Cienciaes.com

Zoo de Fósiles podcast - cienciaes.com suscripción

Zoo de fósiles

La mayor parte de los seres vivos que han poblado la Tierra han desaparecido para siempre. Quincenalmente, Germán Fernández Sánchez les ofrece en Zoo de Fósiles la posibilidad de conocer la vida de algunas de las más extraordinarias criaturas que vivieron en el pasado y que han llegado hasta nosotros a través de sus fósiles.

Las primeras sabanas norteamericanas

Sabana Norteamericana - Zoo de fósiles podcast - Cienciaes.com

Hace unos meses hablábamos aquí de los cambios climáticos que condujeron a la aparición de las primeras sabanas a principios del Mioceno, y conocimos una de las últimas que existieron en Norteamérica, la que hace unos doce millones de años se axtendía por gran parte del centro y sur de aquel continente. Hoy volvemos a América del Norte, para visitar una sabana más antigua, una de las primeras, que se extendía al este de las montañas Rocosas hace unos veinte millones de años. En aquella época, las Rocosas eran unas montañas jóvenes, y las erupciones volcánicas eran frecuentes. Las cenizas arrojadas por esas erupciones enriquecían el suelo, que sostenía una rica flora y fauna formada por herbazales en los que se alimentaban diversas especies de camellos, rinocerontes, caballos, ciervos y otros grupos de ungulados hoy desaparecidos, como protocerátidos, oreodontes y calicoterios, además de roedores. Entre los carnívoros había cánidos, mustélidos y perros-oso, pertenecientes al extinto grupo de los anficiónidos. Entre las aves ya estaban presentes parientes de los modernos ostreros, halcones, urogallos y chachalacas, entre otros.

Esta comunidad ha quedado preservada en diversos yacimientos fósiles, como los de Agate, que hoy se encuentran protegidos dentro del Monumento Nacional de los Yacimientos Fósiles de Agate, en el noroeste de Nebraska, estado del centro de los Estados Unidos.

Además de los restos fósiles de aquellos animales, en los yacimientos de Agate se descubrieron los tirabuzones del diablo, unas estructuras verticales enterradas de tierra endurecida en forma de sacacorchos de hasta tres metros de altura. A finales del siglo XIX, el paleontólogo Erwin Hinckly Barbour, de la Universidad de Nebraska, fue el primero en estudiar estas extrañas formaciones helicoidales, que identificó con esponjas gigantes de agua dulce, ya que se encontraban en sedimentos correspondientes a grandes lagos del período Mioceno. Barbour bautizó los restos con el nombre de Daimonelix, “hélice del diablo”. Otros investigadores pensaban que los tirabuzones del diablo eran los restos fósiles de las raíces de un árbol desconocido, y el propio Barbour propuso más tarde que se trataba de la madriguera de un gran roedor. La verdadera identidad de Daemonhelix no quedó definitivamente establecida hasta el descubrimiento en el interior de uno de esos tirabuzones del diablo de los huesos fósiles del animal que la había excavado: un castor.

OTROS PROGRAMAS RELACIONADOS:

Una sabana norteamericana del Mioceno

OBRAS DE GERMÁN FERNÁNDEZ:

El expediente Karnak. Ed. Rubeo

El ahorcado y otros cuentos fantásticos. Ed. Rubeo


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
31.148.903 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Daniel Iriarte
Nuevo Mecenas

Javier García Santos
Mecenas

Enrique Alba
Mecenas

Michał Radmacher
Mecenas

Manuel Castro Escalera
Mecenas

José María Alcalá González
“Otro grano de arena para apoyar un podcast indispensable que NO puede perderse. Muchas gracias por vuestro esfuerzo y por darnos tanto. Un abrazo desde Córdoba, España.”
Mecenas

Sergey Guzenkov
“Gracias por su trabajo”
Nuevo Mecenas

Tobias Regenbrecht
Nuevo Mecenas

Francisco Villaseñor García Nuevo Mecenas

Pablo Alcetegaray Mecenas

Felicidad García de Bustos
Mecenas

Luis Miguel García Vázquez
Mecenas

María Amparo Sánchez Gutiérrez
Mecenas

José María Salas Arbolí
“Seguid adelante, seguro que todo va bien.”
Mecenas

Pedro Salazar
Mecenas

Roberto Arruabarrena
Mecenas

Anónimo
“Muchas gracias por el esfuerzo. Como dice líneas abajo: “seguid, por favor”.”
Mecenas

Ariel Fernández Goñi
Mecenas

Karlos
Nuevo Mecenas

Jesús Casero Manzanaro
“Seguid, por favor.*
Mecenas

Alberto González Hernández
Mecenas

José Manuel Martín Barriga
Mecenas

Gonzalo Fernández Sordo
Mecenas

Diego Garuti Gozo
Mecenas

Joaquín García López
Mecenas

Francisco Hernández
Mecenas
(Huétor Vega, GRANADA)

Anónimo

Pedro Rodríguez
Mecenas

Laura Trachsel Moncho
Mecenas
(Oslo, Noruega)

Pablo Alcetegaray
Mecenas
(Montevideo, Uruguay)

“Alvaro Jose Mateos Perera”
Nuevo Mecenas

Jacobo Castilla Vázquez
Nuevo Mecenas

Anónimo
Mecenas

Agustín Fernández Abril
Mecenas

Eulogio González Moreno
“Me encantan vuestros programas. Intento que mis hijos se aficionen a ellos pero de momento se resisten. . . No me rindo, jajaja”
Mecenas

Jesús Hermosilla Dupuy
Mecenas

Raul Martínez Cristóbal
Mecenas

Abner Castro
Nuevo Mecenas

Francisco Javier Armendáriz Ferre
“Por “Hablando con Científicos” y el resto de personas que hacéis Cienciaes.”
Mecenas

Juan Agustín Esteban Jiménez
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page