Cienciaes.com

Cierta Ciencia Podcast - Cienciaes.com suscripción

Cierta Ciencia

En Cierta Ciencia, de la mano de la genetista Josefina Cano nos acercamos, cada quince días, al trabajo de muchos investigadores que están poniendo todo su empeño en desenredar la madeja de esa complejidad que nos ha convertido en los únicos animales que pueden y deben manejar a la naturaleza para beneficio mutuo. Hablamos de historias de la biología.

Sin propósito alguno. De cómo trabaja la evolución.

Sin propósito alguno - Cierta Ciencia podcast - Cienciaes.com

El cerebro no evolucionó para que pensáramos. Pensamos porque el cerebro evolucionó.

Cuando en un pasado muy lejano, hace más de 5 millones de años, nuestros ancestros homínidos, con su genoma cambiado ya por el azar, se levantaron del piso en lo que sería el inicio del camino a convertirnos en humanos, las dificultades debieron ser innumerables. Una de ellas, y la que hubiera podido considerarse un grave error de la evolución pues ponía en gran riesgo la supervivencia, fue el hecho de que la posición erguida condujo a un estrechamiento de las vías del alumbramiento en las hembras. Esto, sumado a que el cerebro de nuestros homínidos ancestrales ya estaba creciendo, se convirtió en una grave dificultad al momento del parto. Y como la evolución no es un proceso dirigido y lineal hacia lo que es mejor, el intento podría haberse malogrado. Es posible que muchas vidas de infantes y sus madres se perdieran como consecuencia de estos “complicados experimentos”.

Solución: La neotenia.

La solución encontrada, seguramente por ensayo y error, fue la neotenia: las crías humanas nacen en un estado casi total de inmadurez y sólo completan su desarrollo fuera del cuerpo materno; los huesos del cráneo del infante no están completamente soldados o fusionados, pudiendo así cambiar de forma y encogerse, facilitando el paso de una cabeza grande a través de esos ductos estrechados por la posición erguida.

El nacimiento en los chimpancés a cambio, no representa los mismos peligros que en su momento lo fueron para nuestros homínidos ancestrales. El tamaño del cráneo de un chimpancé recién nacido es menos de la mitad del de un bebé humano. La adopción de la postura erguida en los humanos y el consecuente bipedalismo, además de estrechar los ductos del nacimiento, los volvió más cortos, a diferencia de los de nuestros primos cercanos, que se han mantenido igual desde hace más de 8 millones de años, cuando partimos caminos con ellos.

Craneo grande que pasa por agujero pequeño.

La solución encontrada por la selección natural al problema del paso de un cráneo grande por unos ductos más estrechos, la neotenia, produjo como un efecto colateral –sin ningún propósito definido con anterioridad pues así trabaja la evolución– la posibilidad de un crecimiento aún mayor del cráneo humano. Además de hacer posible que la cabeza se “encoja” para pasar por los estrechos ductos pélvicos, el cráneo flexible facilita un crecimiento exponencial del cerebro en los infantes, que en los primeros años de sus vidas pasan de unos 400 cc a unos 800 cc para alcanzar, ya en el inicio de la vida adulta alrededor de los 1400 cc.

Un estudio reciente evidencia que ese retraso en la fusión de los huesos craneanos fue un hecho, como lo demuestran los fósiles de homínidos de hace 3 millones de años, con sus cráneos todavía mucho más pequeños que los nuestros.

Las enseñanzas del Niño de Taung

Para saber qué tan lejos en nuestro pasado evolutivo se puede encontrar pruebas de que los huesos craneanos no estaban soldados, un grupo de investigadores liderado por el antropólogo Dean Falk de la Escuela para Estudios Avanzados en Santa Fe, Nuevo México, usó un marcador de fusión craneana en un número considerable de fósiles de homínidos, humanos modernos, chimpancés y bonobos. El estudio se centró en un nuevo análisis de un fósil de Australopitecus africanus, correspondiente a un niño de alrededor de 4 años descubierto por el legendario Raymond Dart y datado con 3 millones de antigüedad, el niño de Taung. El espécimen tiene la cara, la mandíbula inferior y un molde del interior del cráneo tallado por el material rocoso que lo rellena. Ese molde conserva muchas de las características del cráneo, entre ellas la fisura entre sus huesos.

Falk y un grupo de investigadores suizos usando los recursos de la tomografía, demostraron la persistencia de la fisura en el hueso frontal del cráneo del niño de Taung, a pesar de que su capacidad craneana era de apenas 400 cc y la de un adulto de A. Africanus de tan sólo 460 cc.

