Cienciaes.com

El Neutrino podcast - Cienciaes.com suscripción

El Neutrino

El neutrino es una partícula esquiva, en apariencia insignificante, pero necesaria para explicar el mundo. Ni la radiactividad, ni el big bang, ni el Modelo Estandar de la física de partículas serían posibles sin él. Con El neutrino, un blog nacido en febrero de 2009, el físico y escritor Germán Fernández pretende acercar al lector, y ahora al oyente, al mundo de la ciencia a partir de cualquier pretexto, desde un paseo por el campo o una escena de una película, hasta una noticia o el aniversario de un investigador hace tiempo olvidado.

Científicos olvidados: Mijaíl Lomonósov

Mijail Lomonosov - El Neutrino podcast - CienciaEs.com

Mijaíl Vasílievich Lomonósov fue un erudito ruso, literato, científico e historiador, que nació en Denisovka, una población situada en una isla del río Dvina Septentrional, no lejos de su desembocadura en el mar Blanco, el 19 de noviembre de 1711 (el 8 de noviembre según el calendario juliano, entonces vigente en Rusia). Su población natal, Denisovka, cambió su nombre más tarde por el de Lomonosovo en recuerdo de su hijo más célebre.

El padre de Mijaíl era un próspero pescador que se hizo rico con el transporte fluvial y de cabotaje de mercancías por el mar Blanco, la costa norte de Rusia, la península de Kola y Laponia. Mijaíl Lomonósov se inició en la lectura y el estudio gracias a un vecino y al diácono de su pueblo. Desde los diez años, su padre lo obligaba a acompañarlo en sus viajes comerciales, pero el pequeño Mijaíl estaba más interesado en el estudio que en los negocios. En 1730, con 19 años, ante la imposibilidad de continuar estudiando en su pueblo, abandonó a su familia y se dirigió a Moscú. Poco después ingresó en la Academia Eslavo-Greco-Latina haciéndose pasar por el hijo de un sacerdote, lo que casi provocó su expulsión años más tarde, cuando fue descubierto el engaño. Viviendo en la pobreza más absoluta, y tras un breve paso por la Academia de Kiev-Mohyla, Lomonósov completó doce cursos en sólo cinco años y terminó el primero de su clase. En 1736 consiguió una beca para la Universidad Estatal de San Petersburgo, y más tarde otra para estudiar dos años en la Universidad de Marburgo, en Alemania, una de las más importantes de Europa en aquella época.

En Marburgo, Lomonósov fue discípulo del filósofo racionalista Christian von Wolff, y estudió alemán, filosofía, matemáticas y física. Entre 1739 y 1740 estudia química con Johann Friedrich Henckel en la Escuela de Minas de Freiberg. Allí empezó a interesarse por la poesía alemana de la Ilustración, cuyas reglas adoptó después para sus propias obras poéticas en ruso. En 1740 regresó a Marburgo y se casó con Elisabeth Christine Zilch, la hija de su casera; un año más tarde, debido a las penurias económicas, regresó a San Petersburgo.

En 1742, Lomonósov consiguió un puesto de ayudante en el departamento de Física de la Academia de Ciencias Rusa. En 1745 se convirtió en miembro de la Academia y profesor de Química y fundó el primer laboratorio de Química de la Academia. Ese mismo año publicó un catálogo de más de 3 000 minerales. En 1755 participó en la fundación de la Universidad Estatal de Moscú.

Lomonósov trató de reproducir los experimentos sobre la oxidación de los metales realizados por Robert Boyle un siglo antes, y descubrió, independientemente de Lavoisier, la Ley de Conservación de la Materia. También fue un pionero en el desarrollo de la Teoría Cinética de los Gases, que describe éstos como un conjunto de partículas en constante movimiento.

En 1758, Lomonósov fue nombrado director del departamento de Geografía de la Academia de Ciencias, desde donde impulsó la exploración del Ártico. En 1760, explicó la formación de los icebergs, y de su presencia en los océanos del hemisferio sur dedujo la existencia de la Antártida, entonces desconocida. En 1761 observó un tránsito del planeta Venus ante el disco solar, y descubrió que ese planeta posee una atmósfera. En 1762, 27 años antes que William Herschel, diseñó un telescopio reflector en el que el ocular se situaba a un lado del eje, de manera que no se interponía en la línea visual. En 1764 organizó una expedición en busca del Paso del Nordeste en las costas de Siberia.

En el campo de la Química, Lomonósov midió la temperatura de congelación del mercurio y demostró el origen orgánico del humus, la turba, el carbón, el petróleo y el ámbar.

