Cienciaes.com

El Neutrino podcast - Cienciaes.com suscripción

El Neutrino

El neutrino es una partícula esquiva, en apariencia insignificante, pero necesaria para explicar el mundo. Ni la radiactividad, ni el big bang, ni el Modelo Estandar de la física de partículas serían posibles sin él. Con El neutrino, un blog nacido en febrero de 2009, el físico y escritor Germán Fernández pretende acercar al lector, y ahora al oyente, al mundo de la ciencia a partir de cualquier pretexto, desde un paseo por el campo o una escena de una película, hasta una noticia o el aniversario de un investigador hace tiempo olvidado.

Inglaterra y el capitán Cook. Los apóstoles de Linneo (V)

Apóstoles de Linneo V - El Neutrino Podcast - CienciaEs.com

Los apóstoles de Linneo crearon escuela. Durante la segunda mitad del siglo XVIII y el siglo XIX, muchas naciones imitaron la idea de embarcar un naturalista a bordo de sus barcos de exploración. Donde más se hizo notar esta influencia fue en Inglaterra, país visitado por varios apóstoles a lo largo de los años. El primero, Pehr Kalm, al que ya conocemos, estuvo en Inglaterra en 1747 y plantó la semilla cuyos frutos recogerían sus sucesores más de una década después.

El siguiente apóstol que viajó a Inglaterra fue Daniel Solander, que cronológicamente fue el octavo apóstol. Daniel Carlsson Solander nació en Piteå, en la costa sueca de la bahía de Botnia, el 19 de febrero de 1733. En 1750, Solander se trasladó a Upsala, a casa de un tío acomodado, para estudiar lenguas y humanidades en la universidad. También asistió a las clases de derecho que impartía su tío. Dos años más tarde se interesó por la historia natural, y empezó a colaborar con Linneo.

En el verano de 1752, Linneo y Solander organizaron el gabinete de historia natural de la reina Luisa Ulrica en el Palacio de Drottningholm. A finales de ese mismo año, organizaron también el de Carl Gustav Tessin, ex primer ministro sueco, en Estocolmo. En el verano del año siguiente, clasificaron y organizaron las colecciones del Palacio Real de Ulriksdal. Ese mismo verano, y el verano de 1755, Solander emprendió dos viajes a Laponia para recolectar plantas.

En marzo de 1759, Solander abandonó la universidad sin haber obtenido ningún título oficial. Con la ayuda de dos becas, y con cartas de presentación para los naturalistas de la Royal Society John Ellis y Peter Collinson, emprendió viaje a Londres para promover el sistema linneano de clasificación. Pero, aún en el sur de Suecia, enfermó de malaria, lo que le mantuvo en cama, convaleciente, durante casi un año. Por fin, el 30 de mayo de 1760 pudo embarcar en Elsinor (Dinamarca), y el 23 de junio llegó a Londres. Probablemente no tenía intención de permenecer en Inglaterra más que lo que le duraran las becas, ya que había dejado en Suecia su biblioteca y sus colecciones; sin embargo, ya nunca regresó.

Llegado a Inglaterra, Solander realizó dos expediciones botánicas por el sur del país, la primera durante el invierno de 1760-1761, y la segunda en el verano de 1761. De vuelta en Londres, se dedicó a organizar el material recolectado en las expediciones con la ayuda de John Ellis. A finales de año, recibió aviso de Linneo de que la cátedra de botánica de la Academia de Ciencias de San Petersburgo había quedado vacante, pero aconsejado por sus amigos ingleses declinó la oferta. Tampoco aceptó suceder a Linneo en Upsala en 1763. Ese mismo año, en febrero, Solander fue contratado como bibliotecario asistente en el Museo Británico; su principal ocupación fue la clasificación de las colecciones zoológicas y botánicas usando por primera vez el sistema de Linneo.

En esa época, Solander conoció a Joseph Banks, un noble adinerado aficionado a la botánica que le abrió muchas puertas. Daniel Solander era un hombre jovial y sociable, y enseguida se integró en la sociedad londinense. Siempre estaba dispuesto a acoger a los visitantes suecos que iban a Inglaterra. Nunca se casó; según dicen, quedó muy afectado por la boda de la hija mayor de Linneo, Elisabeth Christina, en 1764. En junio de ese año fue elegido miembro de la Royal Society, y el año siguiente catalogó el museo privado de la duquesa de Portland.

