Cienciaes.com

Quilo de Ciencia podcast - cienciaes.com suscripción

Quilo de Ciencia

El quilo, con “q” es el líquido formado en el duodeno (intestino delgado) por bilis, jugo pancreático y lípidos emulsionados resultado de la digestión de los alimentos ingeridos. En el podcast Quilo de Ciencia, realizado por el profesor Jorge Laborda, intentamos “digerir” para el oyente los kilos de ciencia que se generan cada semana y que se publican en las revistas especializadas de mayor impacto científico. Los temas son, por consiguiente variados, pero esperamos que siempre resulten interesantes, amenos, y, en todo caso, nunca indigestos.

Ministerio de Ciencia e Innovación

Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología

Universidad de Castilla - La Mancha

Machos, hembras, abortos y el efecto Bruce

Machos y hembras - Quilo de Ciencia - Cienciaes.com

La fisiología de las hembras de varias especies es capaz de detener un embarazo en respuesta al olor de otro macho. ¿Machismo molecular?

A lo largo de la evolución de las especies animales, la relación entre los sexos no ha resultado siempre fácil. Los machos han competido, en general, por conseguir fecundar a cuántas más hembras mejor, y estas se han visto frecuentemente sometidas al poder de los más fuertes. Gracias a la ciencia, hoy sabemos que este poder se extiende más allá de la dominación física, y llega hasta a controlar la fisiología de la reproducción femenina de manera hormonal, o mejor dicho, feromonal.

Como es sabido, las feromonas son sustancias químicas emitidas por un organismo que son captadas por otros de su misma especie, lo que induce en ellos cambios fisiológicos o de comportamiento. Las feromonas son comunes en los insectos, pero también en mamíferos, incluidos los humanos. Por ejemplo, ciertas feromonas son las responsables de que mujeres que viven juntas acaben por sincronizar su periodo menstrual con sus compañeras.

Las feromonas ejercen efectos muy poderosos de los que, en general, el animal no es consciente. Uno de los más dramáticos es el conocido por “efecto Bruce”. En 1959, la bióloga Hilda Bruce colocó a hembras de ratón gestantes en presencia de machos que no eran los padres de sus futuros hijos. El resultado fue un aumento muy importante de abortos que condujeron a acoplamientos sexuales y embarazos con el nuevo macho. Curiosamente, los abortos no se incrementaron si se colocaba a las hembras gestantes en presencia de machos castrados o sexualmente inmaduros. Estaba claro que el macho de ratón sexualmente maduro secretaba alguna sustancia que favorecía su propia reproducción en detrimento de la de sus competidores.

UN ASUNTO DE NARICES

Estudios subsiguientes indicaron que estas sustancias se secretaban en la orina. Las sustancias se evaporaban y eran captadas por el olfato de las hembras, en realidad por una parte especial del sistema olfativo, llamado el sistema vomeronasal, presente en muchos animales.

El sistema vomeronasal está conectado con el sistema neuroendocrino, es decir, con la parte del sistema nervioso que controla la secreción de hormonas a la circulación sanguínea en respuesta a estímulos neuronales. Los estímulos químicos recibidos por las neuronas del sistema vomeronasal de las hembras de ratón detienen la secreción de la hormona prolactina. En ausencia de esta hormona tampoco puede secretarse la hormona progesterona, y el útero no puede mantener el embarazo.

El poder que unas simples sustancias en la orina de los machos de ratón ejerce sobre la fisiología de las hembras es, por tanto, enorme. Sin embargo, aunque todo esto parezca machismo a nivel molecular, en realidad, no lo es. Si a lo largo de la evolución se han desarrollado este tipo de mecanismos fisiológicos es porque no solo interesan a los machos, sino principalmente a las hembras. Estas dejan de mantener un embarazo iniciado por un macho que, probablemente, no es tan fuerte y tan genéticamente bien dotado como el nuevo macho, el cuál, deben de suponer las hembras, ha debido vencer y expulsar al que inicialmente las fecundó. Además, el macho ahora dominante podría matar a sus hijos tras su nacimiento. Conviene, por tanto, no despilfarrar recursos en la reproducción de unos hijos que no serían todo lo fuertes que podrían ser y que tal vez ni llegarían a la edad adulta. Reproducirse con el macho más fuerte es, sin duda, la mejor opción, lo que solo es posible si el embarazo en curso se detiene y se inicia uno nuevo con él.

UN EFECTO NATURAL

Por mucho que el efecto Bruce tenga sentido evolutivo, es no obstante necesario comprobar su existencia en la Naturaleza. Esto ha resultado ser un problema. Algunos estudios llevados a cabo con roedores salvajes no habían podido obtener evidencia alguna a su favor. A pesar de las numerosas pruebas acumuladas sobre este efecto en animales domésticos o en cautividad, hasta ahora no se había podido demostrar que fuera operativo en un entorno natural. Tal vez se tratara de una consecuencia extraña de la cautividad o de la domesticación de los animales.

