Cienciaes.com

Zoo de Fósiles podcast - cienciaes.com suscripción

Zoo de fósiles

La mayor parte de los seres vivos que han poblado la Tierra han desaparecido para siempre. Quincenalmente, Germán Fernández Sánchez les ofrece en Zoo de Fósiles la posibilidad de conocer la vida de algunas de las más extraordinarias criaturas que vivieron en el pasado y que han llegado hasta nosotros a través de sus fósiles.

Acanthostega, el pez de ocho dedos.

Acanthostega

Los primeros huesos de Acanthostega fueron descubiertos en Groenlandia en 1933 por los paleontólogos suecos Gunnar Säve-Söderbergh y Erik Jarvik. Se trataba del cráneo de un estegocéfalo, un fósil intermedio entre los peces de aletas carnosas -como los dipnoos y los celacantos- y los tetrápodos o vertebrados terrestres. El nombre del animal, que significa "techo espinoso", alude a la forma de los huesos de la bóveda del cráneo. Pero la importancia de Acanthostega no quedó de manifiesto hasta 1987, cuando la paleontóloga inglesa Jennifer A. Clack descubrió restos más completos del mismo animal que permitieron hacerse una idea bastante exacta de su anatomía.

Acanthostega era un pez carnívoro de agua dulce, pero al mismo tiempo es el animal más antiguo conocido que posee patas terminadas en dedos. Como el esqueleto de Acanthostega tenía más de pez que de tetrápodo, sus patas no podían soportar su peso fuera del agua; las usaba como remos, para propulsarse. Los dedos, ocho en cada pata, le servían para agarrarse a la vegetación acuática, donde se escondía para acechar a sus presas.

Por otra parte, la estructura de la mandíbula de Acanthostega indica que no capturaba sus presas mediante succión, como hace la mayoría de los peces, sino que mordía, como hacemos los vertebrados terrestres. Algunos paleontólogos opinan que esta característica significa que Acanthostega era capaz de alimentarse en la superficie del agua o incluso por encima de ella.

Acanthostega vivió hace 360 millones de años, en el periodo Devónico. Resulta interesante señalar que precisamente en esa época, en la que se produjo la colonización de la tierra firme por los vertebrados, la aparición de los primeros bosques había hecho crecer la proporción de oxígeno en la atmosfera. Se puede decir que en cuanto hubo bastante oxígeno, los peces de aletas carnosas, dotados de pulmones, aprendieron a respirar aire y se adaptaron a la vida terrestre, donde pudieron explotar nuevos recursos alimenticios que hasta entonces estaban desaprovechados: las plantas y los invertebrados terrestres.


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
34,3 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Anónimo
“Gracias por su trabajo. Un abrazo virtual a todo el equipo, para cumplir con la sana distancia.”
Mecenas

Ximena Ospina Duque
Mecenas

Francisco García Manrique
Mecenas

Ignacio Arregui
Mecenas

Jacobo Castilla Vázquez
Mecenas

Gilberto López Martínez
Mecenas

Luis García-Linares García
“Muchas gracias por le excelente y encomiable tarea desarrollada por CIENCIA PARA ESCUCHAR, que nos proporciona tantas satisfacciones. ¡Seguid adelante!”
Mecenas

José Antonio Miranda Palma
“Muchas felicidades, sigan difundiendo la ciencia saludos a Ángel, Jorge y todo el equipo.”
Mecenas

Ramón Roma
“Sois una gran compañía y una mejor enseñanza para personas como yo, que no estudiamos ciencias.”
Mecenas

Hernando Martínez
“Cuidaos mucho”
Mecenas

Jesús López
“Me siento muy honrado de pertenecer a esta comunidad, gracias por vuestro trabajo. Un fuerte abrazo.”
Mecenas

Daniel Pérez Alonso
Mecenas

Fernando Vidal
“Donativo a Cienciaes”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page