Cienciaes.com

Quilo de Ciencia podcast - cienciaes.com suscripción

Quilo de Ciencia

El quilo, con “q” es el líquido formado por la digestión de los alimentos en el estómago, antes de su paso al intestino delgado. En el podcast Quilo de Ciencia, realizado por el profesor Jorge Laborda, intentamos “digerir” para el oyente los kilos de ciencia que se generan cada semana y que se publican en las revistas especializadas de mayor impacto científico. Los temas son, por consiguiente variados, pero esperamos que siempre resulten interesantes, amenos, y, en todo caso, nunca indigestos.

Ministerio de Ciencia e Innovación

Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología

Universidad de Castilla - La Mancha

No es mundo para sensatos

Sensatos - Quilo de Ciencia podcast - Cienciaes.com

Por paradójico que pueda parecer, la ciencia ha descubierto que el cerebro humano no está hecho para la ciencia. El objetivo último de nuestro cerebro es la supervivencia de nuestra especie y, por esa razón, está construido para sobrevivir; no para pensar o analizar la realidad de manera objetiva. Esta capacidad, la de análisis racional y lógico, ha surgido, en efecto, porque ha proporcionado una mejor capacidad de supervivencia a la especie humana pero, antes que ella, otras capacidades, sobre todo la capacidad de sentir emociones y reaccionar frente a ellas, son las que han hecho posible que ahora estemos aquí.

A pesar de esto, la ciencia se ha abierto camino y ha condicionado de manera radical el mundo en el que vivimos hoy. Problemas fundamentales para nuestro futuro, como el cambio climático, el aumento de la longevidad humana, la batalla contra el cáncer o las enfermedades infecciosas, las nuevas tecnologías de la comunicación, etc., solo podrán resolverse con un adecuado conocimiento científico y con una adecuada percepción social de la ciencia y de la tecnología, de sus riesgos y de sus beneficios.

DUDAS SOBRE LA CIENCIA

La percepción social de la ciencia es un problema particularmente vigente hoy, sobre todo en países que, también paradójicamente, han dedicado un gran esfuerzo al desarrollo científico y tecnológico, como los Estados Unidos y numerosos países europeos. A pesar de las aplastantes evidencias a favor, casi la mitad de los estadounidenses sigue teniendo dudas acerca de la veracidad de la evolución de las especies y un elevado porcentaje cree que el cambio climático es solo una invención de ciertos grupos de presión interesados en acabar con el negocio de las compañías petroleras. Igualmente, la percepción sobre los alimentos transgénicos de numerosas personas en Europa es muy negativa, a pesar de que ya se han consumido por miles de millones de individuos en todo el mundo sin que nadie haya caído por ello enfermo, que se sepa.

Si esta apreciación negativa de una buena parte de la población más culta del planeta se produce frente a temas científicos o tecnológicos para los que existe una amplia evidencia a favor, la percepción sobre temas menos conocidos puede ser aún más negativa. Además, hoy existen nuevas herramientas de comunicación social que, aunque han sido hechas posible por la ciencia y la tecnología, pueden ejercer un enorme efecto en la percepción social de estas.

Como es natural, para estudiar este y todos los problemas, la ciencia utiliza un abordaje científico. Es lo que han hecho un grupo de científicos de la comunicación social con objeto de averiguar el efecto de los diversos comentarios que se vierten en las redes sociales sobre los riesgos de la nanotecnología, la cual está presente, generalmente sin que lo sepamos, en más de 1.300 productos ya disponibles en el mercado.

El experimento consistió en hacer leer a 2.338 voluntarios un texto sobre nanotecnología publicado en un blog de Internet. El texto era en sí bastante neutro en sus opiniones sobre los beneficios y perjuicios de esta tecnología. No así los comentarios que lo acompañaban, comentarios que suelen acompañar también de manera muy abundante a muchos textos publicados en Internet sobre cualquier tema. La mitad de los participantes fueron expuestos a comentarios duros, irrespetuosos con la ciencia y los científicos, cargados de palabras agresivas y descalificativas. La otra mitad fue expuesta a comentarios equilibrados y respetuosos, más prudentes y de acuerdo con las normas de la etiqueta social. Ambos tipos de comentarios, no obstante, intentaban proporcionar la misma información o abordar las mismas ideas. Lo que difería entre ellos era el tono y el vocabulario empleados.

¿MANIPULACIÓN EMOCIONAL?

