Cienciaes.com

Hablando con científicos podcast - cienciaes.com suscripción

Hablando con Científicos

El conocimiento científico crece gracias a la labor de miles de personas que se esfuerzan, hasta el agotamiento, por encontrar respuestas a los enigmas que plantea la Naturaleza. En cada programa un científico conversa con Ángel Rodríguez Lozano y abre para nosotros las puertas de un campo del conocimiento.

Remolinos y eclipses en Marte. Hablamos con Luis Vázquez.

Luis Vázquez

            Una semana entera he estado escuchando historias sobre Marte, y una semana da para mucho. Navegar entre imágenes bellísimas que muestran profundas grietas, sinuosos cauces secos, cráteres inmensos y profundos, altísimas montañas, una de ellas de 25.000 metros de altura, o capas heladas, puede desequilibrar el cerebro de cualquiera. Algo así me ha sucedido mientras escuchaba el curso de verano de la Universidad Complutense de Madrid titulado La exploración de Marte.

            Ante tantísima información el cerebro se defiende y se queda prendado de los detalles más curiosos. ¿Cómo se explica sino que de todo un planeta, cuyo diámetro es la mitad del terrestre, cargado de tantas maravillas, yo me quedara embelesado mirando dos imágenes: un conjunto de remolinos que avanzan  girando sobre  el terreno polvoriento  y un eclipse de Sol?

            La atmósfera marciana es muy tenue, sólo un 0,7% de la terrestre. Es tan liviana que obliga a escoger muy bien el lugar sobre el que se posan las naves que allí enviamos. Lo normal es que el módulo de descenso haga sus últimos metros colgando de un paracaídas y un paracaídas no sirve de nada si no encuentra aire  denso para frenar. La densidad de la atmósfera disminuye con la altura, sucede igual en La Tierra que en Marte. Si se escoge un lugar elevado de la superficie marciana para aterrizar, el paracaídas no logrará reducir la velocidad y habrá una catástrofe.  Ello obliga a escoger el punto de contacto entre las  regiones profundas del planeta donde la atmósfera es más densa.

            Con una atmósfera tan liviana, parece mentira que se puedan crear corrientes de aire lo suficientemente fuertes como para levantar una polvareda, sin embargo, la atmósfera marciana lo hace con una facilidad sorprendente. A principios de la primavera -Marte también tiene estaciones- el rover Spirit de la NASA comenzó a tomar imágenes sorprendentes de objetos en movimiento sobre la superficie. Como obedeciendo a una señal invisible, numerosos remolinos recorrían el terreno como diablos  levantando nubes de polvo. Una imagen vale más que mil palabras.

remolinos

 

A medida que la primavera avanzaba, la presencia de remolinos se hacía más evidente, hasta que se levantó una tormenta de polvo que envolvió toda la región y los torbellinos cesaron.

remolinos2

El suelo marciano ayuda con su aspecto desértico. La mayoría de las naves que allí se han posado han proporcionado imágenes semejantes: una superficie rojiza y salpicada de piedras de agudas aristas.  Salvando el color rosáceo del cielo, podíamos confundir el lugar con uno de los muchos desiertos de la Tierra. El físico Carl Sagan, dijo al ver las imágenes enviadas por el Viking-1 en 1975: "No me hubiera extrañado ver aparecer tras las dunas a un explorador canoso tirando de su vieja mula". Los remolinos a su alrededor no habrían desentonado en absoluto.

Boquiabierto todavía con las imágenes proporcionadas con el Spirit, otra ponencia me llevó a levantar la vista al cielo marciano. El Sol se ve más pequeño y brillante desde allí, el disco solar es un 44% menor que visto desde la Tierra. Las lunas marcianas recorren rápidamente el firmamento, son dos, Phobos y Deimos, ambas mucho más pequeñas que la nuestra. Phobos, la más grande, parece más bien una enorme patata (19 x 22 x 27 km) incapaz, a pesar de su cercanía al planeta, de ocultar totalmente al Sol. He aquí un eclipse visto por el rover Oportunity en el 2004.

eclipse

Cuando en la Tierra se produce un eclipse total de Sol, la sombra proyectada por la Luna recorre veloz la superficie terrestre convirtiendo el día en noche allí por donde pasa. En Marte no es posible un eclipse total, Phobos solo cubre una parte del disco solar y por lo tanto sólo deja en penumbra la superficie marciana a su paso. Un equipo de investigadores españoles está desarrollando un algoritmo que permite predecir el paso de esa penumbra. Si alguna vez visita usted Marte y quiere presenciar un eclipse parcial de Sol tendrá que consultar esas predicciones para escoger el lugar de aterrizaje adecuado para su nave.

 

Hoy entrevistamos a D, Luis Vázquez, catedrático de Matemática Aplicada en la Universidad Complutense de Madrid y director, junto con Héctor Guerrero (INTA), del curso de verano: La Exploración de Marte.


Botón de donación
Colabora al mantenimiento de CienciaEs con una donación puntual o haciéndote patrocinador
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
Gracias a vuestras donaciones hemos servido ya 25.645.910 audios, gratis y sin publicidad.

Agradecemos la donación de:

André Lezan Fernandes
“Continuem com esse brilhante trabalho! Saudações do Brasil. [¡Continúen con ese brillante trabajo! Saludos desde Brasil.]”
Nuevo Patrocinador

Pepe
Nuevo Patrocinador

Aitor Forero Goyena
Nuevo Patrocinador

Christian León Cuenca
“Cierta Ciencia”
(Lima, Perú)

Alejandro Campos
Nuevo Patrocinador

Ivan Vilata-i-Balaguer
Nuevo Patrocinador
“Muchísimas gracias y mi enhorabuena a todo el equipo por la gran labor que desarrolláis. ¡Ojalá sigáis así por mucho tiempo!”

Juan Antonio González Sánchez “Gracias y muchos animos para seguir adelante.”

Aniceto González Rivera

Jorge Echevarría Tellería

Antonio Lalaguna Lisa
“Hago esta donaciónen nombre de mi hijo Martín L”

Jesús María Guillamon Garrido
(Archena, Murcia)

Diego Isaac Rivera
Nuevo Patrocinador

Alejandro Espituñal Enríquez
Patrocinador

Mario Castro de Lera
“Gracias por vuestra labor de divulgación científica”
(Darmstadt, Alemania)

Gerardo Ventura Mones Castro

José Antonio Padin Gómez
“Me encanta vuestro trabajo. Gracias.”
(Santa Cruz – Oleiros, A Coruña)

Antonio Romero Rodriguez
“Para que sigáis mucho tiempo, de un oyente agradecido.”
(Fuengirola, Malaga)

Alejandro Milian Sanguesa
“Para que continuéis divulgando ciencia”
(Valencia)

José Ignacio Becerra Carril

Julio Fernando García Vicente
(Santa Marta de Tormes, Salamanca)

Juan Cuadro
“Gracias por vuestra labor de divurgación impagable.”
(Sevilla)

Anónimo
“Enhorabuena por el retorno del programa que originó este admirable esfuerzo divulgatorio. ¡Enhorabuena!”
(México)

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page