Cienciaes.com

Ciencia Nuestra de Cada Día podcast - cienciaes.com suscripción

Ciencia Nuestra de cada Día

La Naturaleza nos sorprende cada instante con multitud de fenómenos que despiertan nuestra curiosidad. La Ciencia Nuestra de Cada Día es un espacio en el que Ángel Rodríguez Lozano nos incita a mirar a nuestro alrededor y descubrir fenómenos cotidianos que tienen explicación a la luz de la ciencia.

¿Por qué rugen mis tripas cuando retraso la hora de comer?

Borborigmo - La ciencia nuestra de cada Día podcast

No hay razones para preocuparse, esos ruidos son naturales y los sufrimos todos en mayor o menor medida, especialmente, como bien dices, cuando se retrasa la hora de la comida. En medicina, que tienen palabras complicadas para todo, lo llaman “borborigmos”, una palabra que deriva del griego y que se aplica a algo que retumba o produce un ruido sordo.

Los ruidos se deben a las contracciones coordinadas de los intestinos y del estómago, siempre los hay, aunque lo normal es no llegar a oírlos. Es más, cuando un médico aplica su fonendoscopio sobre el abdomen de una persona y no oye nada, mala señal, probablemente esa persona tenga una parálisis o una obstrucción intestinal, así que ya saben, cuando las tripas suenan es porque nuestro aparato digestivo funciona. Ahora bien ¿por qué, a veces, esos ruidos se amplifican hasta el punto de sacarnos los colores de vergüenza?

Podríamos decir que los ruidos estomacales vienen a ser el “lenguaje” con el que se expresa nuestro aparato digestivo. Y es natural que suene, porque el aparato digestivo empieza por la boca y acaba en el ano y, entre un punto y el otro, la comida tiene que recorrer nada menos que 11 metros. Cualquier instrumento musical de viento se basa en hacer pasar el aire por un tubo más o menos largo, yo, que estoy aprendiendo a tocar el trombón, consigo un sonido más intenso con un tubo más corto.

Cierto es que el tubo digestivo no es un trombón, por él no pasa aire solamente sino una mezcla de sólidos, líquidos y gases en distintas proporciones que forman una sustancia semifluida que, al pasar del estómago al intestino recibe el nombre de quilo. No es nada fácil hacer pasar algo por un tubo tan largo, máxime cuando la superficie interior es rugosa, de distintos diámetros y además está curvado con multitud de vueltas y revueltas. Si intentáramos diseñar algo así, seguro que quedaría obstruido al primer intento.

La naturaleza, sin embargo, resuelve ese problema todos los días. Para hacer avanzar los alimentos el tubo digestivo está en continuo movimiento, digamos que se contrae y se alarga como una enorme lombriz obligando a avanzar el contenido de su interior. Dado que lo que circula por dentro no es homogéneo del todo, hay restos de alimentos, líquidos y gases, ¡No vamos a pedirle que lo haga silenciosamente!

El ruido depende, como pueden imaginar, de lo que circula por el interior del tubo y no siempre circula lo mismo. Pongamos un ejemplo (el más habitual) si usted es una persona más o menos organizada, comerá habitualmente a la misma hora y su cuerpo lo tendrá todo preparado para añadirle a su comida el cóctel de saliva, jugos gástricos, jugos intestinales, bilis, etc, que irán transformando el alimento y preparándolo para extraerle los nutrientes. Al comer, los alimentos se mezclan con todo eso y recorren su camino produciendo ruidos apagados que, en condiciones normales, sólo pueden ser detectados con un fonendoscopio.

Imagine ahora que un día se retrasa la hora de comer. Su cuerpo no entiende de obligaciones ajenas a la digestión así que, a la hora habitual, prepara todo su arsenal de jugos digestivos. Sin embargo, la comida no llega. Los jugos caen entonces en el estómago vacío, se mezclan con el aire, el estómago se mueve para impulsar la mezcla y, como consecuencia, los sonidos aumentan y se amplifican como si todo el conjunto se convirtiera en un instrumento de viento. Al avanzar la mezcla de aire y jugos, movidos por las contracciones del estómago, retumban y pasan al intestino delgado donde el sonido se amplifica aún más. De nuestro abdomen emerge entonces un sonido sordo que a nosotros, debido a que la transmisión interna del sonido es mucho mejor, nos parece un trueno. Es el borborigmo.

Por supuesto, la situación varía de unos a otros, depende de la cantidad de gas que circule por el interior de su tracto digestivo, de las bebidas ingeridas y de otras circunstancias que pueden favorecer la secreción de jugos, como el estado de estrés o los problemas de salud que una persona pueda tener.

Lo normal es que los ruidos se deban al retraso a la hora de comer así que, si quiere evitarlos, tómese un aperitivo. Si, a pesar de todo, sus tripas suenan, no se aflija, el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra.


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
33,4 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Fernando de Bayon Mecenas

Manuel Torres Sevilla Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la ciencia” Mecenas

Daniel César Román Mecenas

Eva Morales Galindo
Mecenas

Sergio Requena
“!Muchos abrazos! ¿Qué os parece hacer un programa sobre el deporte de la escalada en clave científica?”
Mecenas

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Ignacio Arregui
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete Porta
Mecenas

David Valentín Puertas de la Plaza
Mecenas

Sebastián Ulises Abdel Aguiar
Mecenas

Susana Larrucea Mecenas

José Luis Orive Anda
“Agradecimiento” Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Rubén Barrante
Mecenas

Diego Jesús Rosa Gil
“Muchas gracias por vuestros programas*
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
“Ni el ERTE, ni pagar a hacienda ha evitado mi humilde donativo para agradeceros el conocimiento que ofrecéis.”
Mecenas

JMiguel Zubillaga Veramend
Mecenas

Juan Luis Jimeno Higuero
Mecenas

Marlon Laguna
Mecenas

Rosangel Tejeda Mecenas

Anónimo
“Reciban saludos y gratitud enviados desde México. Gracias por su continuado esfuerzo.”
Mecenas

Luis Fernando García Álvarez Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
“Gracias por vuestro trabajo” Mecenas

Daniel Pérez Alonso Mecenas

Ricardo Sacristán Laso
Mecenas

Jorge Olalla
Mecenas

Juan Cuadro Espada
Mecenas

Montserrat Pérez González
Mecenas

Federico Roviralta Pena
Mecenas

Benjamín Toral Fernández
Mecenas

Alberto Hernando Martínez
“Me quedo en casa escuchando Cienciaes”
Mecenas

Jesús Casero Manzanaro
“Seguir, por favor.”
Mecenas

Ramón Bernardo
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino Ceprian
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Antonio Castro Casal
Mecenas

Daniel César Román Sáez
Mecenas

Miguel García Cordero
“Gracias por tanta horas de conocimiento y entretenimiento. No tengo palabras para agradeceros la dedicación y el esfuerzo que hacéis por mantener este proyecto. Me uno al grupo de amigos que colaboran a conseguirlo. Un fuerte abrazo a todos y en especial a ti Ángel.”
Mecenas

Javier Martin Ona
Mecenas

Carolina Ledesma Prieto
“Gracias por el trabajo que hacen”
Mecenas

Claudio Leon Delgado
Mecenas

José María Aritzeta Iraola
“Muchas gracias por enseñar y entretener. Me hacéis pasar muy buenos momentos”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page