Cienciaes.com

Cierta Ciencia Podcast - Cienciaes.com suscripción

Cierta Ciencia

En Cierta Ciencia, de la mano de la genetista Josefina Cano nos acercamos, cada quince días, al trabajo de muchos investigadores que están poniendo todo su empeño en desenredar la madeja de esa complejidad que nos ha convertido en los únicos animales que pueden y deben manejar a la naturaleza para beneficio mutuo. Hablamos de historias de la biología.

Salmón modificado.

Salmón - Cierta Ciencia podcast - CienciaEs.com

El salmón, ese ícono de la vida animal salvaje, que viaja distancias enormes a través de ríos y océanos, que brinca sobre cascadas, para ir a reproducirse en su lugar de origen o terminar en las garras de un oso, ya no es ese animal. Hasta su nombre derivado del latín, “salire”, dar saltos, ya no le hace honor pues ahora lo que hace es nadar en círculos en los criaderos. La mayoría del salmón que se consume en el mundo, ni da saltos y no migra. El paso del salmón salvaje al cultivado da cuenta de la intervención humana en el proceso de vida del pez, de su transformación, al punto que el biólogo Mart Gross pidió que se reconociera como una criatura nueva: Salmo domesticus.

“El salmón doméstico es casi tan diferente del salmón salvaje como los perros lo son del lobo”, dice Gross. Al igual que los perros, este salmón depende ahora de los humanos para tener un hábitat y comida, de ahí que sea posible dirigir su evolución, al punto de que se pueda intervenir en su genética para acelerar el crecimiento.

El salmón no es la primera especie en sufrir este cambio de identidad en las manos del hombre, aunque el paso de salvaje a doméstico ha sucedido delante de nuestros ojos, convirtiéndolo en un ejemplo de la capacidad humana para intervenir en la naturaleza.

Después del enfriamiento del Océano Ártico hace unos 15 millones de años, el salmón se separó en dos grupos, uno que pobló el Pacífico y otro el Atlántico y siguió durante miles de años, subdividiéndose hasta llegar a las seis especies que habitan el Pacífico y una del Atlántico, para seguir convirtiéndose en una multitud de poblaciones diferentes en su genética y morfología, adaptadas a la infinidad de ríos y rutas migratorias.

Fueron los noruegos quienes iniciaron en 1960 el proceso de domesticación y luego industrialización de un animal acostumbrado a largos viajes y lo redujeron a áreas pequeñas, controladas, algo que aseguraba su producción continua, primero para la comunidad y más adelante para la exportación. Ese control permitió procesos de selección artificial para escoger los peces más grandes, de mejor crecimiento. Algunos estudios han descrito una “evolución paralela” entre el salmón salvaje y el cultivado en tan solo 5 o 7 generaciones de selección controlada.

El cultivo del salmón del Atlántico se ha extendido por todo el planeta tanto que se cultiva en Chile y nueva Zelandia y en la Columbia Británica, justo en el territorio del salmón del Pacífico; sus orígenes se han diluido. Y si han aparecido nuevas características no tienen nada que ver con el curso de los ríos a remontar según su memoria evolutiva, sino con los intereses de los humanos. Muchas de sus rutas migratorias, sino todas, han sido borradas por el desarrollo industrial, que las ha cortado.

Así pues, el salmón ha cambiado y los cambios no han sido tan solo genéticos o morfológicos o geográficos; ha llegado a ser una suerte de cambio de identidad. Para un niño de hoy el salmón ya no será ese pez que remonta ríos y viaja distancias infinitas –eso lo verá en los documentales de la televisión- sino un bello pescado en sus platos.

Gross mira al salmón domesticado como “una continuación de la agricultura desarrollada por los humanos hace 10.000 años”. Y esa empresa seguirá actuando sobre nuevas especies y dejará su marca no solo en los animales de los criaderos sino en aquellos que de alguna manera siguen siendo “salvajes”.

En este proceso, nuestra relación con los animales, ya sean cultivados o salvajes está cambiando tan rápido como nosotros los estamos cambiando, tanto que lo salvaje pronto dejará de serlo. Al final, dice Gross, “habrá muy pocas especies que no sean alteradas por los humanos”.

Sin embargo, es muy difícil que esta noción de cambio y domesticación realizada desde los inicios del establecimiento de la agricultura, entre con alguna suavidad en la estructura mental de la mayoría de las personas. Existe una reticencia casi ancestral a considerar lo nuevo, así ni siquiera lo sea tanto como lo hemos visto en lo que estamos contando, como una traición a valores que se deberían conservar y preservar. Cualquier cambio, y aún menos si es venido del, en las reflexiones de ciertas personas, oscuro mundo de la ingeniería genética, se rechaza con violencia y repulsión.

