Cienciaes.com

Quilo de Ciencia podcast - cienciaes.com suscripción

Quilo de Ciencia

El quilo, con “q” es el líquido formado en el duodeno (intestino delgado) por bilis, jugo pancreático y lípidos emulsionados resultado de la digestión de los alimentos ingeridos. En el podcast Quilo de Ciencia, realizado por el profesor Jorge Laborda, intentamos “digerir” para el oyente los kilos de ciencia que se generan cada semana y que se publican en las revistas especializadas de mayor impacto científico. Los temas son, por consiguiente variados, pero esperamos que siempre resulten interesantes, amenos, y, en todo caso, nunca indigestos.

Ministerio de Ciencia e Innovación

Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología

Universidad de Castilla - La Mancha

Obesidad medioambiental

Obesidad medioambiental - Quilo de Ciencia

Desde el año 1993, los científicos conocen la existencia en el medio ambiente de sustancias que se denominan interruptores endocrinos.

A veces lo obvio, aunque cierto, no es toda la verdad. Obvia resulta la epidemia de obesidad, no contagiosa, que está sufriendo el mundo desarrollado; en particular nuestro país, que en este caso no ha perdido el tren, a pesar de que la obesidad no facilita subirse al mismo. El exceso de peso se halla muy relacionado con serios problemas de salud, que incluyen la enfermedad cardiovascular, la diabetes de tipo 2, la hipertensión y algunos tipos de cáncer. La prevención de la obesidad con una dieta sana y ejercicio moderado es la mejor manera de prevenir dichos problemas, porque es igualmente obvio que quienes engordan lo hacen porque comen demasiado para el ejercicio que realizan.

Sin embargo, no está claro por qué la epidemia de obesidad sucede precisamente ahora. Es verdad que en la actualidad los países del primer mundo disponen de un exceso de alimentos muy ricos en calorías. Pero también es indudable que a lo largo de la historia reciente, incluso cuando no se hacía tanto ejercicio como ahora, siempre ha habido personas que han contado con sobreabundancia de alimentos y no por ello se han convertido en obesas. El exceso de alimentos y la falta de ejercicio no explican por sí solos la elevada prevalencia de obesidad que sufrimos hoy.

Por estos motivos, se ha estudiado si, además de las razones obvias para la obesidad, existen otras no tan evidentes. Es conocido que el correcto control del apetito depende de factores hormonales. Si estos factores no funcionan bien se producen desarreglos de la conducta alimentaria, entre ellos la ingesta exagerada de alimentos que causa la obesidad. Algunos investigadores sospecharon que sustancias contaminantes podrían afectar al correcto equilibrio hormonal que controla el apetito. ¿Eran sus sospechas ciertas?
Lamentablemente, sí.

Interruptores endocrinos

Desde el año 1993, los científicos conocen la existencia en el medio ambiente de sustancias llamadas “interruptores endocrinos”, los cuales interfieren con el normal funcionamiento de algunas hormonas, potenciando o disminuyendo su acción fisiológica. En general, los interruptores endocrinos son contaminantes derivados de insecticidas y pesticidas, o de la contaminación industrial, por lo que hoy son más abundantes en el medio ambiente que hace sólo unas décadas.

Según nuestro bagaje genético, algunas de estas sustancias ejercerán efectos diferentes. Por esta razón, no todo el mundo se convierte en obeso, ni siquiera en un medioambiente contaminado y en un entorno social en el que abundantes y apetitosos alimentos suelen estar presentes en celebraciones, reuniones, etc. No obstante, para algunas personas, los interruptores endocrinos pueden condicionar la fisiología del apetito desde muy temprano en sus vidas, y dejar su huella hasta la muerte, que sucederá antes de lo previsto gracias a su acción.

Polución y obesidad infantil

La acción temprana de algunas sustancias sobre el control hormonal del apetito ha sido recientemente corroborada en estudios llevados a cabo por investigadores españoles del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental, de Barcelona. Los investigadores estudiaron a 500 mujeres desde el primer trimestre de su embarazo. Les extrajeron sangre y analizaron la presencia en ella de varios contaminantes clorados muy persistentes en el medio ambiente. En particular, el DDE un derivado del insecticida DDT, que aún se usa en algunos países para combatir al mosquito transmisor de la malaria. El contenido de estas sustancias en la sangre de las madres fue luego evaluado de acuerdo a su posible efecto sobre el crecimiento y desarrollo de sus hijos, una vez nacidos.

Y bien, los resultados son preocupantes. Los bebés nacidos con peso normal de madres con altos niveles en sangre de DDE crecieron más rápidamente durante los 6 primeros meses de vida que los bebés nacidos de madres con bajos niveles. Como consecuencia, a la temprana edad de sólo 14 meses, los bebés nacidos de madres con altos niveles en sangre de esta sustancia mostraban sobrepeso cuatro veces más frecuentemente que los bebés nacidos de madres con bajos niveles.

Estos estudios apuntan a las agresiones sobre el medioambiente como causantes, o al menos colaboradoras, de la mayor tasa de obesidad en nuestros días. El entorno se defiende de nosotros y nos devuelve, en parte, el daño que le hacemos. Conviene, por tanto, actuar siempre de manera respetuosa con el medio ambiente por nuestro propio beneficio y el de nuestros hijos.


Botón de donación
Puedes ser patrocinador por el precio de un café en Patreon/CienciaEs .
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
24.565.341 audios servidos, desde que empezamos a volar.

Agradecemos la donación de:

Rubén Pérez Planillo
“De nuevo, mi modesto aporte para que sigáis realizando contenidos tan excelentes como hasta ahora.”
(Madrid)

Aniceto González Rivera
(Luxemburgo)

Antonio Lalaguna Lisa
“Hago esta donaciónen nombre de mi hijo Martín L”

Balopor
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

José Manuel Lázaro
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Ambrosio Benedicto Garcia
(Albox, Almeria)

María J González-Moa
(San Diego, CA, United States)

Jorge Echevarria Telleria

José Ignacio Becerra Carril
“Ciencia para Escuchar”

Anónimo
“Gracias. Muchas Gracias”
(México)

Luis Quintero
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Manuel López Lubary
“Apoyo y agradecimiento”
(Santa Cruz de Tenerife)

I Nwagwe
(Granada)

Luis Sánchez Marín
“Donativo para ayudar en la continuidad del programa.”
(Valencia)

Juan Pedro Peralta Romera

Jesús Royo Arpón
“Soy de letras, pero me estoy reciclando.”

Anna Andrés Rivas
“Hablando con Científicos”

Fernando Vidal Agustina

Juan Cuerda Villanueva

José Luis Montalbán Recio
(Paracuellos del Jarama, Madrid)

Juan Cuerda Villanueva

Mariano Pérez Caro
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Arturo Martínez Martín
“Gracias por vuestro trabajo y dedicación”

Josué Raúl García Soria Mondragón
(Villa Guerrero, México)

Leon Torres
“Muchísimas gracias por tratar temas tan interesantes. ¡Los seguimos escuchando! ¡Buena ciencia a todo el equipo de cienciaes.com!”
(Ciudad de Buenos Aires, Argentina)

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán

Sergio García
(Arucas, Las Palmas)

Esteban Calderón
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Lionel Arnaud
(Tarbes, Francia)

Martin Nagy
“Recuerdo de Martin desde Eslovaquia”

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page