cable de alta tensión, sin entrar  en contacto con nada más. En ese caso, no ofrece ningún camino alternativo al paso de la corriente para ir a tierra. Por supuesto, la electricidad podría entrar por una pata, atravesar el cuerpo,  y salir por la otra, pero eso no sucede  porque la corriente tiende a escoger siempre el camino mas fácil y entre seguir de pata a pata por el cable, que no tiene prácticamente resistencia, y atravesar el cuerpo del ave que sí la ofrece, y mucha, elige lo primero. Así pues, los pájaros ni se enteran.

 En cambio, cuando un ave toca con sus alas, al mismo tiempo, dos cables del tendido eléctrico, o un cable y  la torre que lo sujeta, -esto le suele suceder a las rapaces de gran envergadura de alas-, está ofreciendo un camino alternativo mucho más interesante para el paso de la corriente. El río de electrones puede elegir entre continuar recorriendo los cables durante kilómetros y pasar a tierra a través de los distintos  aparatos eléctricos, que en conjunto oponen una gran resistencia, o pasar directamente  del cable a tierra cruzando el cuerpo del animalito. La opción más fácil es pasar en bloque a través del animal y el pobre pájaro no dice "ni pío".


Botón de donación

Gracias a todos los que, con vuestras donaciones, hacéis posible CienciaEs

Colabore con cienciaes.com

———- O ———-


15.763.335
audios servidos desde 2009.

———- O ———-

Agradecemos la donación de:

Antonio Vera
“Continúen, por favor. Gracias”
(Málaga)

Natalia Morales
“Colaborar para que sigan enriqueciendo la web con buena información.”
(San José, Costa Rica)

David Bueno González
(Torrefarrera, Lerida)

Francisco Calvo Sánchez
“Gracias por muchas horas de entretenimiento…”
(Zaragoza)

Francisco Morato Bermejo
(Alcala de Henares, Madrid)

Javier García Santos
“Una pequeña ayuda para un magnifico trabajo. Gracias y ánimo.”
(Pinto, Madrid)

Andreu M Climent
“Aportacion mensual”

Rafael Florenciano Sánchez
“Gracias por vuestra labor”
(Murcia)

Javier De la Calle García
“Nos encanta vuestro trabajo. Aprendemos mucho. Gracias”
(Alcobendas, Madrid)

Anónimo
“Para mis amigos de cienciaes.”
(Chile)

Fabian De Saa Misa
“Gracias por ese esfuerzo ;)”

Alberto Peralta Ramos
“Radio CienciaEs”

José María Gil Montano
“Apoyo a la divulgación”

Anónimo
(Estados Unidos)

Francisca Matesanz Balllesteros
“Un poco de ayuda.”
(Madrid)

Anónimo
(México)

Francisco Ballesteros Blanca
“Simplemente Gracias.”
(Peligros, Granada)

Raul Carrillo Garrido
(Coslada, Madrid)

Juan Solsona Harster
“Colaborar con estos estupendos Podcast”
(Barcelona)

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán

Francisco Maluenda de los Santos
“Divulgar la ciencia”
(Carcaixent, Valencia)

César Cavazos
(Pasadena, TX, Estados Unidos)

Rubén Bejarano Checa
“Para mis amigos de cienciaes.”
(Madrid)

Carlos Cabrera
“Gracias por su podcast”
(México DF)

Andreu M Climent
“Aportacion mensual”

Anna Andrés Ribas
“Gracias”

Alberto Peralta Ramos
“Radio Cienciaes”

José Enrique García Afonso
(Santa Cruz de Tenerife)

Vanessa Armesto Hernández

Pedro García
“Os agradezco de corazón el trabajo que realizáis para el disfrute nuestro, de los oyentes.”
(Bilbao)

Anónimo
“Muy agradecido, muy agradecido, muy agradecido.”
(México)

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page