Cienciaes.com

Ciencia Nuestra de Cada Día podcast - cienciaes.com suscripción

Ciencia Nuestra de cada Día

La Naturaleza nos sorprende cada instante con multitud de fenómenos que despiertan nuestra curiosidad. La Ciencia Nuestra de Cada Día es un espacio en el que Ángel Rodríguez Lozano nos incita a mirar a nuestro alrededor y descubrir fenómenos cotidianos que tienen explicación a la luz de la ciencia.

¿Por qué las mujeres tienen la piel más caliente que los hombres en verano?

Ciencia Nuestra de Cada Día podcast - cienciaes.com

“No hay forma de ponerse de acuerdo, – se quejaba amargamente Félix, un amigo mío cuyo nombre he cambiado para evitarle problemas con su pareja- en invierno ella tiene siempre las manos frías y en verano, cuando más calor hace, tiene la piel ardiendo.”

Respecto a la primera parte de la queja ya hablamos en un capítulo pasado de La Ciencia Nuestra de Cada Día titulado ¿Por qué ella tiene las manos frías? Decíamos allí que las temperatura interna de las personas – y fíjense bien que recalco lo de “interna”- difieran poco (entre 36,5 y 37,5ºC). Sin embargo, no podemos decir lo mismo de aquellas zonas de nuestro cuerpo que están en la periferia, en contacto con el ambiente, nuestra piel por ejemplo. Si el ambiente es frío, pongamos 10ºC, habrá una enorme diferencia entre la temperatura del aire y nuestra temperatura interna (de 27ºC por término medio) . Lógicamente, el paso de una temperatura a otra no es brusco, se produce paulatinamente y por ello la piel en contacto con el aire estará más fría que el interior del cuerpo.

Ahora bien, ¿qué sucede cuando la temperatura del ambiente exterior es muy alta, por encima incluso de la temperatura interna de nuestro cuerpo, pongamos 40ºC?, algo que conocemos muy bien los que hemos vivido en las tierras de Extremadura.

Conocemos un principio fundamental de la Termodinámica que viene a decir: el calor siempre va de un cuerpo más caliente a uno más frío. Así pues, en este caso, y con la Física en la mano, estaríamos sentenciados. Si no hubiera ningún mecanismo capaz de evitarlo, nuestros cuerpos subirían irremediablemente de temperatura y acabaríamos por morir de calor. Así sucede muchas veces cuando hablamos de “golpe de calor”.

Mecanismo regulador del calor corporal

Tranquilícense, también en este caso nuestro organismo se las apaña para evitar el aumento de la temperatura, aunque sea luchando contra corriente. El mecanismo salvador es la evaporación del sudor. Aunque, eso sí, a la hora de sudar, se ha descubierto que existen, por término medio, diferencias muy interesantes entre hombres y mujeres.

El calor no es algo material, no es un fluido real que se mueva de un lado a otro como defendían los antiguos. El calor es movimiento. Nuestros cuerpos y los que nos rodean están compuestos de átomos y moléculas que se mueven, vibran, giran y chocan unas con otras. Si una molécula con mayor energía de movimiento (más caliente) choca con otra más lenta ( más fría) le transmite parte de su energía ( le transmite el calor). Así pues, como el calor es movimiento transmitido, a la hora de eliminar el calor sobrante de nuestro cuerpo, un factor fundamental es el sudor.

El sudor es básicamente agua y el agua a temperatura ambiente es líquida, sus moléculas se mueven muy cerca unas de otras atraídas por fuerzas eléctricas; resbalan unas con otras, vibran, chocan, pero no tienen libertad para volar libre e independientes como sucede con las moléculas de un gas. Para que una molécula de agua escape del líquido necesita adquirir movimiento, como si le dieran una buena patada que la lanzara por los aires, como un balón. Dicho de otra manera, necesita energía para escapar.

Lógicamente, la energía que adquiere la molécula al escapar se la tiene que robar a las que quedan en el líquido y éstas se enfrían. Ése es el mecanismo refrigerador del sudor. Las glándulas sudoríparas empapan de sudor la piel, las moléculas de agua comienzan a escapar, a evaporarse, van robando calor y enfrían nuestra piel y nuestro cuerpo.