La FDA anunció en estos días que daba vía libre al cultivo de un salmón modificado genéticamente y que ha estado buscando la aprobación durante la bicoca de 25 años.

El trabajo incansable de los científicos de la compañía AquaBounty Technologies (nada, nada que ver con Monsanto), ha resultado en la producción de un salmón que se presenta como un producto saludable y seguro, ciento por ciento salmón del Atlántico.

En condiciones normales el salmón no fabrica hormona de crecimiento en climas fríos, o en el invierno. Lo que ha logrado la modificación genética mediante la introducción de un gen de otro salmón de la variedad Chinook es que la hormona de crecimiento sea fabricada durante todo el año. Así, el salmón modificado puede llegar a su tamaño comercial en 16 o 18 meses a cambio de los tres años del salmón no modificado. Los investigadores señalan que la modificación genética no aumenta de forma considerable el tamaño del salmón y que el gen insertado no cambiaría a través de generaciones y que por supuesto no ocasionaría daño a otros animales.

Sin embargo, y pese a los estrictos escrutinios que ha logrado sortear el salmón hasta su aprobación, los opositores a la ingeniería genética, han anunciado que llevarán a juicio la aprobación de la FDA.

Este salmón reduce muchísimo el gasto en combustible hasta llegar a los centros de distribución, algo que mucho debería importar a quienes se ocupan del problema de la contaminación ambiental. Y los costos también disminuirán en consecuencia.

No deberíamos perder el optimismo y esperar a que la razón prevalezca y podamos gozar de un buen pescado, riquísimo en omega 3, nutrientes y libre de los colorantes que les ponen a los salmones que exhiben en sus estantes, los muy orgullosos defensores, como no, de lo orgánico.


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
30.425.371 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Jurate Kazlauskaite
“Gracias por divulgar la ciencia :).”
Mecenas

Adolfo Baquiano.
“Estuve un tiempo sin poder escucharos, pero este año.. ¡he vuelto!. Ánimo y mucha suerte.”
Mecenas

RandomUsername-7K
Mecenas

Santiago Querol Verdú
Mecenas

Anónimo
“Divulgad ciencia amigos, divulgad contra viento y marea.”
Mecenas

Daniel Murillo Flores
Mecenas

Anónimo de Granada
Mecenas

Michał Radmacher
Mecenas

J R Theobald
Mecenas

Miguel de la Sierra.
Nuevo Mecenas

Luis Miguel Meso Gómez
Mecenas

Kogyo
Mecenas
(Hiratsuka shi, Japón)

Luis García Sánchez
Mecenas

Jorge Sánchez Redondo
“Don Ángel y compañía. Gracias por vuestra labor. Jorge Sánchez Redondo, vecino tuyo de Brunete, Economista y Piloto de Línea Aérea. Aprendiendo siempre.”
Mecenas

Ferran Llop Alonso
Mecenas

Enrique Conesa García
Mecenas

José Alfonso Mantas Ruiz
Mecenas

Carlos Ballesteros

Luis Miguel García Vázquez
Mecenas

José María García Merino

Razvan Peteanu
Mecenas

Pedro Alberto Enriquez Palma

Regla Carmona González
Nueva Mecenas

Asier Verde Rico

Isabel Moskowich-Spiegel Fandiño
Nueva Mecenas

Sergio Requena
“Gracias por iluminar todos los huecos de la ignorancia.”

José María García Merino
Mecenas

Francisco Giménez Gómez
Mecenas

Ana María Bermejo Aquino
Mecenas

Leoncio Amorós
“Para los que solo somos meros amantes de la ciencia, es toda una gratitud poder conocer la ciencia de mano de los grandes profesionales como vosotros/as.”
Nuevo Mecenas

Jare
Nuevo Mecenas

FabianRE
Nuevo Mecenas

José Luis Costa
Nuevo Mecenas

César García Herrero
“Lástima que hayáis perdido el apoyo económico institucional. Valga este pequeño aporte para poder seguir haciendo esta buena labor.”
Mecenas

Juan A. García

Juan Cuadro Espada
“Para que la divulgación cientifica no decaiga en verano”
Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
Mecenas

Jesús López
“Me siento muy honrado de pertenecer a esta comunidad. Gracias por vuestro trabajo.”
Mecenas

Anónimo
“Pequeña contribución con la esperanza de que los donativos aumenten y sigamos escuchándolos. ¡Gracias por su esfuerzo!”
Mecenas
(México)

Fernando Vidal Agustina
Mecenas

Fernando Alejandro Medina
Mecenas

Horacio Volco
(Buenos Aires, Argentina)

Noelia Avello Llano
“¡Hacéis un trabajo estupendo!”
Nueva Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page