Cienciaes.com

Quilo de Ciencia podcast - cienciaes.com suscripción

Quilo de Ciencia

El quilo, con “q” es el líquido formado en el duodeno (intestino delgado) por bilis, jugo pancreático y lípidos emulsionados resultado de la digestión de los alimentos ingeridos. En el podcast Quilo de Ciencia, realizado por el profesor Jorge Laborda, intentamos “digerir” para el oyente los kilos de ciencia que se generan cada semana y que se publican en las revistas especializadas de mayor impacto científico. Los temas son, por consiguiente variados, pero esperamos que siempre resulten interesantes, amenos, y, en todo caso, nunca indigestos.

Ministerio de Ciencia e Innovación

Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología

Universidad de Castilla - La Mancha

Por qué te miran con esa cara

Rostros - Quilo de Ciencia podcast - Cienciaes.com

Cinco genes condicionan nuestra fisionomía

Si hay algo indisolublemente ligado a nuestra identidad, es nuestro rostro. El rostro es lo primero que, tras levantarnos, nos miramos al espejo para comprobar que seguimos siendo los mismos que antes de acostarnos. Sin duda, la sorpresa sería mayúscula si, durante la noche, hubiera cambiado. Aunque el rostro cambia con el tiempo, y no solemos ser hoy tan bien parecidos o atractivas como hace unos años, no cambia de la noche a la mañana.

Nuestro rostro es nuestro, pero no completamente. Si tenemos un hermano o hermana gemela, su rostro y el nuestro serán muy similares, prácticamente idénticos. El parecido con los hermanos carnales suele ser también importante, así como con nuestros padres o primos. Estos hechos, conocidos desde los albores de la humanidad, confirman que el aspecto de nuestros rostros debe estar necesariamente condicionado por nuestros genes.

Pero si identificar genes asociados con características discretas, como el color del pelo o de los ojos, es hoy relativamente sencillo, identificar qué genes son los que condicionan la apariencia de nuestros rostros es bastante más complicado. No obstante, lograrlo, además de su interés puramente científico, es decir, de su interés humano, podría permitir averiguar, por ejemplo, cómo es el rostro del sospechoso para el que no hay testigos, pero que ha dejado restos de su ADN en la escena del crimen.

Un grupo de investigadores holandeses aceptó este desafío y ha conseguido identificar los primeros genes que dan forma a nuestros rostros. Su trabajo ha sido recientemente publicado en la revista PLOS genetics.

ROSTROS Y NÚMEROS

Una de las dificultades que los investigadores debieron superar es cómo definimos un rostro a partir de características que podamos medir. Si podemos determinar el color de los ojos fácilmente, no contamos con parámetros tan evidentes para determinar la forma de los rostros. Por esta razón, lo primero que los investigadores debieron hacer no tuvo nada que ver con la genética, sino con la topología.

Los científicos analizaron imágenes tridimensionales de cientos de rostros, obtenidas por resonancia magnética, e intentaron analizar qué parámetros podían distinguir unos rostros de otros con mayor precisión. Entre ellos, se pueden considerar, por ejemplo, la anchura de la nariz, la distancia entre la punta de la barbilla y el inicio de las cejas, o la distancia entre los ojos.

Los investigadores identificaron nueve parámetros capaces de distinguir los rostros. Estos parámetros numéricos consiguieron lo que ya consigue cualquier carnet: reducir nuestra identidad a un número, aunque en este caso cada rostro fue reducido a un conjunto de nueve números.

Tras definir los rostros de esta forma tan impersonal, los investigadores analizaron los genomas de miles de personas, de ascendencia europea, clasificadas en cinco grupos genéticamente relacionados, como los mediterráneos, anglosajones, nórdicos… los cuales poseen rostros de características morfológicas similares. Cada grupo contenía entre 545 y 2.470 personas.

MICROCHIPS DE ADN

El análisis de los genomas de tan elevado número de individuos es hoy posible gracias a las nuevas tecnologías de bioquímica y biología molecular. En este caso, no es necesario secuenciar los genomas de cada uno de los voluntarios y buscar las diferencias en su ADN, sino analizar variantes génicas en miles de genes mediante la tecnología de microchips de ADN. Cada microchip contiene unidas a su superficie secuencias cortas de ADN, sintetizadas químicamente, que corresponden no solo a los genes del genoma humano, sino a las variantes de dichos genes en la población. Las variantes génicas presentes en el microchip son capaces de identificar las variantes génicas presentes en cada persona.

Los investigadores analizaron si algunas de las variantes génicas de los grupos de voluntarios estaban asociadas con, al menos, alguno de los nueve parámetros a los que habían reducido cada uno de los rostros. De esta manera identificaron cinco genes cuyas variantes estaban fuertemente asociadas con la fisionomía. Estos cinco genes se conocen con los bonitos nombres de PRDM16, PAX3, TP63, C5orf50, y COL17A1.

Los tres primeros genes pertenecen a la familia de los factores de transcripción, es decir, a genes que regulan el funcionamiento de otros genes, los cuales son los que realmente ejercen los efectos sobre las células y tejidos. Esto implica que existen muchos más genes, cuyo funcionamiento es regulado por esos tres, que juntos determinan las características de cada rostro.

