Cienciaes.com

Cierta Ciencia Podcast - Cienciaes.com suscripción

Cierta Ciencia

En Cierta Ciencia, de la mano de la genetista Josefina Cano nos acercamos, cada quince días, al trabajo de muchos investigadores que están poniendo todo su empeño en desenredar la madeja de esa complejidad que nos ha convertido en los únicos animales que pueden y deben manejar a la naturaleza para beneficio mutuo. Hablamos de historias de la biología.

Sin propósito alguno. De cómo trabaja la evolución.

Sin propósito alguno - Cierta Ciencia podcast - Cienciaes.com

El cerebro no evolucionó para que pensáramos. Pensamos porque el cerebro evolucionó.

Cuando en un pasado muy lejano, hace más de 5 millones de años, nuestros ancestros homínidos, con su genoma cambiado ya por el azar, se levantaron del piso en lo que sería el inicio del camino a convertirnos en humanos, las dificultades debieron ser innumerables. Una de ellas, y la que hubiera podido considerarse un grave error de la evolución pues ponía en gran riesgo la supervivencia, fue el hecho de que la posición erguida condujo a un estrechamiento de las vías del alumbramiento en las hembras. Esto, sumado a que el cerebro de nuestros homínidos ancestrales ya estaba creciendo, se convirtió en una grave dificultad al momento del parto. Y como la evolución no es un proceso dirigido y lineal hacia lo que es mejor, el intento podría haberse malogrado. Es posible que muchas vidas de infantes y sus madres se perdieran como consecuencia de estos “complicados experimentos”.

Solución: La neotenia.

La solución encontrada, seguramente por ensayo y error, fue la neotenia: las crías humanas nacen en un estado casi total de inmadurez y sólo completan su desarrollo fuera del cuerpo materno; los huesos del cráneo del infante no están completamente soldados o fusionados, pudiendo así cambiar de forma y encogerse, facilitando el paso de una cabeza grande a través de esos ductos estrechados por la posición erguida.

El nacimiento en los chimpancés a cambio, no representa los mismos peligros que en su momento lo fueron para nuestros homínidos ancestrales. El tamaño del cráneo de un chimpancé recién nacido es menos de la mitad del de un bebé humano. La adopción de la postura erguida en los humanos y el consecuente bipedalismo, además de estrechar los ductos del nacimiento, los volvió más cortos, a diferencia de los de nuestros primos cercanos, que se han mantenido igual desde hace más de 8 millones de años, cuando partimos caminos con ellos.

Craneo grande que pasa por agujero pequeño.

La solución encontrada por la selección natural al problema del paso de un cráneo grande por unos ductos más estrechos, la neotenia, produjo como un efecto colateral –sin ningún propósito definido con anterioridad pues así trabaja la evolución– la posibilidad de un crecimiento aún mayor del cráneo humano. Además de hacer posible que la cabeza se “encoja” para pasar por los estrechos ductos pélvicos, el cráneo flexible facilita un crecimiento exponencial del cerebro en los infantes, que en los primeros años de sus vidas pasan de unos 400 cc a unos 800 cc para alcanzar, ya en el inicio de la vida adulta alrededor de los 1400 cc.

Un estudio reciente evidencia que ese retraso en la fusión de los huesos craneanos fue un hecho, como lo demuestran los fósiles de homínidos de hace 3 millones de años, con sus cráneos todavía mucho más pequeños que los nuestros.

Las enseñanzas del Niño de Taung

Para saber qué tan lejos en nuestro pasado evolutivo se puede encontrar pruebas de que los huesos craneanos no estaban soldados, un grupo de investigadores liderado por el antropólogo Dean Falk de la Escuela para Estudios Avanzados en Santa Fe, Nuevo México, usó un marcador de fusión craneana en un número considerable de fósiles de homínidos, humanos modernos, chimpancés y bonobos. El estudio se centró en un nuevo análisis de un fósil de Australopitecus africanus, correspondiente a un niño de alrededor de 4 años descubierto por el legendario Raymond Dart y datado con 3 millones de antigüedad, el niño de Taung. El espécimen tiene la cara, la mandíbula inferior y un molde del interior del cráneo tallado por el material rocoso que lo rellena. Ese molde conserva muchas de las características del cráneo, entre ellas la fisura entre sus huesos.

