Cienciaes.com

El Neutrino podcast - Cienciaes.com suscripción

El Neutrino

El neutrino es una partícula esquiva, en apariencia insignificante, pero necesaria para explicar el mundo. Ni la radiactividad, ni el big bang, ni el Modelo Estandar de la física de partículas serían posibles sin él. Con El neutrino, un blog nacido en febrero de 2009, el físico y escritor Germán Fernández pretende acercar al lector, y ahora al oyente, al mundo de la ciencia a partir de cualquier pretexto, desde un paseo por el campo o una escena de una película, hasta una noticia o el aniversario de un investigador hace tiempo olvidado.

Kong, las montañas que nunca existieron.

Kong, las montañas que nunca existieron. - Podcast El Neutrino - CienciaEs.com

El río Níger fue un misterio para los exploradores occidentales durante siglos; sólo su curso medio, al sur del desierto del Sahara, era conocido por los viajeros; nada se sabía de su nacimiento ni de su desembocadura. Debido a la compleja orografía del África occidental, el Níger nace a pocos cientos de kilómetros del Océano Atlántico, en Guinea, pero da un rodeo de cuatro mil kilómetros, primero hacia el nordeste y luego hacia el sudeste, a través de Malí, Níger y Benín, para desembocar en Nigeria, en el golfo de Guinea. El naturalista romano Plinio el Viejo, en el siglo I de nuestra era, y el explorador árabe Ibn Battuta, en el siglo XIV, creían que el Níger pertenecía a la misma red fluvial que el Nilo, y León el Africano, en el XVI, pensaba que fluía de este a oeste. Los primeros exploradores portugueses lo confundían con el curso alto del río Senegal.

A finales del siglo XVIII, la Asociación Británica para Promover el Descubrimiento de las Partes Interiores de África organizó varias expediciones para explorar el curso del Níger. El médico y explorador escocés Mungo Park se presentó voluntario, y recorrió el curso alto del Níger entre 1795 y 1797. Mungo Park creía que el Níger llegaba hasta África central y se comunicaba con el Congo, así que imaginó que debía existir una cordillera que separase la cuenca del Níger del golfo de Guinea. Esa hipotética cordillera recibió el nombre de montes de Kong, en referencia a la ciudad de Kong, en el nordeste de Costa de Marfil. En 1805, Mungo Park emprendió una nueva expedición, decidido a descender el Níger hasta su desembocadura o morir en el intento. Desgraciadamente fue lo segundo; después de recorrer 1 600 kilómetros fue atacado por los hausas, en el norte de Nigeria, y se ahogó. De toda la expedición, sólo sobrevivieron un guía y un porteador.

Pero la idea de la existencia de los montes de Kong cuajó entre los geógrafos y entre los exploradores, y comenzaron a circular historias sobre cumbres cubiertas de nieve, yacimientos de oro… En 1798, el geógrafo inglés James Rennell fue el primero que incluyó los montes de Kong en un mapa. Desde entonces, a lo largo de todo el siglo XIX, muchos atlas y tratados de geografía mostraron los montes de Kong en África occidental como una cordillera que se extendía de oeste a este, desde el nacimiento del Níger hasta enlazar con las míticas montañas de la Luna del África central. También se encuentran referencias a los montes de Kong en obras literarias de la época, como en Robur el conquistador, novela de Julio Verne publicada en 1886:

“En el horizonte se perfilaban confusamente los montes de Kong del reino de Dahomey.”

Entre 1887 y 1889, el militar y explorador francés Louis-Gustave Binger llevó a cabo una misión de reconocimiento del curso del Níger. El 20 de febrero de 1888, fue el primer occidental que pudo entrar en la ciudad de Kong. Al delimitar la divisoria de las aguas entre los afluentes del Níger y los ríos que desembocan en el golfo de Guinea, como el Comoé y el Bandama, Binger constató que los montes de Kong no existían. Aunque el relato de su viaje, titulado Del Níger al golfo de Guinea, fue publicado en París en 1891, todavía en obras tan tardías como el atlas Tramplers Mittelschulatlas, publicado en Viena en 1905, aparecen los montes de Kong. Pero las tesis de Binger, y los hechos, terminaron por imponerse, y los montes de Kong pasaron a formar parte de la historia de los errores geográficos.

OBRAS DE GERMÁN FERNÁNDEZ:

Infiltrado reticular
Infiltrado reticular es la primera novela de la trilogía La saga de los borelianos. ¿Quieres ver cómo empieza? Aquí puedes leer los dos primeros capítulos.

El expediente Karnak. Ed. Rubeo

El ahorcado y otros cuentos fantásticos. Ed. Rubeo


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
30.425.371 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Daniel Murillo Flores
Mecenas

Anónimo de Granada
Mecenas

Michał Radmacher
Mecenas

J R Theobald
Mecenas

Miguel de la Sierra.
Nuevo Mecenas

Luis Miguel Meso Gómez
Mecenas

Kogyo
Mecenas
(Hiratsuka shi, Japón)

Luis García Sánchez
Mecenas

Jorge Sánchez Redondo
“Don Ángel y compañía. Gracias por vuestra labor. Jorge Sánchez Redondo, vecino tuyo de Brunete, Economista y Piloto de Línea Aérea. Aprendiendo siempre.”
Mecenas

Ferran Llop Alonso
Mecenas

Enrique Conesa García
Mecenas

José Alfonso Mantas Ruiz
Mecenas

Carlos Ballesteros

Luis Miguel García Vázquez
Mecenas

José María García Merino

Razvan Peteanu
Mecenas

Pedro Alberto Enriquez Palma

Regla Carmona González
Nueva Mecenas

Asier Verde Rico

Isabel Moskowich-Spiegel Fandiño
Nueva Mecenas

Sergio Requena
“Gracias por iluminar todos los huecos de la ignorancia.”

José María García Merino
Mecenas

Francisco Giménez Gómez
Mecenas

Ana María Bermejo Aquino
Mecenas

Leoncio Amorós
“Para los que solo somos meros amantes de la ciencia, es toda una gratitud poder conocer la ciencia de mano de los grandes profesionales como vosotros/as.”
Nuevo Mecenas

Jare
Nuevo Mecenas

FabianRE
Nuevo Mecenas

José Luis Costa
Nuevo Mecenas

César García Herrero
“Lástima que hayáis perdido el apoyo económico institucional. Valga este pequeño aporte para poder seguir haciendo esta buena labor.”
Mecenas

Juan A. García

Juan Cuadro Espada
“Para que la divulgación cientifica no decaiga en verano”
Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
Mecenas

Jesús López
“Me siento muy honrado de pertenecer a esta comunidad. Gracias por vuestro trabajo.”
Mecenas

Anónimo
“Pequeña contribución con la esperanza de que los donativos aumenten y sigamos escuchándolos. ¡Gracias por su esfuerzo!”
Mecenas
(México)

Fernando Vidal Agustina
Mecenas

Fernando Alejandro Medina
Mecenas

Horacio Volco
(Buenos Aires, Argentina)

Noelia Avello Llano
“¡Hacéis un trabajo estupendo!”
Nueva Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page