Además de sus investigaciones y hallazgos científicos, Lomonósov se interesó por la gramática, la poesía y el arte del mosaico. De los cuarenta mosaicos que se le atribuyen, se conservan veinticuatro, entre los que destacan el retrato de Pedro el Grande y La batalla de Poltava. Lomonósov compuso odas, epístolas y tragedias, y en 1754 publicó una gramática rusa, y una historia de Rusia en 1760. En 1761 fue elegido miembro de la Real Academia Sueca de Ciencias. En 1764 fue nombrado secretario de estado. Murió un año más tarde, el 15 de abril de 1765 (4 de abril según el calendario juliano), en San Petersburgo.
Desde 1940, la Universidad Estatal de Moscú añadió a su nombre el de Lomonósov. También llevan su nombre sendos cráteres en la Luna y en Marte, y la cresta de Lomonósov, una dorsal oceánica que cruza el océano Glacial Ártico desde las islas de Nueva Siberia, en Rusia, hasta la isla de Ellesmere, en Canadá.

Desde 1959, la Academia de Ciencias de la URSS, mas tarde Academia de Ciencias Rusa, concede la Medalla de Oro Lomonósov para premiar los logros excepcionales en los campos de las ciencias naturales y las humanidades. Todos los años se otorgan dos medallas: una a un ruso, y la otra a un extranjero; entre los premiados hay personalidades como Linus Pauling, Aleksandr Oparin, Dorothy Hodgkin, Mohammad Abdus Salam, John Bardeen, Hans Bethe, John Kenneth Galbraith, James Watson, Aleksandr Solzhenitsyn y el mexicano Guillermo Haro.

OBRAS DE GERMÁN FERNÁNDEZ:

Infiltrado reticular
Infiltrado reticular es la primera novela de la trilogía La saga de los borelianos. ¿Quieres ver cómo empieza? Aquí puedes leer los dos primeros capítulos.

El expediente Karnak. Ed. Rubeo

El ahorcado y otros cuentos fantásticos. Ed. Rubeo


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs apuntándote al Club de Amigos con una donación periódica (Mecenas) o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
29.331.001 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Jan Carlos Rosales Abanto
“Gracias por compartir vuestra profesion y vuestro gran amor por la ciencia.”
(Madrid)

Juan Pedro Peralta Romera
“De Penolite en Jaen”

Ricardo Vázquez Prada
(Barco de Valdeorras, Orense)

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Mónica Ribe Salat
Mecenas

Rodrigo Lafuente
Mecenas

Marta Martínez Fernández
(Torrelavega, Cantabria)

Humberto On
Mecenas

Vicente Cabeza Pérez

Marian Gutiérrez
Miguel Angel Riaza
¡Aúpa la Ciencia!

Eulogio González Moreno

Alejandro Requena López
(Guadix, Granada)

Anónimo
“Antes de que nos ofrezcan disculpas por la conquista, quiero aportar mi granito de arena para que su generosa labor no ceje. Gracias actualizadas desde México, no nos hagan caso en nuestras locuras.”

Arturo Martínez Martín
“Gracias por vuestro esfuerzo y dedicación.”
Mecenas

César Morales
(Colombia)

Jesús López-Tapia
“Esta es mi pequeña nota de polvo de estrellas, para que sigáis ampliando nuestro universo, 1.000 gracias Ángel.”

Andoni Ripoll Jarauta
“Me parece fantástico que se difunda la ciencia y que nos vayamos empapando de ella. Enhorabuena y muchas gracias.”
(Madrid)

Antonio Lalaguna Lisa
Mecenas
“Hago esta donación en nombre de mi hijo Martín L”

Marcos Dominguez Vega
Mecenas

Rodrigo Lafuente
Mecenas

Irma Reyes Sánchez
“Para la continuación del maravilloso trabajo que realizan ustedes en pro de la divulgación de la ciencia, de manera tan amena.”
(Bogotá, Colombia)

Razvan Peteanu
Mecenas
“Es mi placer de apoyar su emisión y, de hecho, aparte del interés en ciencia, su podcast también me ayuda y me acompaña en el aprendizaje del español.”
(Toronto, Canadá)

Francisco Javier Hernández
(Cájar, Granada)

Enric Margall
(Mataro, Barcelona)

Luis Sánchez Marín
“Os doy las gracias por los momentos tan agradables que me hacéis pasar y con lo que aprendo con vuestros programas. Es siempre para mi un motivo de alegría cuando un nuevo podcast está disponible.
(Valencia)

Anónimo
Mecenas
“Saludos desde México. Muchas gracias.”

Francisco Javier Fernández García
“Gran trabajo”

Vicente Cabeza Pérez

Juan Cuadro Espada
Mecenas
(Sevilla)

Alejandro Costa Albero
“Muchas gracias por vuestro trabajo.”

Francisco Maluenda de los Santos
(Carcaixent, Valencia)

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page