Falk y un grupo de investigadores suizos usando los recursos de la tomografía, demostraron la persistencia de la fisura en el hueso frontal del cráneo del niño de Taung, a pesar de que su capacidad craneana era de apenas 400 cc y la de un adulto de A. Africanus de tan sólo 460 cc.

Las comparaciones con cientos de cráneos de chimpancés y bonobos, más de 1000 humanos actuales y 62 homínidos incluyendo australopitecinos, Homo erectus y neandertales llevan a una conclusión: las fisuras del hueso frontal en chimpancés y bonobos desaparecen al nacer mientras que en nuestros ancestros y en nuestros bebés se tardan hasta la erupción de los primeros molares, dos años o más.

El cierre tardío de las fisuras del hueso frontal en nuestros ancestros, con más precisión en A. africanus, con una capacidad craneana considerablemente más reducida que la nuestra, demuestra que la evolución a lo que hoy somos, que ya se había iniciado con el abandono de la vida arbórea y el consecuente bipedalismo, añadió un factor fantástico: la maleabilidad del cráneo ancestral no sólo resolvió el problema del alumbramiento sino que permitió la expansión de los lóbulos frontales y con ello despejó el camino a la adquisición de una capacidad craneana que se fue fortaleciendo en los siguientes millones de años hasta convertirnos en los únicos homínidos que ahora tienen la posibilidad de estar aquí, leyendo y escribiendo.

Esta historia, además de ser una bella evidencia del proceso evolutivo, nos advierte de la importancia que tienen la educación y la protección y el amor que se debe prodigar a los infantes. Desde las primeras semanas de su existencia en este mundo, los bebés están aprendiendo, están continuando el cableado de las redes neuronales que ya se había iniciado en el vientre materno, están absorbiendo información que les viene de tantas fuentes. Razón de más para dedicarles muchísima atención y no medirse a la hora de brindarles todos los estímulos posibles.


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
30.425.371 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Daniel Murillo Flores
Mecenas

Anónimo de Granada
Mecenas

Michał Radmacher
Mecenas

J R Theobald
Mecenas

Miguel de la Sierra.
Nuevo Mecenas

Luis Miguel Meso Gómez
Mecenas

Kogyo
Mecenas
(Hiratsuka shi, Japón)

Luis García Sánchez
Mecenas

Jorge Sánchez Redondo
“Don Ángel y compañía. Gracias por vuestra labor. Jorge Sánchez Redondo, vecino tuyo de Brunete, Economista y Piloto de Línea Aérea. Aprendiendo siempre.”
Mecenas

Ferran Llop Alonso
Mecenas

Enrique Conesa García
Mecenas

José Alfonso Mantas Ruiz
Mecenas

Carlos Ballesteros

Luis Miguel García Vázquez
Mecenas

José María García Merino

Razvan Peteanu
Mecenas

Pedro Alberto Enriquez Palma

Regla Carmona González
Nueva Mecenas

Asier Verde Rico

Isabel Moskowich-Spiegel Fandiño
Nueva Mecenas

Sergio Requena
“Gracias por iluminar todos los huecos de la ignorancia.”

José María García Merino
Mecenas

Francisco Giménez Gómez
Mecenas

Ana María Bermejo Aquino
Mecenas

Leoncio Amorós
“Para los que solo somos meros amantes de la ciencia, es toda una gratitud poder conocer la ciencia de mano de los grandes profesionales como vosotros/as.”
Nuevo Mecenas

Jare
Nuevo Mecenas

FabianRE
Nuevo Mecenas

José Luis Costa
Nuevo Mecenas

César García Herrero
“Lástima que hayáis perdido el apoyo económico institucional. Valga este pequeño aporte para poder seguir haciendo esta buena labor.”
Mecenas

Juan A. García

Juan Cuadro Espada
“Para que la divulgación cientifica no decaiga en verano”
Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
Mecenas

Jesús López
“Me siento muy honrado de pertenecer a esta comunidad. Gracias por vuestro trabajo.”
Mecenas

Anónimo
“Pequeña contribución con la esperanza de que los donativos aumenten y sigamos escuchándolos. ¡Gracias por su esfuerzo!”
Mecenas
(México)

Fernando Vidal Agustina
Mecenas

Fernando Alejandro Medina
Mecenas

Horacio Volco
(Buenos Aires, Argentina)

Noelia Avello Llano
“¡Hacéis un trabajo estupendo!”
Nueva Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page