Cienciaes.com

Zoo de Fósiles podcast - cienciaes.com suscripción

Zoo de fósiles

La mayor parte de los seres vivos que han poblado la Tierra han desaparecido para siempre. Quincenalmente, Germán Fernández Sánchez les ofrece en Zoo de Fósiles la posibilidad de conocer la vida de algunas de las más extraordinarias criaturas que vivieron en el pasado y que han llegado hasta nosotros a través de sus fósiles.

Sebecus, el señor de las aguas que no lo era

Sebecus - Zoo de fosiles - Cienciaes.com

Los fósiles nos dicen que los dinosaurios se extinguieron hace 65 millones de años. Ningún hueso de dinosaurio más reciente se ha encontrado nunca en ningún lugar del mundo. Sólo sus descendientes, las aves, sobrevivieron a la gran extinción que puso fin al periodo Cretácico. Sin embargo, en 1906, el naturalista argentino Florentino Ameghino estudió ciertos dientes encontrados en yacimientos sudamericanos del Eoceno, con una antigüedad de sólo 50 millones de años, y los identificó como pertenecientes a dinosaurios carnívoros. Efectivamente, su aspecto era muy similar al de los dientes de aquellos animales; estaban curvados, aplanados lateralmente, y tenían forma de cuchillo y los bordes serrados. ¿Habían sobrevivido los dinosaurios en Sudamérica durante al menos quince millones de años? La respuesta tardó varias décadas en llegar. En 1937, el paleontólogo estadounidense George Gaylord Simpson publicó la descripción del animal al que pertenecían los dientes hallados por Ameghino, basándose en un cráneo fragmentado y una mandíbula inferior que había hallado en la Patagonia en una expedición del Museo Americano de Historia Natural, entre 1930 y 1931. Se trataba de un cocodrilo, que recibió el nombre de Sebecus icaeorhinus.

Hoy en día, todos los cocodrilos son animales semiacuáticos, de cuerpo aplanado y patas abiertas hacia los lados, y con el hocico ancho y los dientes cónicos, adecuados para capturar peces. Pero en otros tiempos, los cocodrilos fueron un grupo mucho más diverso, con especies terrestres, anfibias y acuáticas, carnívoras, omnívoras e incluso herbívoras. Sebecus era un depredador terrestre, con largas patas erectas que sostenían su cuerpo y le permitían moverse con agilidad en tierra firme.

Paradójicamente, Sebecus recibió su nombre de Sobek, el señor de las aguas, el dios cocodrilo de los antiguos egipcios. En la mitología egipcia, Sobek era el dios de la fertilidad, la vegetación y la vida; un dios benéfico, que había creado el río Nilo con su sudor.

Sebecus da nombre al grupo de los sebecosuquios. Estos cocodrilos se caracterizaban por su hocico alto y estrecho, con dientes largos, curvados, serrados y comprimidos lateralmente, separados unos de otros, de manera que los de la mandíbula superior se intercalan con los de la inferior al cerrar la boca. Los ojos, situados a los lados de la cabeza, son pequeños, y los orificios nasales se abren en el extremo del hocico hacia los lados o hacia delante, no hacia arriba como en los cocodrilos actuales. Los primeros sebecosuquios convivieron con los dinosaurios a finales del Cretácico, hace unos 90 millones de años, y no se extinguieron hasta mediados del Mioceno, hace unos 11 millones de años.

Así que no había dinosaurios en la Sudamérica del Eoceno, pero los sebecosuquios habían ocupado la plaza que aquellos habían dejado vacante, y estaban entre los grandes depredadores terrestres de la época. Sudamérica era por entonces una isla poblada por marsupiales; los grandes mamíferos carnívoros, como osos, lobos, pumas, jaguares, leones y tigres de dientes de sable, no llegaron hasta mucho más tarde, cuando emergió el istmo de Panamá, hace unos tres millones de años.

OBRAS DE GERMÁN FERNÁNDEZ:

El expediente Karnak. Ed. Rubeo

El ahorcado y otros cuentos fantásticos. Ed. Rubeo


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
31.384.377 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Luis Miguel García Vázquez
Mecenas

Juan Pedro Peralta Romera
Mecenas

Mercedes L. López Lara
Mecenas

Ramón Roma Valdés
Mecenas

Abner Castro
Mecenas

Denis Gilbert
Mecenas

Anónimo
“Un abrazote cargado de reconocimiento y gratitud desde México”
Mecenas

Leticia Haydee García
“Por la divulgación científica”
Mecenas

Andreu Salva Pages
“Cienciaes”
Mecenas

Roberto Silva Gomis
“Ayuda para que sigáis divulgando*
Mecenas

Héctor Mirallas Sánchez
Mecenas

Jesús López Tapia
“Me siento muy honrado de pertenecer a esta comunidad. Gracias por vuestro trabajo y un fuerte abrazo.”
Mecenas

Alberto González Vázquez
Mecenas

Germán Martín
Mecenas

Francisco Javier Martín Muñoz
Mecenas

Araceli Mercado Fernández
Mecenas

Adriana Ailed Nieves
Mecenas

Juan Agustín Esteban Jiménez
Mecenas

Fernando Vidal Agustina
“Gracias”
Mecenas

Jordi Miro
Mecenas

Fernando Medina Vivanco
Mecenas

Carlos Francisco Mingol
“Me gustaría poder efectuar una donación mayor pero por desgracia en estos momentos no puedo aumentar esta cifra. Enhorabuena por vuestro programa.”
Mecenas

Adriana Pamela Sanchez Nery
“¡El mejor podcast! Muchas gracias por el mejor entretenimiento.”
Mecenas

Joaquín Rojo Martínez
“Quilo de Ciencia es el programa que más me gusta.*
Mecenas

Juan Carlos Silla López
“Espero que sigais con esta labor, enhorabuena.* Mecenas

Alejandra de Alonso Díaz
“Gracias por apoyar la Ciencia”
Mecenas

Juan Luis Cervantes Vázquez
Mecenas

Alicia Cabello
“Gracias a ustedes mis alumnos aprenden mucho más! Desde Chile, un abrazo!!!” Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page