Cienciaes.com

Hablando con científicos podcast - cienciaes.com suscripción

Hablando con Científicos

El conocimiento científico crece gracias a la labor de miles de personas que se esfuerzan, hasta el agotamiento, por encontrar respuestas a los enigmas que plantea la Naturaleza. En cada programa un científico conversa con Ángel Rodríguez Lozano y abre para nosotros las puertas de un campo del conocimiento.

Vida silvestre y actividades humanas, una relación difícil. Hablamos con Beatriz Arroyo.

Beatriz Arroyo - Podcast Hablando con Científicos - CienciaEs.com

Desde la invención de la agricultura, la relación entre la vida silvestre y las actividades humanas ha sido difícil. Muchas especies han sido desplazadas de sus hábitats por la expansión de las zonas de cultivo, pero otras, en cambio se adaptaron.

Ministerio de Ciencia e Innovación

Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología

Universidad de Castilla - La Mancha

A pesar de todo, en los tiempos modernos las actividades agrícolas se han potenciado sobremanera, gracias a la utilización de máquinas de labranza. El uso de tractores, cosechadoras, etc., ha permitido salvar las dificultades que entrañaban las labores del campo y variar los ritmos de las cosechas. Esos cambios afectan también a muchas especies de animales que habían encontrado en los campos de cultivo su hábitat natural y ahora deben adaptarse a los nuevos tiempos para sobrevivir. Algunas de esas especies tienen, además, el problema añadido de ser presas codiciadas por los seres humanos.

Nuestra invitada, Beatriz Arroyo, miembro del Grupo de Gestión de Fauna Silvestre y cinegética del IREC en la Universidad de Castilla – La Mancha, ha estudiado durante más de 20 años un ave rapaz, el aguilucho cenizo, que ilustra las dificultades de encontrar vías que hagan compatible la conservación de la vida silvestre con las actividades humanas.

El aguilucho cenizo (Circus pygargus) es un ave rapaz que ocupa amplias zonas del Norte de Africa, Europa y Asia. No es muy grande, los adultos miden poco más de 40 centímetros de pico a cola, aunque con sus alas extendidas puede abarcar un metro. El nombre “cenizo” se debe a que los machos tienen una coloración gris con las plumas primarias negras, sin embargo, ese apodo no puede ser aplicado a las hembras porque, como se puede ver en la imagen, es de color marrón rojizo. Este dimorfismo sexual se debe a que al aguilucho cenizo es un ave que acostumbra a construir su nido en tierra, en las zonas de hierbas altas y los campos de cereales. El color marrón de la hembra es ideal para camuflarse con el terreno cuando cría.

La costumbre de anidar en campos de cereales le causa graves problemas cuando llega el momento de la cosecha y las crías no han tenido tiempo para desarrollarse por completo. Este es la razón por la que esta ave, que beneficia a los agricultores librando sus cosechas de un buen número de pequeños roedores e insectos, como los saltamontes, necesita de una protección especial.

Nuestra invitada y su grupo estudian fórmulas que permitan compatibilizar las labores agrícolas con la protección de esta especie. El estudio requiere la observación de las aves y sus zonas de anidamiento, la calidad de sus puestas, el éxito reproductivo y, como no puede ser de otra forma, las relaciones con los seres humanos.

Convencer a un labrador de que retrase el momento de la cosecha o deje una zona sin cosechar, cuando existen nidos de aguilucho cenizo en sus tierras, es uno de los cometidos del Grupo de Gestión de Fauna Silvestre y cinegética en la UCLM.

Por otro lado, la vigilancia de los nidos y la interacción entre investigadores y aves también plantea problemas. La visita a los nidos para hacer el seguimiento de la especie suele provocar un estrés entre los adultos que ven a los humanos como una amenaza para sus crías. Los investigadores han comprobado diferentes formas de comportamiento que van desde la huida del adulto, hasta la demostración de una agresividad que se refleja en vuelos rasantes sobre las cabezas de los investigadores, gritos de alarma e incluso ataques para defender a sus crías. El comportamiento depende de la personalidad de un aguilucho: ciertas hembras son siempre agresivas y atacan a los humanos que visitan su nido, otras son siempre tímidas, y huyen o se alejan durante las visitas. En sus estudios durante casi 20 años los investigadores han comprobado que el número de hembras agresivas ha ido en aumento.

Os invitamos a escuchar a Beatriz Arroyo, investigadora del del Instituto de Investigacion en Recursos Cinegeticos (IREC) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España y la Universidad de Castilla – La Mancha.


Botón de donación
Colabora al mantenimiento de CienciaEs con una donación puntual o haciéndote patrocinador o patrocinadora con una donación periódica.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
27.314.297 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Daniel Pérez Arias
“Gracias por vuestro esfuerzo por divulgar la ciencia! Un saludo!”

José Félix Torre Santos
Patrocinador

Jose Pascual Gimeno Marí
Patrocinador

Javier Alagón Cano

Roberto Ruelas Gómez
“Un saludo y en horabuena por continuar una labor de tantos años y tantas vicisitudes. Un abrazo desde México.”

Jose Luis Sanchez Lozano
Patrocinador

Alex Bikbaev
Patrocinador

Diego Pereira de Oliveira
(Rio de Janeiro, Brasil)

Santiago Carballar
Patrocinador

David L. Webb
(Hanover, NH, United States)

Gerard Gos
(London, United Kingdom)

Anónimo
Patrocinador
(México)

Jaume Frontera Frau

Fernando Vidal Agustina
Patrocinador

Mikel Echevarria Lizarraga
“Es un placer escuchar vuestros programas.”
(Bilbao)

Elena Macho
“Gracias por toda la información que dais de nuestro mundo, siempre muy interesante… Una española que os sigue desde Hereford, Inglaterra.”

Marta Vidal

Patricia Torres Aido

Iñaki Celaya Echarri
Nuevo Patrocinador

Rafael Nava
“Un gran trabajo, gracias y adelante..!”
(Bulevares, México)

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page