Las comparaciones con cientos de cráneos de chimpancés y bonobos, más de 1000 humanos actuales y 62 homínidos incluyendo australopitecinos, Homo erectus y neandertales llevan a una conclusión: las fisuras del hueso frontal en chimpancés y bonobos desaparecen al nacer mientras que en nuestros ancestros y en nuestros bebés se tardan hasta la erupción de los primeros molares, dos años o más.

El cierre tardío de las fisuras del hueso frontal en nuestros ancestros, con más precisión en A. africanus, con una capacidad craneana considerablemente más reducida que la nuestra, demuestra que la evolución a lo que hoy somos, que ya se había iniciado con el abandono de la vida arbórea y el consecuente bipedalismo, añadió un factor fantástico: la maleabilidad del cráneo ancestral no sólo resolvió el problema del alumbramiento sino que permitió la expansión de los lóbulos frontales y con ello despejó el camino a la adquisición de una capacidad craneana que se fue fortaleciendo en los siguientes millones de años hasta convertirnos en los únicos homínidos que ahora tienen la posibilidad de estar aquí, leyendo y escribiendo.

Esta historia, además de ser una bella evidencia del proceso evolutivo, nos advierte de la importancia que tienen la educación y la protección y el amor que se debe prodigar a los infantes. Desde las primeras semanas de su existencia en este mundo, los bebés están aprendiendo, están continuando el cableado de las redes neuronales que ya se había iniciado en el vientre materno, están absorbiendo información que les viene de tantas fuentes. Razón de más para dedicarles muchísima atención y no medirse a la hora de brindarles todos los estímulos posibles.


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
31.651.664 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Mohammad Reza Hosseini-Zand Golamrez-Beiguio
“Muchas Gracias por el gran trabajo.” Mecenas

Maria Rosario Osua Gil
Mecenas

Raquel Izquierdo Pérez
Mecenas

Alberto Encinas
Mecenas

Anónimo
“Mi sincera gratitud desde un México que parece querer alejarse de la ciencia. ¡Duele! Por favor no cejen en su esfuerzo.”
Mecenas

Marian HC
Mecenas

Mario Castro de Lera
Mecenas

Jesús Velasco Muñoz
Mecenas

Gonzalo Pérez Leal
Mecenas

Jorge Arturo Flores
Mecenas

Aitor Forero Goyena
Mecenas

Noldwar
Mecenas

José Manuel Senorans Rodríguez
Mecenas

Francisco Javier de Martos Fornieles
Mecenas

Marcos Marino Parapar
Mecenas

Javier de Calpe Maravilla
Mecenas

José Manuel Olmedo López
Mecenas

Cesar Cavazos
Mecenas

Oscar Eduardo Trujillo Ventura
Mecenas

Manuel Soto Galdames
“Saludos cordiales desde Chile”
Mecenas

Terrence Rooney
Mecenas

Luis Miguel García Vázquez
Mecenas

Juan Pedro Peralta Romera
Mecenas

Mercedes L. López Lara
Mecenas

Ramón Roma Valdés
Mecenas

Abner Castro
Mecenas

Denis Gilbert
Mecenas

Anónimo
“Un abrazote cargado de reconocimiento y gratitud desde México”
Mecenas

Leticia Haydee García
“Por la divulgación científica”
Mecenas

Andreu Salva Pages
“Cienciaes”
Mecenas

Roberto Silva Gomis
“Ayuda para que sigáis divulgando*
Mecenas

Héctor Mirallas Sánchez
Mecenas

Jesús López Tapia
“Me siento muy honrado de pertenecer a esta comunidad. Gracias por vuestro trabajo y un fuerte abrazo.”
Mecenas

Alberto González Vázquez
Mecenas

Germán Martín
Mecenas

Francisco Javier Martín Muñoz
Mecenas

Araceli Mercado Fernández
Mecenas

Adriana Ailed Nieves
Mecenas

Juan Agustín Esteban Jiménez
Mecenas

Fernando Vidal Agustina
“Gracias”
Mecenas

Jordi Miro
Mecenas

Fernando Medina Vivanco
Mecenas

Carlos Francisco Mingol
“Me gustaría poder efectuar una donación mayor pero por desgracia en estos momentos no puedo aumentar esta cifra. Enhorabuena por vuestro programa.”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page