Cienciaes.com

Ciencia Nuestra de Cada Día podcast - cienciaes.com suscripción

Ciencia Nuestra de cada Día

La Naturaleza nos sorprende cada instante con multitud de fenómenos que despiertan nuestra curiosidad. La Ciencia Nuestra de Cada Día es un espacio en el que Ángel Rodríguez Lozano nos incita a mirar a nuestro alrededor y descubrir fenómenos cotidianos que tienen explicación a la luz de la ciencia.

¿Por qué las mujeres que viven juntas tienen la regla al mismo tiempo?

Feromonas femeninas - La Ciencia Nuestra de Cada Día - Cienciaes.com

Hace un par de meses, mi hija quedó en casa con varias amigas para pasar el día juntas. Como estaban de vacaciones, al final decidieron quedarse a dormir todas en mi casa. Una de ellas tenía el periodo menstrual en ese momento y, para sorpresa de mi hija, el suyo se adelantó varios días. El asunto fue comentado posteriormente entre ellas y, al parecer, no fue el único caso. Parecía como si las hormonas de todas se hubieran puesto de acuerdo para actuar al mismo tiempo ¿Por qué?

Investigando la respuesta descubrí que esa misma observación había sido origen de varias historias de contenido científico.

La reunión de científicos y la estudiante

El primer capítulo de la historia tuvo lugar a finales de los años 60 y lo cuenta Miriam Horn en el libro “Rebels in White Gloves: Coming of Age with Hillary’s Class – Wellesley ’69”. En un pasaje de ese libro se menciona a una joven estadounidense de 20 años, estudiante de psicología, llamada Martha McClintock. Martha había sido invitadaa asistir, junto a un puñado de estudiantes, a una reunión científica en el Jackson Laboratory, en Maine. Era una oportunidad única para ella porque allí se había juntado un buen número de renombrados biólogos para discutir sobre feromonas. Las feromonas son sustancias químicas emitidas por ciertos animales que, según revelaban los experimentos, tenían una notable influencia en el comportamiento sexual de los animales que las detectaban.

En un receso de la reunión, algunos de esos científicos comentaban, en petit comité, un hecho curioso que habían comprobado en sus laboratorios. Las hembras de ratones de sus experimentos, que en un principio tenían sus ritmos ovulatorios distintos antes de juntarlas, cuando se las colocaban en la misma jaula acababan ovulando todas al mismo tiempo. Martha, que escuchaba atentamente la conversación, recordó que algo parecido sucedía en su residencia de estudiantes. Entonces “espoleada por la curiosidad y olvidándose de su timidez” – como ella misma cuenta – intervino en la conversación diciendo: “Como ustedes saben, entre los seres humanos también sucede lo mismo”.

Los contertulios miraron a la estudiante con cara de sorpresa, no lo sabían, eran todos hombres y no tenían ni idea de cosas íntimas femeninas. Es más, Martha tuvo la impresión de que, en el fondo, pensaban que estaba diciendo una tontería. No obstante, los investigadores, haciendo gala de cortesía, optaron por zanjar la cuestión científicamente. Le preguntaron: ¿Puede probarlo? Martha se limitó a contestar que en el dormitorio común que compartía con varias chicas de la universidad, con el tiempo, acababan sincronizando sus periodos menstruales. “De todas formas – contestaron educadamente- hasta que no lo demuestre científicamente, esa evidencia carece de valor”. Y… siguieron hablando de ratones.

El reto

La conversación dejó una marca en la estudiante y, una vez de vuelta en la Universidad, su tutora, Patricia Sampson, la animó a afrontar el reto.

Martha pensó que no había mejor laboratorio que aquel en el que había constatado el sincronismo de las menstruaciones, es decir, su propia residencia femenina de estudiantes. Se puso manos a la obra y diseñó un ambicioso estudio para demostrar su hipótesis.

Convenció a las 135 mujeres que compartían con ella la residencia para que participaran en el estudio y todas aceptaron. Un año después, expuso los resultados del estudio en su tesis de graduación en Harvard. Más tarde, el sociobiólogo E.O. Wilson, famoso por sus estudios en la señalización química entre hormigas, la convenció para que enviara un artículo a la revista Nature. El artículo se publicó en 1971, cuando Martha tenía 23 años, y es la primera evidencia científica de que los humanos también estamos sometidos al poder de las feromonas.

