Cienciaes.com

Zoo de Fósiles podcast - cienciaes.com suscripción

Zoo de fósiles

La mayor parte de los seres vivos que han poblado la Tierra han desaparecido para siempre. Quincenalmente, Germán Fernández Sánchez les ofrece en Zoo de Fósiles la posibilidad de conocer la vida de algunas de las más extraordinarias criaturas que vivieron en el pasado y que han llegado hasta nosotros a través de sus fósiles.

El ardipiteco, nuestro lejano antepasado.

Ardipithecus

En 1993, el paleontólogo estadounidense Tim White descubrió en el desierto de Afar, en el nordeste de Etiopía, unas mandíbulas fósiles pertenecientes a homínidos de más de cuatro millones de años de antigüedad, que bautizó con el nombre de Ardipithecus. Tras una minuciosa excavación del yacimiento, se han descubierto a lo largo de los años los huesos de al menos 36 ejemplares, junto con más de 150.000 restos fósiles de las plantas y animales que vivían en la región. Así, se ha podido reconstruir la anatomía y el hábitat de este primate, que ha resultado ser el antepasado más antiguo del hombre desde que su linaje se separó del chimpancé.

Hace 4,4 millones de años, en el periodo Plioceno, el clima de Afar era húmedo y fresco, y la región estaba cubierta por un mosaico de praderas, bosques abiertos y pequeñas manchas selváticas más densas. En esos bosques habitaba el ardipiteco, junto con una gran variedad de fauna, muy parecida a la de las selvas de hoy en día.

El ardipiteco era un primate arborícola, que se movía gateando con pies y manos por las ramas de los árboles del bosque. Pero, cuando bajaba al suelo, su postura era bípeda. Medía alrededor de 120 centímetros, como un niño de 7 u 8 años, aunque era mucho más robusto: Pesaba unos cincuenta kilos de peso. No había apenas diferencias entre machos y hembras. La cabeza del ardipiteco era semejante a la de un chimpancé, aunque con el hocico más corto y los dientes más pequeños. Los brazos y las piernas, muy musculosos, eran casi de la misma longitud. Las manos estaban dotadas de largos dedos, que usaba para trepar y para manipular objetos. Los pies eran anchos y cortos, con el primer dedo oponible, como el pulgar de la mano, y situado en una posición muy lateral.

El ardipiteco era un animal omnívoro, que se alimentaba de frutos, tubérculos, insectos, huevos y pequeños vertebrados. Probablemente, las crías dependían de los cuidados de sus madres durante mucho tiempo, así que mientras ellas permanecían resguardadas en las copas de los árboles, los machos partían en grupo en busca de comida. En el bosque abierto, los árboles podían estar bastante separados, y a veces era necesario bajar al suelo. Caminando erguidos, con las manos libres, los machos podían transportar de vuelta a casa los alimentos para las hembras y las crías.

De acuerdo con los estudios realizados, el ardipiteco está muy próximo al antepasado común del hombre y el chimpancé, pero carece de muchas de las características distintivas de este último: no caminaba sobre los nudillos, ni se colgaba de las ramas de los árboles, ni tenía colmillos desarrollados. Era un primate más arborícola y selvático que los australopitecos, que probablemente son sus descendientes que, para vivir en la sabana, mejoraron su postura bípeda a costa de perder los hábitos arborícolas.

Hoy, en el desolado desierto de Afar, en el lugar donde vivía el ardipiteco, sólo un largo montón de piedras negras, al estilo de las tumbas de los habitantes de la región, marca el lugar donde se encontró el esqueleto más completo de este lejano antepasado.


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs apuntándote al Club de Amigos con una donación periódica (Mecenas) o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
28.981.163 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Andoni Ripoll Jarauta
“Me parece fantástico que se difunda la ciencia y que nos vayamos empapando de ella. Enhorabuena y muchas gracias.”
(Madrid)

Antonio Lalaguna Lisa
Mecenas
“Hago esta donación en nombre de mi hijo Martín L”

Marcos Dominguez Vega
Mecenas

Rodrigo Lafuente
Mecenas

Irma Reyes Sánchez
“Para la continuación del maravilloso trabajo que realizan ustedes en pro de la divulgación de la ciencia, de manera tan amena.”
(Bogotá, Colombia)

Razvan Peteanu
Mecenas
“Es mi placer de apoyar su emisión y, de hecho, aparte del interés en ciencia, su podcast también me ayuda y me acompaña en el aprendizaje del español.”
(Toronto, Canadá)

Francisco Javier Hernández
(Cájar, Granada)

Enric Margall
(Mataro, Barcelona)

Luis Sánchez Marín
“Os doy las gracias por los momentos tan agradables que me hacéis pasar y con lo que aprendo con vuestros programas. Es siempre para mi un motivo de alegría cuando un nuevo podcast está disponible.
(Valencia)

Anónimo
Mecenas
“Saludos desde México. Muchas gracias.”

Francisco Javier Fernández García
“Gran trabajo”

Vicente Cabeza Pérez

Juan Cuadro Espada
Mecenas
(Sevilla)

Alejandro Costa Albero
“Muchas gracias por vuestro trabajo.”

Francisco Maluenda de los Santos
(Carcaixent, Valencia)

Arturo Martínez Martín
Mecenas
“Gracias por vuestro trabajo y dedicacion”

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán
Mecenas

Juan Antonio Luque Gutiérrez

Fernando Portasany Sánchez
Mecenas

Jesús López Tapia Cabrero
“Esta es mi pequeña mota de polvo de estrellas, para que sigáis ampliando nuestro universo. 1000 gracias, Angel.”

Maximino Alvarez Alvarez

Berta Guzmán de la Mata
“Gracias por vuestro trabajo”

Néstor Martínez Jiménez
(El Ejido, Almeria)

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page