Cienciaes.com

Zoo de Fósiles podcast - cienciaes.com suscripción

Zoo de fósiles

La mayor parte de los seres vivos que han poblado la Tierra han desaparecido para siempre. Quincenalmente, Germán Fernández Sánchez les ofrece en Zoo de Fósiles la posibilidad de conocer la vida de algunas de las más extraordinarias criaturas que vivieron en el pasado y que han llegado hasta nosotros a través de sus fósiles.

El sinornitosaurio, un dinosaurio venenoso

Sinornithosaurus

El sinornitosaurio (Sinornithosaurus, “lagarto-ave chino”) fue descubierto por paleontólogos del Instituto de Paleoantropología y Paleontología de Vertebrados de Pekín en la provincia de Liaoning, en el nordeste de China, en 1999. Es el dinosaurio emplumado más completo que se ha descubierto. Los dos ejemplares conocidos, dos adultos casi completos, además de un tercer fósil que puede ser un ejemplar joven, aparecieron en uno de los yacimientos de dinosaurios más ricos y mejor conservados del mundo, la formación Yixian, que tiene una antigüedad de entre 122 y 125 millones de años, correspondiente al Cretácico inferior. En aquella época, la región era una zona volcánica salpicada de lagos de agua dulce y cubierta de extensos bosques formados por ginkgos, coníferas, cicadas y helechos con semillas. En el suelo del bosque y en las orillas de los lagos crecían licopodios, equisetos, helechos y algunas plantas con flores primitivas, entre las que se encontraba la planta carnívora más antigua conocida. El clima era subtropical y húmedo, aunque con una corta estación seca. Los fósiles, enterrados en finísimas cenizas volcánicas, han conservado detalles de su anatomía externa, como piel, pelo, plumas…

El sinornitosaurio es un dinosaurio bípedo de un metro treinta de longitud y treinta kilos de peso, uno de los miembros más antiguos del grupo de los dromeosaurios, dinosaurios carnívoros dotados de una enorme garra curvada en cada pie. Sin embargo, el sinornitosaurio se parece más a las aves primitivas, como Archaeopteryx, que a los dromeosaurios posteriores como el velocirraptor, lo que confirma el íntimo parentesco evolutivo entre ambos grupos. La cabeza del sinornitosaurio es estrecha y alargada, con ojos grandes y dientes afilados. Las patas delanteras, relativamente largas y terminadas en tres dedos largos con garras curvas, le permiten trepar a los árboles, aunque también es un buen corredor, gracias a sus fuertes patas traseras. La cola es larga y bastante rígida, lo que le ayuda a mantener el equilibrio tanto en el suelo como en los árboles.

El sinornitosaurio está completamente cubierto de plumas. En la cabeza, las plumas son cortas, simples mechones de filamentos parecidos al plumón. En las patas y en la cola son largas, formadas por barbas unidas a un cañón, aunque carecen de las barbillas que enganchan las barbas entre sí y que dan rigidez a las plumas de las aves. A lo largo del lomo, las plumas tienen una longitud intermedia. Los estudios de la estructura microscópica de las plumas del sinornitosaurio han determinado que éstas eran de varios colores.

Los dientes de la zona media de la mandíbula superior del sinornitosaurio son más largos, y están recorridos en su parte posterior por un surco que comunica con una cavidad situada sobre la mandíbula. Se ha propuesto que esa cavidad alojaba una glándula productora de veneno, de manera que el animal, al morder a su presa, le inoculaba el veneno. Los dientes eran lo bastante largos para atravesar el plumaje de las aves de la época; además, los dientes del extremo del hocico, inclinados hacia adelante, le servían para desplumar a sus presas antes de devorarlas.


Botón de donación
Puedes ser patrocinador por el precio de un café en Patreon/CienciaEs .
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
24.565.341 audios servidos, desde que empezamos a volar.

Agradecemos la donación de:

Balopor
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

José Manuel Lázaro
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Ambrosio Benedicto Garcia
(Albox, Almeria)

María J González-Moa
(San Diego, CA, United States)

Jorge Echevarria Telleria

José Ignacio Becerra Carril
“Ciencia para Escuchar”

Anónimo
“Gracias. Muchas Gracias”
(México)

Luis Quintero
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Manuel López Lubary
“Apoyo y agradecimiento”
(Santa Cruz de Tenerife)

I Nwagwe
(Granada)

Luis Sánchez Marín
“Donativo para ayudar en la continuidad del programa.”
(Valencia)

Juan Pedro Peralta Romera

Jesús Royo Arpón
“Soy de letras, pero me estoy reciclando.”

Anna Andrés Rivas
“Hablando con Científicos”

Fernando Vidal Agustina

Juan Cuerda Villanueva

José Luis Montalbán Recio
(Paracuellos del Jarama, Madrid)

Juan Cuerda Villanueva

Mariano Pérez Caro
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Arturo Martínez Martín
“Gracias por vuestro trabajo y dedicación”

Josué Raúl García Soria Mondragón
(Villa Guerrero, México)

Leon Torres
“Muchísimas gracias por tratar temas tan interesantes. ¡Los seguimos escuchando! ¡Buena ciencia a todo el equipo de cienciaes.com!”
(Ciudad de Buenos Aires, Argentina)

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán

Sergio García
(Arucas, Las Palmas)

Esteban Calderón
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Lionel Arnaud
(Tarbes, Francia)

Martin Nagy
“Recuerdo de Martin desde Eslovaquia”

Aniceto González Rivera
(Luxemburgo)

Ignacio Diaz Carmona
“Un granito de arena por el gran esfuerzo de divulgación por vuestra parte”
(Madrid)

Paul Balm
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Antonio Lalaguna Lisa
“Hago esta donaciónen nombre de mi hijo Martín L”

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page