Cienciaes.com

Hablando con científicos podcast - cienciaes.com suscripción

Hablando con Científicos

El conocimiento científico crece gracias a la labor de miles de personas que se esfuerzan, hasta el agotamiento, por encontrar respuestas a los enigmas que plantea la Naturaleza. En cada programa un científico conversa con Ángel Rodríguez Lozano y abre para nosotros las puertas de un campo del conocimiento.

Aventuras y desventuras del virus de la gripe (y II).

virus de la gripe

Un virus es diminuto, un ente entre lo animado y lo inanimado, pero con una fascinante historia. El virus de la gripe infecta a los humanos desde tiempo inmemorial y lo mismo hace con aves, cerdos, elefantes, ballenas y un número enorme de especies animales. Un virus que, no contento con llenar al mundo animal de toses, mocos y fiebres, se dedica a saltar de una especie a otra con la habilidad de un malabarista.

El virus de la gripe es una diminuta bolita que contiene en su interior ocho porciones de material genético, ocho genes, envueltos por una cápsula (cápside) o carcasa de proteínas. De la envoltura exterior sobresalen moléculas de hemaglutinina especialmente dotadas para anclarse a las células e iniciar su asalto. Una vez dentro de la célula, utiliza la maquinaria celular para sacar infinidad de copias de su material genético y, terminada la infección, los virus van saliendo de la célula  por gemación, sembrando la membrana de pequeñas protuberancias víricas que se separan de la pared celular gracias a otra proteína, la neuraminidasa.

El cuerpo humano lucha contra estos agentes invasores reconociendo sus armas y neutralizándolas. Cuando el virus ataca, el sistema inmune estudia las moléculas químicas que intervienen en el proceso y diseña un arma específica que bloquea la replicación del virus. Desgraciadamente, ese es un proceso que lleva su tiempo y mientras el organismo diseña sus defensas específicas, el virus sigue avanzando con notable rapidez. Cuando las armas del sistema inmune, los anticuerpos, están diseñadas, nuestro cuerpo las produce en masa para controlar a los invasores.  Después, una vez terminada la contienda, almacena la información sobre las armas empleadas para estar prevenidos ante un nuevo ataque.

Las vacunas actúan de manera semejante al virus porque ofrecen al sistema inmune información sobre las armas del enemigo, aunque sin infectarlo. La Organización Mundial de la Salud ha creado por toda la Tierra una red de centros especializados cuyo cometido consiste en vigilar la aparición de nuevos virus, recoger muestras de las personas infectadas, manipular los virus para generar vacunas y, lo más importante, prevenir a la población de los posibles riesgos de pandemias. Su labor de vigilancia ha quedado patente con las amenazas del llamado "virus de la gripe aviar" que fue descubierto en 1999 y el actual virus de la mal llamada  "gripe porcina".

La semana pasada, nuestro invitado, Don Enrique Tabarés, nos habló del virus de la gripe, de su composición y de algunas de sus estrategias de ataque.  Nos contó que existe una primera clasificación en tipos A, B y C. Los tipos que realmente provocan reacciones indeseadas son el A, que tiene su origen en las aves, y el tipo B, que es estrictamente humano, pero la variedad es mucho más amplia porque  cada uno de estos tipos agrupa a un conjunto de virus que se diferencian unos de otros por sus proteínas externas y sus genes.

 Cada año, los virus que  infectan a los seres humanos sufren cambios menores, mutaciones, que les permiten presentar una cara diferente, sortear las defensas e infectarnos de nuevo. Contra ellos se diseñan vacunas que contienen información sobre  varios tipos de virus a la vez, virus que, en un momento dado, están infectando a diferentes poblaciones. Sin embargo, de cuando en cuando, un virus salta la barrera de las especies y entra en juego cogiendo desprevenidas a nuestras defensas.

