Cienciaes.com

Ciencia Nuestra de Cada Día podcast - cienciaes.com suscripción

Ciencia Nuestra de cada Día

La Naturaleza nos sorprende cada instante con multitud de fenómenos que despiertan nuestra curiosidad. La Ciencia Nuestra de Cada Día es un espacio en el que Ángel Rodríguez Lozano nos incita a mirar a nuestro alrededor y descubrir fenómenos cotidianos que tienen explicación a la luz de la ciencia.

¿Cómo se mide el paso del tiempo utilizando los anillos de los árboles?. ¿Hasta cuándo se puede medir así?

Dendrocronología - Ciencia Nuestra de Cada Día

Si un árbol nos muestra en sus anillos el crecimiento año a año, es lógico pensar que, una vez cortado, sólo podemos contar los años que han pasado entre el momento de su nacimiento – el anillo más interior – y el de su muerte – el anillo más exterior ¿Cómo podemos ir más atrás en el tiempo? Ése es el cometido de un método de datación cronológica denominado Dendrocronología.

Vamos a aclarar unos conceptos básicos antes de responder a las preguntas.

Los árboles son unos seres vivos que al contrario de nosotros, no paran de crecer en toda su vida, aunque lo hacen de forma discontinua. Cada año, el árbol añade una capa de madera a su tronco, una capa que tiene un espesor concreto. Cuando el árbol se corta, las capas de crecimiento acumuladas a lo largo de su vida quedan al descubierto en forma de anillos concéntricos que, como si de un libro autobiográfico se tratara, llevan escritos los cambios del clima y los acontecimientos que marcaron su vida.

En un año concreto, pasados los rigores del invierno, el árbol comienza a crecer – a engordar podríamos decir- en el espacio que hay entre la madera del año anterior y la corteza. En primavera, cuando la humedad es máxima, el árbol gasta su energía generando nuevas células de crecimiento, estas células son grandes y van engrosando el tronco. A medida que se acerca el verano, y el agua comienza a escasear, el árbol sigue creciendo pero el tamaño de las nuevas células es menor. A finales del otoño el crecimiento se detiene y las células mueren. El contraste entre estas células más pequeñas y las células nuevas y grandes que comienzan a crecer al año siguiente es el que nos permite diferenciar los anillos y hacen posible su recuento. Por supuesto, ahora existen medios para tomar muestras de la secuencia de anillos sin tener que cortar el árbol, como les indicamos en las imágenes que hemos colocado a la derecha del texto.

No todos los anillos de un mismo árbol son iguales, en su crecimiento influyen muchos factores. Por ejemplo: no es lo mismo un año abundante en lluvias que un año seco, en el primer caso un árbol crecerá más y el anillo correspondiente será más grueso, en el otro, el anillo será más estrecho. Si el árbol escogido crece en a gran altitud, la temperatura juega un papel importante, si el año es muy frío, el anillo es estrecho, si las temperaturas han sido más templadas, el anillo es más ancho. Además del clima intervienen muchos otros factores: la salud del árbol, una plaga que lo debilita, la lucha con otros árboles por el espacio, un incendio, etc. La dendrocronología debe tener todos esos factores en cuenta y hacer un uso complejo de las estadísticas antes de sacar conclusiones.

Ahora bien, supongamos que investigamos un yacimiento arqueológico y que en él aparece un tronco de árbol bien conservado en el que se pueden distinguir los anillos, ese tronco pudo haber formado parte de las columnas de una casa, de las vigas que soportaban el tejado o haber sido utilizado como mueble, por citar unos ejemplos. Por supuesto, con el número de anillos podemos conocer la edad del árbol pero no la del yacimiento, ya que no sabemos cuando fue cortado, pero hay una forma de averiguarlo, si el yacimiento no es muy antiguo.

