Cienciaes.com

Quilo de Ciencia podcast - cienciaes.com suscripción

Quilo de Ciencia

El quilo, con “q” es el líquido formado en el duodeno (intestino delgado) por bilis, jugo pancreático y lípidos emulsionados resultado de la digestión de los alimentos ingeridos. En el podcast Quilo de Ciencia, realizado por el profesor Jorge Laborda, intentamos “digerir” para el oyente los kilos de ciencia que se generan cada semana y que se publican en las revistas especializadas de mayor impacto científico. Los temas son, por consiguiente variados, pero esperamos que siempre resulten interesantes, amenos, y, en todo caso, nunca indigestos.

Ministerio de Ciencia e Innovación

Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología

Universidad de Castilla - La Mancha

Tentadores estudios

Quilo de Ciencia podcast - cienciaes.com

Una de las primeras lecciones que recibimos en la infancia es la de que debemos vencer a las tentaciones y no ceder fácilmente a los impulsos. Esta lección conlleva una filosofía que creo compartida por la gran mayoría de culturas humanas. Al fin y al cabo ¿cómo podríamos vivir en una sociedad civilizada en la que sus individuos no pudieran controlar sus primitivos impulsos?

En cualquier caso, la fuerza de voluntad, la capacidad de no caer ante las tentaciones que la vida nos presenta, debe depender de alguna manera del funcionamiento de nuestro cerebro. Por esta razón, tal vez, algunos investigadores han caído en la tentación de estudiar qué parte de nuestro cerebro está involucrada en la resistencia a la tentación a lo largo de la vida.

EL EXPERIMENTO DEL CHUCHE

Los estudios sobre la fuerza de voluntad a los que me refiero aquí comenzaron hace más de 40 años en la universidad de Stanford, en California. En la guardería de dicha universidad, 500 niños de muy corta edad fueron sometidos a un terrible experimento: el experimento del chuche. Se ofrecía a los niños una suculenta chuchería diciéndoles que podían comérsela de inmediato, pero que si esperaban 15 minutos sin comérsela, se ganarían otra igual. ¿Se comerían el chuche de inmediato o esperarían para ganarse una segunda golosina? ¡Terribles momentos de duda y control de sus impulsos vividos por esos pobres niños!

Al igual que a unos les gusta el queso y a otros, no, los niños también mostraron diferencias en su comportamiento, ya a tan tierna edad, cuando aún no sabían ni quién era el diablo tentador, ni en qué consistirían las tentaciones a las que luego la vida les enfrentaría, como las presentadas por personas del sexo opuesto; por el dinero de la bolsa, de la deuda pública, o de las hipotecas subprime; o como meter o no el dedo en el ojo de tu enemigo por la espalda. Aún en esa ignorancia de las complejidades de la vida, algunos niños se comieron la chuchería de inmediato; otros esperaron para recibir su recompensa.

Hasta aquí, nada sorprendente. Los niños mostraron diferencias en su conducta probablemente porque sus personalidades eran diferentes, o porque algunos habían comido más chuches que otros en sus casas, lo que resultaba en diferentes grados de apreciación de las golosinas por cada niño. Seguramente, la educación subsiguiente que recibirían igualaría esas diferencias y, llegados a una cierta edad, todos serían capaces de controlar sus impulsos y tentaciones de manera similar.

RESISTENCIA Y CEREBRO

Esto es lo que han querido estudiar ahora investigadores de varias universidades estadounidenses, que publican sus resultados en la prestigiosa revista Proceedings. Cerca de 60 de esos niños, hoy ya personas hechas y derechas, fueron invitados a participar voluntariamente en un pequeño experimento para determinar su capacidad de vencer los impulsos. El experimento consistía en ponerse frente a un ordenador y apretar un botón cada vez que un rostro sonriente aparecía en la pantalla, lo que era en sí mismo una experiencia agradable, una pequeña recompensa. Al apretar el botón otro nuevo rostro sonriente aparecía en la pantalla, otra pequeña recompensa. Sin embargo, los sujetos habían sido instruidos de que debían evitar apretar el botón si aparecía un rostro concreto, al igual que Adán y Eva podían comer de todos los árboles del paraíso, menos de uno. Si ese rostro aparecía debían frenar su impulso y no apretar el botón. El número de rostros permisivos antes de que apareciera el prohibido variaba cada vez. A veces, solo dos o tres rostros permisivos aparecían en la pantalla antes de que apareciera el rostro prohibido, lo que hacía más fácil controlar el impulso de apretar el botón que cuando aparecían 20 o 30 rostros permisivos antes de que apareciera el prohibido.

¿Qué encontraron los investigadores? Sorprendentemente, encontraron algo inesperado. Aquellos que cuando niños se habían comido el caramelo sin esperar, mostraron mayores dificultades de frenar sus impulsos y no apretar el botón que aquellos que habían esperado para comérselo. La capacidad de controlar los impulsos, por tanto, se mantenía más o menos constante a lo largo de la vida, a pesar de las lecciones de templanza que, supuestamente, la educación reglada y la propia vida no dejan de ofrecernos.

