Cienciaes.com

Ciencia Nuestra de Cada Día podcast - cienciaes.com suscripción

Ciencia Nuestra de cada Día

La Naturaleza nos sorprende cada instante con multitud de fenómenos que despiertan nuestra curiosidad. La Ciencia Nuestra de Cada Día es un espacio en el que Ángel Rodríguez Lozano nos incita a mirar a nuestro alrededor y descubrir fenómenos cotidianos que tienen explicación a la luz de la ciencia.

¿Por qué no se electrocutan los pájaros que se posan sobre los cables de alta tensión?

Ave sobre cable.

Cuesta creer que los cables de alta tensión sean tan peligrosos teniendo en cuenta la alegría con la que los pájaros se posan sobre ellos. Pero no hay que fiarse de las apariencias, las leyes físicas son las mismas para seres humanos y aves.

La corriente eléctrica que circula por los cables es como un río de electrones que fluye a toda velocidad. Como el cable es un buen conductor, opone muy poca resistencia a su paso y, de esa manera, la electricidad puede recorrer largas distancias desde la central eléctrica hasta nuestros hogares o hasta los lugares de consumo.

Para que circule la corriente debe existir un  camino cerrado que permita la ida y vuelta de los electrones. Esa vuelta puede ser por otro cable o directamente por la tierra. Si cortamos el cable, se corta la corriente, pero si al cortarlo lo tocamos con la mano y estamos descalzos, o calzamos unos zapatos con suela de cuero, por ejemplo, estaremos ofreciendo un camino alternativo a esa corriente, ésta pasará a través de nuestro cuerpo hasta tierra provocando la desagradable experiencia de un calambrazo.

Si alguien toca un cable de alta tensión y ofrece un camino hasta otro cable, o hasta el suelo, la descarga será brutal. En ese caso, dado que nuestros cuerpos no son buenos conductores de la electricidad se produce un brusco aumento de temperatura que achicharra materialmente al desafortunado.

Que los  cuerpos se calientan al ser atravesados por la corriente eléctrica es fácil de comprobar, basta con encender una bombilla de incandescencia, es decir, de las que llevan un filamento. Al accionar el interruptor de la luz, cerramos el circuito y la corriente eléctrica fluye por la bombilla poniendo el filamento a temperaturas altísimas, que rivalizan con la que tiene la superficie del Sol. Lo mismo que el hierro se pone al rojo al calentarlo, el filamento de la bombilla se pone blanco y emite  luz.

Entonces ¿por qué no se electrocutan  los pájaros? En principio, un ave suele ser muy pequeña y tiene muy pocas posibilidades de tocar, al mismo tiempo, el cable y la tierra, o dos cables del tendido eléctrico. Lo normal es que el ave esté posada  sobre un solo cable de alta tensión, sin entrar  en contacto con nada más. En ese caso, no ofrece ningún camino alternativo al paso de la corriente para ir a tierra. Por supuesto, la electricidad podría entrar por una pata, atravesar el cuerpo,  y salir por la otra, pero eso no sucede  porque la corriente tiende a escoger siempre el camino mas fácil y entre seguir de pata a pata por el cable, que no tiene prácticamente resistencia, y atravesar el cuerpo del ave que sí la ofrece, y mucha, elige lo primero. Así pues, los pájaros ni se enteran.

 En cambio, cuando un ave toca con sus alas, al mismo tiempo, dos cables del tendido eléctrico, o un cable y  la torre que lo sujeta, -esto le suele suceder a las rapaces de gran envergadura de alas-, está ofreciendo un camino alternativo mucho más interesante para el paso de la corriente. El río de electrones puede elegir entre continuar recorriendo los cables durante kilómetros y pasar a tierra a través de los distintos  aparatos eléctricos, que en conjunto oponen una gran resistencia, o pasar directamente  del cable a tierra cruzando el cuerpo del animalito. La opción más fácil es pasar en bloque a través del animal y el pobre pájaro no dice "ni pío".


Botón de donación

Necesitamos vuestras donaciones para continuar divulgando la Ciencia

Colabore con cienciaes.com

———- O ———-


15.119.265
audios servidos desde 2009.

———- O ———-

Agradecemos la donación de:

Andreu Martínez Climent
(Madrid)

José Antonio Martínez Giraldo
“Hola de nuevo desde Madrid. Un cariñoso abrazo y, de nuevo, mi agradecimiento a todos vosotros por mantener viva mi curiosidad y mi apetito científicos. Por favor… está siendo un tiempo duro en la podcastfera… ¡no os vayáis nunca!”

Mario Ramos Martínez

Sheila Montaña Esteban
“Gracias por estar ahí”
(Cuenca)

Jorge Echevarria
(Barcelona)

Anónimo.
(Aranjuez, Madrid)

Alberto Peralta Ramos
“Radio CienciaEs”

Elisa Romero Moreno
“Muuuuuchas gracias. Espero que podáis continuar mucho tiempo más impulsando nuestras inquietudes y ayudándonos a aprender, amar e ilusionarnos con la ciencia.
¡Un abrazo enorme desde Seúl!! 너무 너무 감사합니다!!!

Imanol Ziarsolo Ormaeche
(Bilbao, Vizcaya)

José Manuel Azor Martínez
“Ciencia”

Tomás Carralero Correderas
“Gracias por esos ratos de auténtico placer intelectual que me proporcionan todos sus podcast”
(Getafe, Madrid)

Ismael Sánchez
“Suelo escuchar los podcast por la mañana camino del trabajo. Y siempre aprendo algo, me hago preguntas y me divierto.”
(Castlebar, Irlanda)

Enrique Seoane Pesqueira
“Por su continuidad…”
(A Coruña)

Raul Carrillo Garrido
(Coslada, Madrid)

Raul P.
“Mil gracias y genial trabajo.”
(Cáceres)

Anónimo.
“Tiempos difíciles. Arriba el ánimo. Gracias por su esfuerzo.”
(México)

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán

Anónimo
“Donación desde Austria”

Leopoldo Mondragón Anaya
(México)

Anónimo
“Muchas gracias de Alemania”

Paul Vincelli
(Lexington, KY, Estados Unidos)

Oscar Martínez
(Buenos Aires, Argentina)

Maria Noelia Sánchez Varela
“Un saludo desde Suiza, muchas gracias por vuestro trabajo”

Juan Carlos Casas Cristobal
(Madrid)



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page