Una fórmula consiste en estudiar series de árboles cada vez más antiguos. Primero se estudia un árbol reciente, cuya edad conocemos, y se extrae la mayor información posible de sus anillos. Imaginemos que en algún momento de su vida hubo una oscilación climática y se dieron varios años fríos. Los anillos correspondientes a esos años serán muy estrechos en el árbol que estudiamos y en todos los de la zona. Determinamos a qué años corresponde esa secuencia particular. Luego buscamos otro árbol que haya muerto poco después de ese periodo concreto, lo mismo que el anterior tendrá la secuencia de anillos estrechos pero, al ser más antiguo, estarán en su parte mas externa del tronco. Así pues, partiendo de la serie en el primer árbol, iremos contando hacia atrás, al llegar a los anillos estrechos, saltaremos al árbol más antiguo y continuaremos contando hacia atrás. Si después se identifica otra zona característica y se tiene un árbol más antiguo todavía, el proceso se puede repetir y así retrocedemos más en el tiempo.

Así se ha logrado llegar en algunos lugares hasta 10.000 mil años atrás.
Lógicamente, en los lugares donde existen árboles muy viejos la secuencia cronológica es más fácil de lograr. El árbol que mostramos en la imagen proporciona una secuencia que nos permite llegar desde 1953, cuando fue cortado, hasta 1577. En algunos lugares, como por ejemplo, unos árboles que existen en Great Basin, en California, viven todavía árboles que tienen 4.000 años de edad y existe madera muerta de más de 10.000 años. En los lugares donde ya no existen árboles tan viejos, los científicos buscan en las vigas de madera de las iglesias o en los edificios antiguos.

Muchas cosas se pueden averiguar con la dendrocronología, y una buena muestra de ello es la historia de Andrew Ellicot Douglass, el astrónomo americano que comenzó a utilizar este método de datación. Douglass no buscaba una forma de datar un yacimiento arqueológico, él quería descubrir si las manchas solares que surgen periódicamente en el Sol han influido en el clima de la Tierra. Su tesón permitió sentar las bases de una nueva forma de medir el tiempo: la dendrocronología.


Botón de donación
Colabora al mantenimiento de CienciaEs con una donación puntual o haciéndote patrocinador
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
26.390.465 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Diego Isaac Rivera
Patrocinador

Sergio Requena
“Muchas gracias por saciar las mentes de miles de personas con ansias de saber. Lo que no han sabido hacer los profesores en las aulas, vosotros lo estáis consiguiendo con mucha arte además.”

Francisco Javier Martin Muñoz

Marcos Dominguez Vega
“Nuevo Colaborador”

Alex M104
Nuevo Patrocinador

José Luis Nuñez Muñoz
“Gracias por divulgar”

Alfredo Pérez Montero
“ Gracias por vuestra labor”

Francisco Calvo Sánchez
Nuevo Patrocinador

Antonio Cerqueiro Fraga

Anónimo
“Muchas gracias a todo el equipo por su esfuerzo. Por favor acepten un abrazo desde México.”

Sergio Rodríguez González
“ayudina”

Antonio Ramos Muñoz
Nuevo Patrocinador

Enrique Rodríguez Gago
“Gracias”
(Rabanales, Zamora)

Rodrigo Vargas
Nuevo Patrocinador

Francisco Javier Arias Walls

Anónimo
“Ciencia para Escuchar”

Francisco Gracia Coiduras

José Pascual Gimeno Marí

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán

Nacho Benvenuty Cabral

Aniceto González Rivera

Antonio Lalaguna Lisa
“Hago esta donación en nombre de mi hijo Martín L”

Anónimo

Jorge Valencia Jiménez
“Os felicito por la labor que estáis haciendo de difundir la ciencia de manera desinteresada.”
(Málaga)

Luis Pedrero
“Gracias por darme horas y horas de ciencia divertida y enriquecedora, saludos desde México”

Daniel Ocaña
_(Algeciras, Cádiz)

Fermin Bernaus
“Muchos ánimos y mi agradecimiento por tantas horas de amena escucha y por hacernos trabajar a todos un poquito más el cerebro.”

Arenor
Nuevo Patrocinador

Mario Brambilla
“ CienciaES Ciencia para EScuchar”

Jorge Echevarría Tellería

Juan Moreno Flores
“Ciencia para Escuchar”

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page