Cada vez que una molécula de agua del sudor escapa y se convierte en vapor absorbe una considerable cantidad de energía (un gramo de agua necesita 500 calorías para convertirse en vapor). Si el ambiente es muy caluroso, sudamos. Si la humedad del ambiente es baja y corre la más mínima brisa, las moléculas que se han convertido en vapor son arrastradas y otras nuevas se evaporan favoreciendo la pérdida de calor. Ésa es la razón por la que un poco de viento alivia en los días calurosos. Si la humedad es alta y no se mueve el aire, la evaporación es lenta, acabamos empapados de sudor y asfixiados de calor.

Tanto los hombres como las mujeres tenemos glándulas sudoríparas, entre 2 y cuatro millones repartidas por todo el cuerpo, ahora bien, según toda una serie de estudios científicos, algunas de cuyas referencias ponemos al final, no las utilizamos de igual manera. Dos aspectos fundamentales nos diferencian (siempre por término medio, por supuesto): Los hombres sudamos más, es decir, liberamos mayor cantidad de sudor, no porque tengamos más glándulas sino porque éstas producen más, a mayor sudoración, en condiciones adecuadas de humedad externa y ventilación, hay también mayor evaporación y por lo tanto nuestra piel se refresca más que la de la mujer.

Pero hay otro factor, más importante todavía. En nuestro cerebro se encuentra el centro regulador de la temperatura corporal, un verdadero termostato, llamado hipotálamo. Desde el hipotálamo parten las órdenes para combatir el frío o el calor, según convenga. Bien pues este termostato corporal se activa en la mujer a un temperatura ligeramente superior a la del hombre. De esta manera, el hombre suele empezar a sudar antes que la mujer y por lo tanto la piel baja antes su temperatura. Si en esos momentos nuestra compañera de fatigas nos toca, es probable que diga: ¡Uy, que fresquito estás! Y se acerque más a nosotros con su piel ardiente.

El sudor en exceso también tiene sus inconvenientes: olor, incomodidad, etc. Por esa razón hay quien dice: “El hombre suda y la mujer… transpira”.

REFERENCIAS

Sex differences in the effects of physical training on sweat gland responses during a graded exercise.


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
33,4 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Fernando de Bayon Mecenas

Manuel Torres Sevilla Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la ciencia” Mecenas

Daniel César Román Mecenas

Eva Morales Galindo
Mecenas

Sergio Requena
“!Muchos abrazos! ¿Qué os parece hacer un programa sobre el deporte de la escalada en clave científica?”
Mecenas

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Ignacio Arregui
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete Porta
Mecenas

David Valentín Puertas de la Plaza
Mecenas

Sebastián Ulises Abdel Aguiar
Mecenas

Susana Larrucea Mecenas

José Luis Orive Anda
“Agradecimiento” Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Rubén Barrante
Mecenas

Diego Jesús Rosa Gil
“Muchas gracias por vuestros programas*
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
“Ni el ERTE, ni pagar a hacienda ha evitado mi humilde donativo para agradeceros el conocimiento que ofrecéis.”
Mecenas

JMiguel Zubillaga Veramend
Mecenas

Juan Luis Jimeno Higuero
Mecenas

Marlon Laguna
Mecenas

Rosangel Tejeda Mecenas

Anónimo
“Reciban saludos y gratitud enviados desde México. Gracias por su continuado esfuerzo.”
Mecenas

Luis Fernando García Álvarez Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
“Gracias por vuestro trabajo” Mecenas

Daniel Pérez Alonso Mecenas

Ricardo Sacristán Laso
Mecenas

Jorge Olalla
Mecenas

Juan Cuadro Espada
Mecenas

Montserrat Pérez González
Mecenas

Federico Roviralta Pena
Mecenas

Benjamín Toral Fernández
Mecenas

Alberto Hernando Martínez
“Me quedo en casa escuchando Cienciaes”
Mecenas

Jesús Casero Manzanaro
“Seguir, por favor.”
Mecenas

Ramón Bernardo
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino Ceprian
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Antonio Castro Casal
Mecenas

Daniel César Román Sáez
Mecenas

Miguel García Cordero
“Gracias por tanta horas de conocimiento y entretenimiento. No tengo palabras para agradeceros la dedicación y el esfuerzo que hacéis por mantener este proyecto. Me uno al grupo de amigos que colaboran a conseguirlo. Un fuerte abrazo a todos y en especial a ti Ángel.”
Mecenas

Javier Martin Ona
Mecenas

Carolina Ledesma Prieto
“Gracias por el trabajo que hacen”
Mecenas

Claudio Leon Delgado
Mecenas

José María Aritzeta Iraola
“Muchas gracias por enseñar y entretener. Me hacéis pasar muy buenos momentos”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page