Banks, admirador de Linneo, e inspirado por sus apóstoles, introdujo en Inglaterra la tradición de incluir un naturalista en la tripulación de todos los buques de exploración británicos, tradición que posibilitó la expedición de Charles Darwin a bordo del Beagle el siglo siguiente.

El propio Banks, junto con Solander y el finlandés Herman Spöring, participó como naturalista en la expedición de James Cook que, a bordo del Endeavour, circunnavegó el globo entre el 25 de agosto de 1768 y el 12 de julio de 1771. Durante el viaje, Solander, Banks y Spöring visitaron Madeira, Brasil, Argentina, la Polinesia Francesa, Nueva Zelanda, Australia, Nueva Guinea, Java, Sudáfrica y Santa Helena, y recolectaron 30 300 especímenes vegetales de 3607 especies, de las cuales 1400 eran nuevas para la ciencia, además de notas y objetos etnográficos y gran cantidad de muestras de aves, moluscos y peces. Solander fue el primer científico profesional, de formación universitaria, que pisó Australia. En honor de los tres naturalistas, Cook bautizó con el nombre de “Botanist Bay” (bahía de los botánicos) el primer lugar de desembarco en Australia. La bahía se conoce hoy en día con el nombre de Botany Bay (bahía de la botánica), y su punta más meridional es el cabo Solander.

A su regreso a Inglaterra, Solander se convirtió en secretario y bibliotecario de Banks. En agosto fue presentado al rey Jorge III, y en noviembre recibió un doctorado honorífico de derecho civil por la Universidad de Oxford.

Ese mismo año de 1771 había llegado a Londres otro apóstol de Linneo, Andreas Berlin.
Berlin había nacido en una granja del centro-este de Suecia, en la antigua provincia de Ångermanland, el 20 de mayo de 1746. El 13 de febrero de 1765 se inscribió en la Universidad de Upsala, donde estudió botánica con Linneo y medicina. En 1770 recibió una beca que, como acabamos de decir, le permitió viajar a Londres.

Allí conoció a Daniel Solander y a Joseph Banks; este último lo contrató como ayudante en octubre de 1771 para pasar a limpio las notas de la primera circunnavegación del capitán Cook, de la que ambos acababan de regresar.

Mientras tanto, Banks y Solander comenzaron a hacer planes para participar en el segundo viaje de Cook, pero poco después Banks cambió de opinión y convenció a Solander de realizar en su lugar un viaje por la isla de Wight, las tierras altas de Escocia, las Hébridas e Islandia. Banks y Solander zarparon de Londres el 12 de julio de 1772, y regresaron a finales de noviembre del mismo año.

Berlin permaneció en Londres; su objetivo era participar en una gran expedición botánica. La oportunidad se presentó en 1773, cuando se unió como asistente del botánico inglés Henry Smeathman a un viaje patrocinado por Joseph Banks y otros miembros de la Royal Society para explorar el África occidental. Pero Berlin no llegó al continente africano; murió, no está claro si ahogado o por una afección estomacal, en las islas de Los, frente a las costas de Guinea, el 12 de junio de 1773, con solo 27 años. En su recuerdo, Solander dio su nombre a un género de fabáceas africanas, Berlinia.

Ese mismo año, Solander fue elegido miembro de la Sociedad Médica de Londres y de la Real Academia de Ciencias de Estocolmo, viajó por Gales con Banks, y fue nombrado conservador de Historia Natural del Museo Británico. Durante su estancia en el Museo Británico, Solander inventó la caja que lleva su nombre, la caja de Solander, que aún se utiliza en archivos y bibliotecas para almacenar documentos.

Solander murió de una hemorragia cerebral en Londres, en casa de Banks, en Soho Square, donde vivía, el 13 de mayo de 1782, a los 49 años. Sobre su muerte dijo Banks:
“Esta pérdida tan prematura de un amigo, a quien yo, durante los últimos años, he querido, y a quien siempre extrañaré, me hace desear correr un velo sobre su muerte, en cuanto he dejado de hablar de ella. Nunca puedo pensar en ella sin sentir un tremendo dolor.”