Los últimos dos genes, sin embargo, no son factores de transcripción. C5orf50 es un gen cuya proteína se localiza en la membrana de las células y que puede tener que ver con la comunicación molecular entre ellas, lo cual es sin duda importante en la organización de los tejidos que dan forma al rostro. Por último, COL17A1 es el gen que produce un constituyente muy importante del colágeno, proteína fundamental de la piel y de otros tejidos, la cual supone nada menos que entre el 25% y 35% del total de las proteínas de nuestro cuerpo.

Poco a poco, se irán identificando nuevos genes que participan en la belleza o fealdad de los rostros humanos, en su carácter o en su expresividad. Quizá en el futuro esta información sea utilizada, además de con fines forenses, con fines cosméticos y nos permita mantener un aspecto juvenil a lo largo de la vida.

OBRAS DE JORGE LABORDA.

Una Luna, una civilización. Por qué la Luna nos dice que estamos solos en el Universo

One Moon one civilization why the Moon tells us we are alone in the universe

Adenio Fidelio

El embudo de la inteligencia y otros ensayos

Las mil y una bases del ADN y otras historias científicas

Se han clonado los dioses.

Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
Desde que levantamos el vuelo, en 2009,
gracias a vuestras donaciones, hemos servido 22.213.371 audios.
Ayúdanos a continuar durante 2017.

Botón de donación

Agradecemos la donación de:

Fabian De Saa Misa
“Por un mundo un poquito mejor ;)”

Arturo Martínez Martín
“Gracias por vuestro trabajo y dedicación”

Manuel Soto Galdames
“Descubrí por la aplicacion en Android el programa CienciaEs y desde ahí descubrí aspectos increibles de avance y esfuerzo de científicos. Un abrazo a todo el Equipo de CienciaEs por hacerme las mañanas, tardes y noches tan entretenidas!!!”
(Santiago,RM, Chile)

Aniceto Gonzalez Rivera
“Agradecido por todo lo que aprendo con vosotros. Divulgar ciencia de calidad de forma altruista tiene mucho mérito. Felicidades por este proyecto. Espero que sigáis mucho tiempo.”
(Luxemburgo)

A. Javier Arratia Araujo
“La diversidad de temas que se tocan en los distintos podcast de CienciaEs nos ilustran cada semana y hacen placenteros momentos que antes eran un martirio, por ejemplo la espera de un vuelo en el aeropuerto o el trayecto a casa en un día de mucho tráfico.”
(Monterrey, México)

Francisco Javier Martin Muñoz
“Pequeño apoyo a este grandioso proyecto. Sirva de modesto reconocimiento.”
(Las Gabias, Granada)

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán

Luis Eduardo Izquierdo Salamanca
“Gracias por vuestra labor divulgativa y por los ratos de conocimiento y entretenimiento que nos regaláis y que tanto disfrutamos. “
(Cuéllar, Segovia)

Mario Simón García González “Apoyo a vuestra gran labor, divulgad”

Un Mundo de Bambú
(Buenos Aires, Argentina)

Juan A Herman Balaguer
“Desde Barcelona, gracias por vuestro estupendo trabajo. !Seguid así!”

Jesús Vicente Monzó
“Gracias de parte de un valenciano afincado en Galicia”
(Vigo, Pontevedra)

José Lázaro
(San Luis Potosí, México)

Shannon Halkyard
“Muchas gracias a Cienciaes.com por ayudarme con mis estudios de ciencia y del español.”
(San Francisco, CA, Estados Unidos)

Miguel de Dios Matias
“un poco de humor no viene mal..”
(Fuenlabrada, Madrid)

Sergio Blanco Pérez
(La Zarza, Badajoz)

Juan Antonio Nuño Morales
“Donativo para cienciaes.com”
(Bormujos, Sevilla)

Guzmán de la Mata Berta
“Desde Jaca un granito de arena, gracias por vuestro trabajo”

Raul Tijerina Rosales
“ Finalidad: Continuar con la divulgación cientifica.”
(Tepic, México)

Fulgencio Benzal Baños
“Gracias por vuestro trabajo.”
(Torre Pacheco, Murcia)

Santiago Carballar
(Sanlúcar La Mayor, Sevilla)

Antonio Lalaguna
“Hago esta donación en nombre de mi hijo Martín L”

Maria Rosario Osua Gil
“Muchas gracias por amenizarme todas las mañanas de camino al trabajo.”
(Donostia, Guipúzcoa)

Anónimo
(México)

Marc Belair
(Montreal, Quebec, Canadá)

Horacio Volco
“Donación y agradecimiento a Cienciaes”
(Buenos Aires, Argentina)

José María Gil Montano

Martin Nagy
“Recuerdo de Martín desde Eslovaquia”

Jesús Martín Vázquez
(Alicante)

Omer Moreno
“Saludos desde Maracaibo/Venezuela, descubrí los Podcasts con uds. y gracias a Tunein Radio, paso casi todo el día escuchándo”
(Maracaibo, Venezuela)

Estrella Sánchez
“Gracias por sus estupendos audios”
(Sevilla)

Felipe Jordan
(Mexico DF)

Jorge Argaez
“Donacion Cienciaes.com”
(Houston, TX, Estados Unidos)

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page