El virus de la gripe de tipo A afecta a un número enorme de especies. Las aves acuáticas salvajes los llevan de un lado a otro sin presentar síntomas de infección, son lo que se conoce como reservorio. De ellas ha pasado a otras especies en múltiples ocasiones a lo largo de la historia. No es  paso fácil porque para que un virus infecte al ser humano debe llevar en la carcasa  exterior los "ganchos moleculares" adecuados para acoplarse a otras moléculas que tienen las células en la superficie, deben encajar como una llave y su cerradura. Cuando encajan, el virus  abre la pared celular, penetra en la célula  y se produce la infección.

Dependiendo del tipo de "ganchos" del virus (hemaglutinina) así será la  infección. Se puede dar el caso que un animal, el cerdo es un ejemplo clásico, se infecte al mismo tiempo con dos virus distintos, uno procedente de un ave y otro de un humano (las células del cerdo tienen ganchos que ambos pueden abrir) y que, una vez dentro, redistribuyan sus genes. El virus que emerge de la célula, puede tener, entonces, una mezcla de genes de ambos invasores, aviares y humanos. Hablamos de recombinación o virus recombinante.

 Los virus recombinantes han surgido repetidas veces a lo largo de la historia y, conocer esos hechos, es imprescindible para comprender con detalle la evolución de una epidemia o una pandemia (hablamos de epidemia cuando los afectados pertenecen a una población localizada, y pandemia cuando afecta a personas repartidas por todo el mundo).

 Don Enrique Tabarés nos cuenta  hoy la historia de las grandes pandemias de gripe y de los virus que las produjeron, desde la llamada "gripe española" de 1918, hasta  las últimas amenazas como las del llamado virus de la gripe aviar o el  virus de la gripe porcina.

Don Enrique Tabarés es Catedrático de Microbiología en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid.


Botón de donación
Puedes ser patrocinador por el precio de un café en Patreon/CienciaEs .
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
24.565.341 audios servidos, desde que empezamos a volar.

Agradecemos la donación de:

Rubén Pérez Planillo
“De nuevo, mi modesto aporte para que sigáis realizando contenidos tan excelentes como hasta ahora.”
(Madrid)

Aniceto González Rivera
(Luxemburgo)

Antonio Lalaguna Lisa
“Hago esta donaciónen nombre de mi hijo Martín L”

Balopor
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

José Manuel Lázaro
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Ambrosio Benedicto Garcia
(Albox, Almeria)

María J González-Moa
(San Diego, CA, United States)

Jorge Echevarria Telleria

José Ignacio Becerra Carril
“Ciencia para Escuchar”

Anónimo
“Gracias. Muchas Gracias”
(México)

Luis Quintero
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Manuel López Lubary
“Apoyo y agradecimiento”
(Santa Cruz de Tenerife)

I Nwagwe
(Granada)

Luis Sánchez Marín
“Donativo para ayudar en la continuidad del programa.”
(Valencia)

Juan Pedro Peralta Romera

Jesús Royo Arpón
“Soy de letras, pero me estoy reciclando.”

Anna Andrés Rivas
“Hablando con Científicos”

Fernando Vidal Agustina

Juan Cuerda Villanueva

José Luis Montalbán Recio
(Paracuellos del Jarama, Madrid)

Juan Cuerda Villanueva

Mariano Pérez Caro
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Arturo Martínez Martín
“Gracias por vuestro trabajo y dedicación”

Josué Raúl García Soria Mondragón
(Villa Guerrero, México)

Leon Torres
“Muchísimas gracias por tratar temas tan interesantes. ¡Los seguimos escuchando! ¡Buena ciencia a todo el equipo de cienciaes.com!”
(Ciudad de Buenos Aires, Argentina)

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán

Sergio García
(Arucas, Las Palmas)

Esteban Calderón
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Lionel Arnaud
(Tarbes, Francia)

Martin Nagy
“Recuerdo de Martin desde Eslovaquia”

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page