La mayor parte de los escritos de Solander se publicaron después de su muerte. Además del cabo Solander, las islas Solander, al sur de Nueva Zelanda, los Jardines Solander, en el este de Londres, y la isla Solander, al noroeste de Vancouver, también llevan su nombre. Como cientos de especies de plantas y animales, entre ellas la solanácea Solandra grandiflora, el haya negra de Nueva Zelanda (Fuscospora solandri), el petrel de Solander (Pterodroma solandri), el peto (Acanthocybium solandri)…

Otro apóstol tuvo también relación con Inglaterra y con el capitán Cook: Anders Sparrman.

Anders Sparrman nació el 27 de febrero de 1748 en la localidad sueca de Tensta, que hoy es un barrio de Estocolmo. Entró en la Universidad de Upsala en 1757, con solo nueve años, y emprendió los estudios de Medicina en 1762. A los catorce años ya era uno de los discípulos más aventajados de Linneo.
Sparrman interrumpió su estancia en la universidad en 1765, cuando se enroló como ayudante del médico del navío Stockholms Slott, de la Compañía Sueca de las Indias Orientales, en un viaje a la India y China. Regresó en 1767 y se graduó en 1770, a los 22 años.

Gracias a las cartas de recomendación de Linneo y del explorador sueco Carl Gustaf Ekeberg, a quien había conocido en Cantón en 1765, Sparrman consiguió un empleo como preceptor en Ciudad del Cabo. El 10 de enero de 1772 se embarcó de nuevo en el Stockholms Slott en Gotemburgo con destino a Sudáfrica. Allí conoció a otro apóstol de Linneo, Carl Peter Thunberg. Unos meses después, la llegada de James Cook, que acababa de empezar su segunda vuelta al mundo, le hizo cambiar de planes: Los naturalistas de la expedición, Johann Reinhold Forster y Georg Forster (padre e hijo) le contrataron como asistente botánico.

Sparrman embarcó en el Resolution de Cook el 22 de noviembre. Durante dos años y medio visitaron Nueva Zelanda, la Polinesia Francesa, Tonga, Fiyi, Vanuatu, Nueva Caledonia, la isla de Pascua, las Marquesas y Argentina. Pero sólo pasaron seis meses en tierra, y muchas de las plantas que recolectaron ya habían sido descubiertas por Joseph Banks y Daniel Solander en la primera circunnavegación de Cook.
De vuelta en Sudáfrica en marzo de 1775, Sparrman se dedicó a la medicina para ganarse la vida, y reanudó sus expediciones; una de ellas, a las tierras del interior, duró casi un año; nunca antes un europeo había realizado un viaje tan largo en la región. Entretanto, la Universidad de Upsala le había otorgado el título de doctor en Medicina, en 1775.

En 1776, Sparrman regresó a Upsala. Entre 1776 y 1777 pasó un par de meses en Inglaterra para organizar las colecciones del viaje de circunnavegación. En 1777 fue elegido miembro de la Real Academia Sueca de Ciencias y ese mismo año fue nombrado conservador del gabinete de historia natural de la misma, puesto que mantuvo hasta 1798.

Entre 1787 y 1788 viajó por el África Occidental, principalmente por Senegal, en busca de un lugar adecuado para establecer una colonia sueca, pero no tuvo éxito. A su regreso a Europa, fue emisario del Comité Británico para la Abolición de la Esclavitud ante el rey Gustavo III de Suecia.
Ya en Estocolmo, en 1789 completó la publicación del catálogo del Museo Carlsoniano, que había iniciado en 1786 y que incluía la descripción de muchos de los especímenes que él mismo había recolectado en sus viajes.

Entre 1790 y 1803 fue profesor de Historia Natural y Farmacología. Ese último año fue contratado como asesor por el Colegio de Médicos. En 1806 publicó una Ornitología de Suecia.
En 1814 retomó el ejercicio de la medicina, esta vez de forma altruista, para atender a los pobres de la parroquia de Santa Clara.

Sparrman nunca se casó, pero convivió con una mujer con la que tuvo una hija. Murió en Estocolmo el 9 de agosto de 1820, a los 72 años.