Afortunadamente, en un reciente estudio publicado en la revista Science, investigadores de la Universidad de Michigan terminan con esta controversia al publicar que el efecto Bruce se produce en la Naturaleza, y no ya en roedores, sino en un primate: el gelada, un mono terrestre de las praderas de Etiopía, similar al babuino. En una serie de observaciones, los autores confirman que las hembras de gelada terminan el 80% de sus embarazos en las semanas siguientes a que el macho dominante, y padre de sus hijos, sea vencido y reemplazado por otro. Los datos que obtienen sugieren, además, que esta estrategia ofrece beneficios a las hembras que, de otro modo, podrían ver su descendencia muerta por el nuevo macho, lo que suele suceder en el caso de que el embarazo no pueda ya detenerse. Como comentaba anteriormente, es más conveniente para ellas, por tanto, no continuar un embarazo que podría conducir a la muerte de su recién nacido, y comenzar otro con el nuevo macho dominante.

La existencia del efecto Bruce en primates y en la Naturaleza abre ahora el interrogante de si también se produce con nosotros, los humanos, o al menos si alguna vez existió a lo largo de nuestra evolución. Preguntas, sin duda, interesantes y no exentas de cierto morbo, morbo del que ni la ciencia, en estos tiempos, es capaz de escapar.

OBRAS DE JORGE LABORDA.

Una Luna, una civilización. Por qué la Luna nos dice que estamos solos en el Universo

One Moon one civilization why the Moon tells us we are alone in the universe

Adenio Fidelio

El embudo de la inteligencia y otros ensayos

Las mil y una bases del ADN y otras historias científicas

Se han clonado los dioses.

Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
Desde que levantamos el vuelo, en 2009,
gracias a vuestras donaciones, hemos servido 21.834.650 audios.
Ayúdanos a continuar durante 2017.

Botón de donación

Agradecemos la donación de:

Ignacio Díaz Carmona
“Gracias por tantas y tantas horas de divulgación tan entretenida”
(Madrid)

Pedro Alberto Enriquez Palma
(Logroño, La Rioja)

Paul Vincelli
(Lexington, KY, Estados Unidos)

Roberto Selva
“Seguid divulgando. Muchas gracias.”
(Alicante)

Juan Antonio Cuadro Espada
“Por divulgar la buena ciencia”
(Sevilla)

Ronal Ramírez
“Muchas gracias por su trabajo. Un abrazo desde Bogotá”
(Colombia)

Eduardo Torres Fajardo
(Morelia, México)

Francisco Maluenda de los Santos
“Para la divulgación de la Ciencia”
(Carcaixent, Valencia)

Tino Piñeiro
(Donostia, Guipuzcoa)

José Luis Montalbán Recio
(Paracuellos del Jarama, Madrid)

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán

Carlos Massaguer Riera
(Villanueva del Pardillo, Madrid)

César García Herrero
“Muchas gracias, Ángel, por tus programas!!!”
(Madrid)

Rafael Florenciano Sánchez
(Murcia)

Luis González López
“Hacéis un trabajo excelente, muchas gracias y no dejéis de hacerlo. Buena Ciencia.”
(Sevilla)

Anónimo
(Geneve, Suiza)

Fco. Javier Jiménez Iturbide
“Donación a cienciaes.com”
(Rivas Vaciamadrid, Madrid)

Vicente Garcia
(Puzol, Valencia)

Alejandro Espituñal Enríquez
“Sigan cultivando la curiosidad y el conocimiento”
(Juarez, Chihuahua, México)

José María López Rodríguez
“Gracias por vuestro trabajo, perdonad por no poder ayudaros con mas. Animo y seguid asi.”
(Aldeatejada, Salamanca)

Antonio Ramos Muñoz
“Gracias por vuestro trabajo, me encanta escucharos mientras paso los días enteros, solo, trabajando la tierra.”
(Manchita, Badajoz)

Carlos Minafo
“Hablando con científicos”
(Buenos Aires, Argentina)

Claudio Fernández
“Enhorabuena por vuestro trabajo. Llevo años escuchando vuestros podcast.”
(Madrid)

Tommaso Rongoni
“Me gustaría poder aportar más. Haceis un trabajo fabuloso, ojalá podáis seguir muchos años!”
(Como, Italia)

Guillermo Montero Carranza
“Tienes razón. Hay que donar para mantener viva la buena labor que hacéis.”
(Jerez de la Frontera, Cadiz)

Diego Junquera Méndez
“Ayuda, colaboración, agradecimiento.”
(Santa Cruz de Tenerife)

Anónimo
(Alicante)

Ayoze Marrero Ramos
“Me encanta vuestra radio y todos los programas que ponen, siempre me dan horas de puro entretenimiento educativo. En proyectos así es donde habría que invertir realmente. Muchísimas gracias por vuestro trabajo.”
(Santa Cruz de Tenerife)

Fausto Carlos Alvarez Campos

Leon Torres
“Estas vacaciones CienciaEs.com nos acompañó en cada viaje y en cada momento de relajación. Disfrutamos mucho todos los programas que descargamos y ya no estamos preparando para escucharlos cada día en los viajes en colectivos por Buenos Aires de camino al trabajo o a la universidad. ¡Muy buena ciencia a todo el equipo!”
(Ciudad de Buenos Aires, Argentina)

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page