Cienciaes.com

Cierta Ciencia Podcast - Cienciaes.com suscripción

Cierta Ciencia

En Cierta Ciencia, de la mano de la genetista Josefina Cano nos acercamos, cada quince días, al trabajo de muchos investigadores que están poniendo todo su empeño en desenredar la madeja de esa complejidad que nos ha convertido en los únicos animales que pueden y deben manejar a la naturaleza para beneficio mutuo. Hablamos de historias de la biología.

Virus del Papiloma Humano

La vacuna y sus demonios - Cierta Ciencia Podcast - CienciaEs.com

La vacuna y sus demonios

En un pueblo apartado de la costa caribe colombiana, Cármen de Bolívar, un día de marzo del 2014 , mujeres adolescentes que habían recibido una de las dosis de la vacuna del Virus del Papiloma Humano, conocido como VPH, empezaron a reportar desmayos, convulsiones, dolores de huesos, fiebres, calambres y otros mil males de tal gravedad que los hospitales del pueblo (poquísimos) se vieron desbordados.

Se habló de todo, desde existencia de plomo en la sangre hasta la intervención del diablo, pero más que nada, las madres indignadas aseguraban que era la vacuna la que estaba enfermando de muerte a sus hijas. Al final, de las más de 200 adolescentes supuestamente afectadas, no hay ninguna enferma al día de hoy.

La vacuna y sus beneficios

“El recibir o no la vacuna VPH puede marcar la diferencia entre vida y muerte” dice Hannah Chow-Johnson, pediatra de la Universidad de Loyola en Chicago y especialista en el tema.

La infección causada por el virus del papiloma es la enfermedad más común de las de transmisión sexual y causa varios tipos de cáncer, entre ellos el más grave, el de cuello uterino que es la segunda causa de muerte por cáncer en la población femenina.

“Uno de los aspectos más asustadores del VPH es que una persona puede estar infectada y no saberlo. Él o ella pueden estar libres de síntomas pero sí transmitiendo el virus” dice Chow. “Por eso yo insisto en la vacunación temprana de individuos de los dos sexos, mucho antes de cualquier exposición al virus”.

La prevención es crítica. La vacuna protege en un 93 por ciento cuando se administra antes de cualquier exposición. Después, la vacuna no combate virus que ya estén en el cuerpo pero puede ayudar en futuras exposiciones. “El VPH es un virus muy peligroso que puede llevar a la muerte, no existe cura, la prevención es lo único” afirma Chow.

Cada año, 530 mil mujeres son diagnosticadas con cáncer cervical en el mundo, y de ellas 270 mil mueren.

La vacuna es segura

La vacuna ha sido probada en 30 mil mujeres durante más de 5 años. Desde su liberación, 175 millones de mujeres la han recibido en casi todos los países, sin casos reportados de secuelas graves . Es segura. Los cuatro tipos de VPH sobre los que la vacuna protege son los causantes del hasta 70 por ciento de los casos de cáncer cervical. La farmacéutica Merck bautizó la vacuna como Gardasil y tardó casi 20 años hasta obtener un producto seguro y eficaz, avalado por las entidades pertinentes.

Las principales objeciones a la vacuna se basan en que su aplicación dispararía la promiscuidad, siendo que lo que se debe enseñar a los adolescentes es la abstinencia antes del matrimonio y luego y por supuesto, la monogamia.

Pero en términos reales la abstinencia no ocurre. La mitad de las niñas ya están activas sexualmente antes de terminar la secundaria y lo peor, muchas de ellas son sometidas a prácticas sexuales contra su consentimiento, como violaciones o incestos.

¿Por qué la vacuna habría de disparar un deseo mayor de actividad sexual en adolescentes pues les daría “luz verde” para tener sexo bajo el supuesto de que la vacuna protege contra enfermedades de transmisión sexual? Ninguna evidencia racional parece contestar la pregunta.

Un estudio reciente en 1052 adolescentes en el Reino Unido, con una edad promedio de 17 años demuestra que sus actividades sexuales no sufrieron ninguna alteración cuando les fue ofrecida la vacuna o cuando les fue aplicada. Siguieron usando condón y no aumentaron el número de compañeros sexuales.

Y los prejuicios

Los oponentes a la vacunación obligatoria basan sus argumentos en que no hay necesidad de una terapia “forzosa” en adolescentes sanas. Pero si esa es la base de todos los procesos de inmunización. No todo el mundo contrajo polio o viruela antes de que las vacunas contra estas enfermedades fueran obligatorias para proteger a los bebés.

La infección causada por el VPH es una común. En Estados Unidos unos 79 millones de personas están infectadas y alrededor del 6.2 por ciento de niñas entre 15 a 19 años se infectan cada año. En total, más de 14 millones de casos nuevos se dan anualmente, 74 por ciento en personas entre 15 y 24 años. En consecuencia, 18 mil mujeres y 8 mil hombres sufren cáncer de cuello de útero, ano, pene y garganta, todos prevenibles.