Experimento de la residencia femenina

En la residencia universitaria convivían un total de 135 mujeres con edades comprendidas entre los 17 y los 22 años. La residencia era grande y las estudiantes vivían y dormían en habitaciones individuales o dobles, distribuidas en distintas alas del edificio. El estudio no se limitó a comparar las fechas en las que las chicas menstruaban, éstas, además, tenían que aportar muchos otros datos que podrían influir en la sincronización: amigas con las que pasaban más tiempo, compañeras de habitación, grupos de convivencia, uso de anticonceptivos, incluso el número de veces que habían estado en compañía masculina.

Todas las participantes fueron facilitando de buena gana las fechas exactas en las que habían tenido el periodo menstrual y pronto Martha pudo demostrar científicamente la veracidad de su hipótesis. Comprobó que las compañeras de habitación y las amigas que pasaban mucho tiempo juntas adquirían un alto grado de sincronismo en su periodo menstrual. En cambio, cuando se analizaba todo el conjunto de las 135 participantes para evaluar el efecto de los hábitos comunes, como la comida, o las tensiones de los exámenes, no se encontró ninguna sincronización.

Así pues eran las mujeres que tenían más contacto entre sí, las amigas íntimas y las compañeras de habitación, las que sincronizaban sus ciclos menstruales y, además, el sincronismo se alcanzaba rápidamente, al poco tiempo de convivir juntas.

Martha McClintock descartó otras causas, incluso la presencia masculina que, dicho sea de paso, comprobó que influye en otro sentido, acortando la duración de los ciclos de la mujer que tiene la relación.

Todo esto demostró que la sincronización existe y McClintock aventuró que la causa podría ser debida a ciertas feromonas emitidas por las mujeres durante el ciclo menstrual. Así pues el estudio viene a decir que el sincronismo no es casual y esa afirmación tiene base científica. En cuanto a que la causa fueran las feromonas, era sólo una hipótesis que aun había que demostrar. La conclusión de su estudio fue la siguiente (cito sus palabras) “Si bien este estudio es preliminar, la evidencia de sincronía y supresión del ciclo menstrual es bastante fuerte e indicativa de que en los humanos existe algún proceso fisiológico interpersonal que afecta el ciclo menstrual.”

El segundo experimento. El sudor femenino.

La demostración del poder de las feromonas humanas tuvo que esperar casi 30 años, hasta 1998, cuando Kathleen Stern y Martha McClintock zanjaron la cuestión con un experimento muy ingenioso.

Las investigadoras pensaron que si las mujeres emitían al ambiente feromonas durante la menstruación, éstas debían ser mezcladas con el sudor. De todos es sabido que el olor corporal es una muestra inequívoca de que nuestro cuerpo está impregnando el ambiente de moléculas que escapan de nosotros por la piel, algunas de las cuales detectamos con nuestro sentido del olfato. Así pues, las axilas parecían un buen lugar para buscar las feromonas causantes del sincronismo menstrual.

Stern y McClintock seleccionaron entre estudiantes universitarias y profesoras a 29 mujeres de edades entre 20 y 35 años dispuestas a participar en un nuevo experimento sin que las investigadoras dieran detalles de su objetivo, para evitar interferencias. Las voluntarias se dividieron en dos grupos distintos, el primero, de 9 mujeres, debía suministrar las feromonas y el otro, que agrupaba a las 20 restantes, debían captarlas.

Cuando reunieron a las chicas del primer grupo para decirles lo que se esperaba de ellas, pusieron cara de sorpresa. Cada una de ellas debía llevar bajo sus axilas, durante ocho horas diarias, unas piezas rectangulares de tejido absorbente de algodón para que se empaparan del olor corporal. Paralelamente, todas ellas debían proporcionar muestras de orina cada noche, cuyo análisis revelaría con exactitud el momento del ciclo menstrual en el que se encontraban, es decir, si estaban menstruando, ovulando o en momentos intermedios.

Así pues, Kathleen Stern y Martha McClintock contaban cada día con nueve muestras, en algodón, de olor corporal femennino en distintos momentos del ciclo. Diariamente recogían el algodón y lo dividían en trozos más pequeños. A cada trozo se le añadían 4 gotas de alcohol para enmascarar el olor.

Ahora había que averiguar si oler esas muestras tenía alguna consecuencia en las mujeres del segundo grupo, las cuales, a diferencia del primer estudio, no tenían ninguna relación con las primeras. Eso fue lo que hicieron con las restantes 20 voluntarias, a cada una de ellas se le daba una muestra de algodón y se le pedía que la pusiera bajo su nariz para oler el contenido. Las voluntarias sólo eran conscientes del olor a alcohol que impregnaba las muestras y no lograban distinguir ningún olor adicional. Así pues, si allí había feromonas, no tenían forma de detectarlas de manera consciente.

