Cienciaes.com

Zoo de Fósiles podcast - cienciaes.com suscripción

Zoo de fósiles

La mayor parte de los seres vivos que han poblado la Tierra han desaparecido para siempre. Quincenalmente, Germán Fernández Sánchez les ofrece en Zoo de Fósiles la posibilidad de conocer la vida de algunas de las más extraordinarias criaturas que vivieron en el pasado y que han llegado hasta nosotros a través de sus fósiles.

Dimetrodon, un reptil con vela

Dimetrodon

Los primeros restos fósiles de Dimetrodon fueron descubiertos en los Estados Unidos por el paleontólogo estadounidense Edward Drinker Cope en 1878. Dimetrodon era un reptil pelicosaurio, más próximo a los mamíferos que a los reptiles actuales, como atestigua su dentadura; en Dimetrodon ya habían empezado a diferenciarse los distintos tipos de dientes característicos de los mamíferos: tenía caninos cónicos y puntiagudos, con los que desgarraba la carne de sus presas, y otros dientes planos y muy afilados, que le servían para cortar la carne en trozos más pequeños, lo que facilitaba la digestión. Su nombre significa “dientes de dos tamaños”. Dimetrodon era un gran depredador, de tres metros y medio de longitud y más de doscientos kilos de peso, que vivió hace entre 280 y 265 millones de años en el supercontinente de Pangea. Su característica más sobresaliente era una gran vela dorsal, con perfil de campana, que se alzaba sobre su espalda, desde el cuello hasta el arranque de la cola. Esta vela era una capa de piel recorrida por numerosos vasos sanguíneos y sujeta por largas espinas que se prolongaban hacia arriba desde la columna vertebral, y que en la parte central alcanzaban un metro de altura.

Cuando los primeros vertebrados colonizaron la tierra firme, se encontraron con un problema: el control de la temperatura. La inercia térmica del agua es mucho mayor que la del aire, con lo que las variaciones de temperatura que sufren los animales acuáticos son mucho menores. Los primeros reptiles, animales de sangre fría, pasaban las noches aletargados y aprovechaban el calor del sol para calentarse y reanudar sus actividades. En la región tropical donde habitaba Dimetrodon, las noches eran frías y los días calurosos. Dimetrodon, con su vela repleta de vasos sanguíneos expuesta al Sol, se calentaba mucho más rápido que sus presas. Así, Dimetrodon podía empezar a cazar cuando sus presas aún no estaban en condiciones de escapar.


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs apuntándote al Club de Amigos con una donación periódica (Mecenas) o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
29.833.555 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Darío Fernández Muñoz
Nuevo Mecenas

Javier Arratia Araujo

Robert Cook

Javier Calpe Maravilla
“Gracias por el buen trabajo”

Julia Dolores Martínez Vilela

Sonia Muñoz España
“Gracias por hacer tan ameno el mundo de la ciencia.”

Maximiliano Miglin

Marta Milagros Salesa Calvo
Mecenas

Luis Manuel Blasco Pérez

Steffen Gruenert
“¡Gracias por el zoo de los fósiles!”

Anónimo
“Saludos y nuestra gratitud a todo el equipo. Acepten por favor un abrazo desde México.”
Mecenas

Jorge Núñez Fernández
Mecenas

Josep Mitja Pau
“Felicidades por el buen trabajo. La vida de los científicos es lo que más me gusta”

Alondra Ariza
Mecenas

Javier Iglesias Frax
Nuevo Mecenas

Eleuterio Francisco Muñoz Motilla

Joaquim Romero Parcerisas

Carlos Serrano
(Río Grande, Estados Unidos)

Carlos Ehopi Bartolome
(Madrid)

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page