Los virus del papiloma humano son ubicuos y las infecciones son más la norma que la excepción. Por lo menos la mitad de la población sexualmente activa adquiere infecciones genitales ocasionadas por el VPH en algún punto de sus vidas. Una estimación reciente sugiere que a la edad de 50 años, el 80 por ciento de las mujeres han adquirido el VPH.

No todas las infecciones pueden ser prevenidas por la vacuna pues hay casi 30 variantes del virus que infectan a hombres y mujeres. Pero la vacuna protege justo contra las cuatro variantes que causan la gran mayoría de casos de verrugas genitales y el cáncer cervical.

No existe tratamiento para las infecciones del VPH. La mayoría de las veces el sistema inmunológico se encarga de eliminarlas. Pero cuando no sucede, el resultado es devastador, de ahí la necesidad imperiosa y benéfica de la vacunación. Y con mayor razón en los países pobres donde los diagnósticos de cáncer de útero usando el Papanicolaou son tan escasos, la prevención mediante la vacuna VPH se torna imperiosa.

Esta es la razón de por qué los Centros para el control y prevención de enfermedades en Estados Unidos recomiendan la vacunación rutinaria con 3 dosis de Gardasil para niñas entre 11 y 12 años, –está licenciada para un rango de 9 a 26–. En Canadá se vacunan niñas desde los 9 años sin ningún obstáculo.

La vacuna también para los hombres

Vacuna para ellos, puesto que infectan a las mujeres y pueden sufrir de cáncer en el pene y el ano, hecho que concierne a la comunidad gay, que se vería beneficiada también por su aplicación.

Como con todas las vacunas, el Gardasil puede causar efectos secundarios temporales. Puede haber dolor, hinchazón, comezón y enrojecimiento en el área de aplicación. De igual manera fiebre, náuseas y mareos. Todos males pasajeros y menores, comparados con los beneficios a largo plazo de una inmunización que salvará miles de vidas.

Aunque tal vez el efecto secundario más grande y grave sea el miedo. El miedo infundado, rebosante de prejuicios religiosos y divulgado por los medios irresponsables. El miedo a que las personas tomen decisiones sobre sus cuerpos y el destino que le dan a sus placeres. El remedio a esa hinchazón ideológica tendrá que ser administrado por médicos, padres y por los mismos adolescentes, enfrentándose con coraje a tantos mitos y supersticiones.


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
31.651.664 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Mohammad Reza Hosseini-Zand Golamrez-Beiguio
“Muchas Gracias por el gran trabajo.” Mecenas

Maria Rosario Osua Gil
Mecenas

Raquel Izquierdo Pérez
Mecenas

Alberto Encinas
Mecenas

Anónimo
“Mi sincera gratitud desde un México que parece querer alejarse de la ciencia. ¡Duele! Por favor no cejen en su esfuerzo.”
Mecenas

Marian HC
Mecenas

Mario Castro de Lera
Mecenas

Jesús Velasco Muñoz
Mecenas

Gonzalo Pérez Leal
Mecenas

Jorge Arturo Flores
Mecenas

Aitor Forero Goyena
Mecenas

Noldwar
Mecenas

José Manuel Senorans Rodríguez
Mecenas

Francisco Javier de Martos Fornieles
Mecenas

Marcos Marino Parapar
Mecenas

Javier de Calpe Maravilla
Mecenas

José Manuel Olmedo López
Mecenas

Cesar Cavazos
Mecenas

Oscar Eduardo Trujillo Ventura
Mecenas

Manuel Soto Galdames
“Saludos cordiales desde Chile”
Mecenas

Terrence Rooney
Mecenas

Luis Miguel García Vázquez
Mecenas

Juan Pedro Peralta Romera
Mecenas

Mercedes L. López Lara
Mecenas

Ramón Roma Valdés
Mecenas

Abner Castro
Mecenas

Denis Gilbert
Mecenas

Anónimo
“Un abrazote cargado de reconocimiento y gratitud desde México”
Mecenas

Leticia Haydee García
“Por la divulgación científica”
Mecenas

Andreu Salva Pages
“Cienciaes”
Mecenas

Roberto Silva Gomis
“Ayuda para que sigáis divulgando*
Mecenas

Héctor Mirallas Sánchez
Mecenas

Jesús López Tapia
“Me siento muy honrado de pertenecer a esta comunidad. Gracias por vuestro trabajo y un fuerte abrazo.”
Mecenas

Alberto González Vázquez
Mecenas

Germán Martín
Mecenas

Francisco Javier Martín Muñoz
Mecenas

Araceli Mercado Fernández
Mecenas

Adriana Ailed Nieves
Mecenas

Juan Agustín Esteban Jiménez
Mecenas

Fernando Vidal Agustina
“Gracias”
Mecenas

Jordi Miro
Mecenas

Fernando Medina Vivanco
Mecenas

Carlos Francisco Mingol
“Me gustaría poder efectuar una donación mayor pero por desgracia en estos momentos no puedo aumentar esta cifra. Enhorabuena por vuestro programa.”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page