El resultado fue sorprendente porque no detectó una feromona, ¡detectaron dos! Dos feromonas que, además, tenían efectos opuestos en el ciclo menstrual de las voluntarias que olían las muestras. Cuando a una voluntaria se daba a oler el algodón impregnado con olor de una mujer que estaba menstruando, su ciclo se acortaba, adelantando la menstruación entre 1 y 14 días, según los casos. En cambio, cuando la voluntaria olía el algodón impregnado con los sudores de una mujer que se encontraba a mitad del ciclo, cuando tiene lugar la ovulación, se producía el efecto en contrario, las que aspiraban su olor sufrían un retraso de la menstruación de hasta 12 días, en algunos casos.

En el fondo, el efecto de ambas feromonas se traduce en un intento de sincronización por el camino más corto. Al final, tanto la ovulación como la menstruación de la mujer que proporciona su olor imponen su ritmo a la que lo detecta.

El experimento demostró, también, que los efectos de las feromonas no son de igual intensidad para todas las mujeres. Como todo en la vida, hay personas más sensibles que otras. La mayoría, casi el 70 por ciento, respondió modificando el ciclo menstrual, el resto no, además, la capacidad olfativa también influyó, hubo mujeres que tuvieron catarros acompañados de congestión nasal durante parte del experimento y respondieron peor a los olores. Así pues, como suele suceder, siempre hay excepciones a la regla.

En resumen, las investigadoras descubrieron que los ciclos menstruales de las voluntarias se adaptaban al ritmo de olores impuesto en el experimento, a pesar de no existir contacto o cercanía entre las donantes y las receptoras. Así quedó demostrado que el sincronismo del ciclo menstrual femenino se debe a la presencia de ciertas feromonas que son liberadas al aire en cada momento del ciclo. Kathleen Stern y Martha McClintock publicaron las conclusiones de su estudio en revista Nature en 1998.

REFERENCIAS

McClintock MK (1971). Menstrual synchrony and suppression. Nature 229 (5282): 244-5. traducido por María García

Stern K, McClintock MK. Regulation of ovulation by human pheromones. Nature 1998;392:177¬179.


Botón de donación


Gracias a
vuestras donaciones
hemos servido
21.337.258 audios
desde 2009.
Colaboda para mantener el ritmo durante 2017.

Agradecemos la donación de:

Antonio Lalaguna Lisa
“Hago esta donaciónen nombre de mi hijo Martín L”

José María Gil Montano

Alicia Victoria Perera Castro
“Ánimo átomos”

Anónimo
“Gracias”
(México)

Ricardo Sacristán Laso
“Ciencia para disfrutar”

Gerardo Ventura Mones Castro
(Trapagaran, Vizcaya)

Julio Areal
(Brasilia, Brasil)

Jesús Giménez Sáez
“Hablando con Científicos”
(Albacete)

Josu Martin Ugarte
“Gracias por tantas horas juntos” (Barakaldo Bizkaia)

Leopoldo Mondragón Anaya
(México)

Leon Torres
“Otro año se fue, pero fue un gran año en el que Cienciaes.com nos acompañó cada día. Nosotros seguiremos este año con nuestra campaña de donación mensual, porque todos los podcasts nos divirtieron, nos hicieron aprender cosas nuevas y nos dieron más herramientas para nuestras clases. ¡A todo el equipo de CienciaEs.com les deseamos un feliz año nuevo y… muy buena ciencia!”
(Buenos Aires, Argentina)

Natalia Morales
“Para que nos sigan enriqueciendo con información”
(San José, Costa Rica)

Jesús Royo Arpon
“Soy de letras pero me estoy reciclando”

Anna Andrés Ribas
“Hablando con Científicos”

Enrique Gago
“Financiación del programa cienciaes”
(Gijón, Asturias)

Luis Fernando García Álvarez
(Madrid)

Jordi Pardo Mani
“Gracias a todos”
(Vilanova I La Geltru, Barcelona)

Jordi Sala
(Santa Maria de Palautordera, Barcelona)

James Durkin
(Doraville, GA,Estados Unidos)

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán

José Luis Montalbán Recio
(Paracuellos del Jarama, Madrid)

Miguel Cayuela Vera
“Necesitamos que mas gente se interese por la ciencia en España”
(Viladecans, Barcelona)

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page