Los investigadores estudiaron si el cariz de los comentarios al texto modificaban la percepción sobre la nanotecnología que los voluntarios ya tenían antes de leerlos, la cual habían determinado previamente en un cuestionario. Sorprendentemente, lo que encontraron fue que el tono de los comentarios no alteraba las ideas de quienes los leían, pero sí ejercía un importante efecto sobre la vehemencia con la que esas ideas se defendían. Quienes eran contrarios a la nanotecnología eran mucho más contrarios a ella si leían comentarios agresivos, pero quienes eran previamente favorables eran también mucho más favorables a ella tras leer los mismos comentarios. Las opiniones de unos y otros se habían radicalizado. Sin embargo, esta polarización no sucedió en los participantes que leyeron los comentarios más respetuosos. La conclusión más importante a la que llegan los investigadores es que la radicalización no proviene del análisis argumental y lógico de las ideas a favor o en contra, sino de las emociones suscitadas por el tono y las palabras empleadas en dichos comentarios.

Estos resultados, publicados en la revista Journal of Computer-Mediated Communication, suscitan cierta intranquilidad acerca de los efectos de las redes sociales sobre la radicalización de las posturas ideológicas de nuestra sociedad, y no ya sobre asuntos científicos, sino sobre cualquier otro. Este estudio sugiere que es conveniente estar atentos ante la posibilidad de perder la objetividad y la sensatez tras la manipulación consciente o inconsciente que sobre nuestras ideas ejercen las emociones suscitadas por palabras agresivas, insultantes, o faltas del debido respeto. Es también conveniente estar atentos ante el uso deliberado de estas técnicas, tan propias de los llamados “troles” que pueblan las redes sociales y, por desgracia, también propias de determinado tipo de prensa, para neutralizarlas en lo posible.

OBRAS DE JORGE LABORDA.

Una Luna, una civilización. Por qué la Luna nos dice que estamos solos en el Universo

One Moon one civilization why the Moon tells us we are alone in the universe

Adenio Fidelio

El embudo de la inteligencia y otros ensayos

Las mil y una bases del ADN y otras historias científicas

Se han clonado los dioses.


Botón de donación

Necesitamos vuestras donaciones para continuar divulgando la Ciencia

Colabore con cienciaes.com

———- O ———-


15.119.265
audios servidos desde 2009.

———- O ———-

Agradecemos la donación de:

Andreu Martínez Climent
(Madrid)

José Antonio Martínez Giraldo
“Hola de nuevo desde Madrid. Un cariñoso abrazo y, de nuevo, mi agradecimiento a todos vosotros por mantener viva mi curiosidad y mi apetito científicos. Por favor… está siendo un tiempo duro en la podcastfera… ¡no os vayáis nunca!”

Mario Ramos Martínez

Sheila Montaña Esteban
“Gracias por estar ahí”
(Cuenca)

Jorge Echevarria
(Barcelona)

Anónimo.
(Aranjuez, Madrid)

Alberto Peralta Ramos
“Radio CienciaEs”

Elisa Romero Moreno
“Muuuuuchas gracias. Espero que podáis continuar mucho tiempo más impulsando nuestras inquietudes y ayudándonos a aprender, amar e ilusionarnos con la ciencia.
¡Un abrazo enorme desde Seúl!! 너무 너무 감사합니다!!!

Imanol Ziarsolo Ormaeche
(Bilbao, Vizcaya)

José Manuel Azor Martínez
“Ciencia”

Tomás Carralero Correderas
“Gracias por esos ratos de auténtico placer intelectual que me proporcionan todos sus podcast”
(Getafe, Madrid)

Ismael Sánchez
“Suelo escuchar los podcast por la mañana camino del trabajo. Y siempre aprendo algo, me hago preguntas y me divierto.”
(Castlebar, Irlanda)

Enrique Seoane Pesqueira
“Por su continuidad…”
(A Coruña)

Raul Carrillo Garrido
(Coslada, Madrid)

Raul P.
“Mil gracias y genial trabajo.”
(Cáceres)

Anónimo.
“Tiempos difíciles. Arriba el ánimo. Gracias por su esfuerzo.”
(México)

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán

Anónimo
“Donación desde Austria”

Leopoldo Mondragón Anaya
(México)

Anónimo
“Muchas gracias de Alemania”

Paul Vincelli
(Lexington, KY, Estados Unidos)

Oscar Martínez
(Buenos Aires, Argentina)

Maria Noelia Sánchez Varela
“Un saludo desde Suiza, muchas gracias por vuestro trabajo”

Juan Carlos Casas Cristobal
(Madrid)



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page