Los investigadores sometieron también a resonancia magnética funcional a los cerebros de 26 de esos participantes y descubrieron que una región de la corteza prefrontal estaba involucrada en el control de los impulsos, mientras que otra (el cuerpo estriado) estaba involucrada en ceder frente a ellos. Aparentemente el funcionamiento de esas regiones cerebrales, determinado ya en la infancia, probablemente por factores de naturaleza más genética que educativa, es el responsable de que nos resulte más fácil o más difícil resistir a las tentaciones.

Este nuevo conocimiento nos tienta ahora, tal vez, a ceder más fácilmente a las tentaciones con la excusa de que “no soy yo, es mi pobre cerebro el que me falla y me hace caer”. Por eso no puedo adelgazar, por eso no puedo dejar de fumar, por eso no puedo dejar de meter el dedo en el ojo de mi enemigo…aunque todos me vean en la tele. Puede ser verdad, pero puede también ser falso. Al contrario, conocer que caer en las tentaciones depende de nuestro cerebro puede ayudarnos a intentar ejercitar más la habilidad de resistirlas, como se ejercita la memoria, por ejemplo, para intentar mejorarla. Como decía nuestro querido escritor Camilo José Cela, el que resiste, gana.

OBRAS DE JORGE LABORDA.

Una Luna, una civilización. Por qué la Luna nos dice que estamos solos en el Universo

One Moon one civilization why the Moon tells us we are alone in the universe

Adenio Fidelio

El embudo de la inteligencia y otros ensayos

Las mil y una bases del ADN y otras historias científicas

Se han clonado los dioses.


Botón de donación
Gracias a vuestras donaciones hemos servido ya 25.115.061 audios, de forma gratuita y sin publicidad.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar

Agradecemos la donación de:

Raúl González Cuesta

José Ignacio Becerra Carril

Patricio Armentia
“Muchas gracias por sus programas.”
(Elciego, Alava)

Anónimo
“Agradecido por tanto esfuerzo. ¡Felices fiestas!”
(México)

Fernando F. Saiz
Patrocinador
“Dáis mucho más de lo que puedo contribuir. Muchas gracias.”

Miguel García Cordero
“Mi colaboración para que continuéis con esta labor tan encomiable. Espero que no nos faltéis nunca.”
(Sanlúcar de Barrameda, Cádiz)

Oscar Martínez
“Disfruto mucho cada programa, ciencia fresca es mi favorito”
(México)

Anna Andrés Rivas
“Hablando con Científicos”

Fernando Vidal Agustina

Adolfo Romero
Patrocinador
“Vuestra labor divulgativa y del fomento de la curiosidad no tiene precio.”

Anónimo
“Colaboración con CienciaEs”

Alejandro Espituñal Enríquez
Patrocinador

Oscar Eduardo Trujillo Ventura
“Espero que esto ayude a mantener el excelente trabajo que realizan.”
(México)

Miguel Galiana Aparicio
Patrocinador
“Para mi que vivo en Inglaterra y el Ingles aun no lo domino, el encontraros ha sido como encontrar un oasis del que mana ciencia al alcance de todos.”

Arturo Martínez Martín
“Gracias por vuestro trabajo y dedicación”

Juan José Lafuente Cilla
Patrocinador
“Aprovecho la ocasión para felicitar a todo su equipo por el magnífico trabajo que realizan. No es fácil divulgar sobre temas tan complejos, y más en una sociedad obsesionada con la cultura superficial.”

Rafael Florenciano Sánchez
“Enhorabuena por los programas y seguid así.”

Edgar Paúl Recalde Posso
Patrocinador
“No desistan en su empeño por compartir la Ciencia, que muchos en esta parte del mundo los seguimos con ansias de aprender cada día, cada semana, más de nuestro maravilloso mundo.”
(Quito, Ecuador)

Christopher Durrant
“Finalidad: ayudaros a continuar”
(Londres, Reino Unido)

Aniceto González Rivera
(Luxemburgo)

Carlos Márquez Jimenez
Patrocinador
“Me ha parecido una idea perfecta el patrocinio y espero que sigais difundiendo y enrriqueciendonos con tanto conocimiento.”
(Torremolinos, Málaga)

Rosa Lencero
Patrocinadora
(Villanueva del Pardillo, Madrid)

Antonio Lalaguna Lisa
“Hago esta donación en nombre de mi hijo Martín L”

Jorge Echevarria Telleria

Raul Piedra Castro
Patrocinador
“Soy médico de familia y aprendo un montón con vosotros. Espero cada programa con ansia. Es mi banda sonora camino del trabajo y de vuelta a casa en el coche. Sois inspiradores.”

Juan Antonio Cuadro Espada

Javier Ferré

Javier Garcia Santos
(Pinto, Madrid)

Roberto Selva Gomis
“Ayuda periódica para que sigáis divulgando.”

José Ignacio Becerra Carril

Jose Luis Puyuelo
Patrocinador
“Os agradezco el trabajo que hacéis. Un fuerte abrazo desde Ginebra.”

Roberto Martínez
Patrocinador
“Muchas gracias por la gran labor que realizáis.”

Jorge Valencia Jiménez
“Mi mas sincero apoyo a vuestra labor de difusión de la ciencia”
(Málaga)

Josep Maria Bernacho Fornons
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Anónimo
“Gracias por el esfuerzo del equipo para nuestro bien”
(México)

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page