Entre las nuevas especies descritas por Sparrman en sus obras cabe destacar el lobo de tierra (Proteles cristata), el acantisita verdoso (Acanthisitta chloris), el cormorán moteado (Phalacrocorax punctatus), la petroica neozelandesa (Petroica australis), el abanico maorí (Rhipidura fuliginosa)…
Sus diarios de viaje, Resa till Goda Hopps-Udden, södra Polkretsen och omkring Jordklotet, samt Till Hottentott- och Caffer-Landen Åren 1772-1776 (Viaje al cabo de Buena Esperanza, al Círculo Polar Antártico, y alrededor del mundo; y al país de los hotentotes y los cafres, años 1772-1776), se publicaron en tres volúmenes entre 1783 y 1818, y fueron traducidos a varios idiomas. Sin embargo, su trabajo quedó eclipsado por el de Carl Peter Thunberg, el apóstol que había conocido en África del sur, que se le adelantó en la publicación de sus observaciones sudafricanas. Pero eso lo veremos en el próximo episodio de Los apóstoles de Linneo.

(Germán Fernández, 11/2017)

OBRAS DE GERMÁN FERNÁNDEZ:

Infiltrado reticular
Infiltrado reticular es la primera novela de la trilogía La saga de los borelianos. ¿Quieres ver cómo empieza? Aquí puedes leer los dos primeros capítulos.

El expediente Karnak. Ed. Rubeo

El ahorcado y otros cuentos fantásticos. Ed. Rubeo


Botón de donación
Colabora al mantenimiento de CienciaEs con una donación puntual o haciéndote patrocinador o patrocinadora con una donación periódica.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
27.062.032 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Jorge Echevarria

Diego Alejandro Marquez Burgos
(La Paz, Bolivia)

Jaume
Nuevo Patrocinador

Marcos Dominguez Vega
Patrocinador

Josué Raúl García Soria Mondragón

Anónimo
(México)

Rosa Lencero Guillermo
Patrocinadora
(Villanueva del Pardillo, Madrid)

Anónimo
“Colaboración con CienciaEs.”

Armando Santiago Espinoza
“Tengo casi 3 años escuchando su programa. Yo siempre quise donar algo y no sera la última.”
(Panamá)

Julia Dolores Martínez Vilela

Arturo Martínez Martín
“Gracias por vuestro trabajo y dedicación.”

Ramón Baltasar de Barnardo Hernán

Juan Carlos Barragan
“Gracias por los programas”
(Melbourne, Australia)

José Luis Moreno González
“Gracias por vuestro trabajo”
(Inca, Islas Baleares)

Alfonso Gallego
“Buen programa”
(Zaragoza)

Carlos Vargas Salas
(Lima, Perú)

Rodmar Zavala
Nuevo Patrocinador

Juan Manuel Gil Gahete
(Madrid)

Anónimo

Santiago Carballar
Patrocinador

Gabriel Patón.
“Espero que sigáis por muchos años porque estáis realizando una labor muy necesaria.” Patrocinador

Andreu Salve Pages
“Hablando con Científicos”
Patrocinador

Ariel Fernandez Goñi
“Gracias”

Alberto Martin Rivera
(Madrid)

Antonio Lobo Ruiz
“Por favor, seguid difundiendo el conocimento científico y útil a todos los que os escuchamos con devoción. Un Abrazo de alguien que admira vuestra entrega y trabajo.”
(Barcelona)

Javier Arratia Araujo
“Me entusiasma escuchar todos los podcast de CienciaEs. Estoy feliz con el regreso de Ciencia Fresca.”
(México)

Lauren Gillespie
“Nuevo colaborador periódico (Paypal)”

Angel Manuel Martín Badajoz

Antonio Lalaguna “Hago esta donación en nombre de mi hijo Martín L”

José Rapun
(Madrid)

Sergio Rodríguez González
“Otra ayudina”

Francisca Matesanz Ballesteros
(Madrid)

Joe Szakmary

Morpheus Aiolos S.L.
“En Afterbanks este mes os hemos escuchado mucho. Gracias por hacernos las tardes entretenidas.”

Fco. Javier Jiménez Iturbide
“Gracias por vuestra labor.”
(Rivas Vaciamadrid, Madrid)

Anónimo
Patrocinador
(México)

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page