Cienciaes.com

Quilo de Ciencia podcast - cienciaes.com suscripción

Quilo de Ciencia

El quilo, con “q” es el líquido formado en el duodeno (intestino delgado) por bilis, jugo pancreático y lípidos emulsionados resultado de la digestión de los alimentos ingeridos. En el podcast Quilo de Ciencia, realizado por el profesor Jorge Laborda, intentamos “digerir” para el oyente los kilos de ciencia que se generan cada semana y que se publican en las revistas especializadas de mayor impacto científico. Los temas son, por consiguiente variados, pero esperamos que siempre resulten interesantes, amenos, y, en todo caso, nunca indigestos.

Ministerio de Ciencia e Innovación

Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología

Universidad de Castilla - La Mancha

La confianza bien vale el dinero

Confianza y dinero - Quilo de Ciencia podcast - Cienciaes.com

La confianza en que un favor sería pagado con otro era la intangible, pero hermosa, moneda de cambio.

Algunos dicen que el dinero es la condena del ser humano, lo que en realidad nos ha expulsado del Paraíso; lo que nos esclaviza hasta el punto de hacer girar nuestras vidas a su alrededor como si de un gigantesco y voraz agujero negro se tratara, del que jamás podremos alejarnos. No creo equivocarme demasiado al decir que si pudiéramos evitar necesitar dinero y, no obstante, conseguir vivir una vida digna con las necesidades básicas cubiertas, muchas personas optarían por esta posibilidad.

De hecho, en el inicio de la civilización el dinero no existía. Se cree que la manera de adquirir los bienes necesarios para la subsistencia era el trueque de unos productos por otros, pero, en realidad, el trueque no se realizaba entre personas del mismo clan o aldea, sino entre extraños procedentes de otras tribus, o incluso entre enemigos. La economía de las familias y de las pequeñas comunidades primitivas era, en cambio, una economía de regalos y deudas, en la que o bien se donaban a otros los bienes conseguidos con el trabajo, o bien se intercambiaban por la sola promesa de que alguna vez serían devueltos. El cariño (entre familiares o amigos) o, al menos, la confianza en que un favor sería pagado con otro eran las intangibles, pero hermosas, monedas de cambio.

LA INFANCIA DEL DINERO

Sin embargo, a medida que las comunidades se convirtieron en pueblos; los pueblos, en ciudades; y las ciudades, en civilizaciones y culturas, surgió el dinero. ¿Por qué? Los estudiosos del tema dicen que, cuando aumentó la diversidad de bienes producidos, fue cada vez más complicado realizar los múltiples trueques forzosos para conseguir los productos, apetecibles o necesarios, generados por la actividad económica de la comunidad. Esto conllevó la realización de trueques por bienes fácilmente intercambiables, los cuales se utilizaban como unidades de intercambio. Así si, por ejemplo, todo el mundo necesitaba trigo, el herrero o el alfarero cambiaban sus productos primero por trigo, que luego podrían cambiar fácilmente por cualquier otra cosa –ya que todo el mundo aceptaría el trigo a cambio– mientras que no siempre aceptaría una espada, o una vasija. De esta manera, ciertos bienes se convirtieron en una especie de dinero primitivo, debido a que poseían la propiedad que hoy llamamos liquidez. De esta situación, se pasó al uso de objetos realizados con materiales que poseían un valor intrínseco, como el oro o la plata, y que eran igualmente deseables por todos, es decir, podrían ser intercambiados por cualquiera de los bienes producidos por la comunidad. Había nacido el dinero.

Esta hipótesis parece razonable. Asimismo, una vez inventado el dinero, pronto fue evidente para casi todos que este podía cumplir tres importantes funciones para la sociedad. Además de ser un medio de intercambio que evita las complicaciones del trueque, como hemos dicho, el dinero sirve de unidad contable –para medir y comparar el valor de las cosas– y sirve igualmente de reserva de valor, es decir, brinda la posibilidad del ahorro, lo que no ofrecen fácilmente otros bienes de consumo.

CONFIANZA EN EL PRÓJIMO

Sin embargo, las hipótesis en ciencia, también en Economía, necesitan de apoyo experimental para ser aceptadas o rechazadas. Por ello, nada mejor que realizar estudios bien diseñados. En este caso, investigadores de varios Centros de Investigación en Economía de universidades suizas, italianas y estadounidenses decidieron estudiar las interacciones económicas personales, en grupos grandes o pequeños de voluntarios. Sus resultados han sido publicados en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos.

En particular, los investigadores estudian el nivel de confianza mutua entre los individuos pertenecientes a un grupo. Para ello, todos tienen la oportunidad de decidir ayudar o no a diferentes extraños. La cooperación requiere confianza en que el favor que hoy se hace a un extraño será devuelto por otra persona extraña en el futuro. En caso de que esto no sea así, los investigadores evidencian que el nivel de confianza y, por tanto, de cooperación disminuye de manera drástica en poco tiempo. Los investigadores comprueban igualmente que el nivel de cooperación disminuye de forma muy importante con el tamaño del grupo. Las personas nos hacemos más desconfiadas en grupos grandes.
Tras analizar los niveles de confianza en una situación en la que solo es posible el trueque de favores entre unos y otros, los investigadores reparten entre los miembros de los distintos grupos fichas de plástico sin valor intrínseco. La introducción de estas fichas ejerció un interesante efecto: los sujetos participantes comenzaron a usarlas como si fueran dinero, ofreciéndolas o reclamándolas como pago de un favor.

Sin embargo, el efecto más importante de las fichas fue el aumento general de la confianza. Los sujetos del estudio confiaron más en que un extraño les haría un favor si le pagaban con una ficha. Curiosamente, en presencia de fichas, el nivel de confianza no disminuyó con el tamaño del grupo.

Este novedoso trabajo de investigación sugiere que, además de las tres funciones puramente económicas del dinero, este cumple también una función psicológica, manteniendo un nivel de confianza y de colaboración entre los miembros de la sociedad que permite su propia existencia más allá de la familia o el clan. Quizá por esta razón el fraude y la corrupción son tan dañinos para la estabilidad social. Hasta la ciencia parece dar la razón a los indignados y a todos los que, de una manera u otra, han sido engañados.

NUEVA OBRA DE JORGE LABORDA.

Se puede adquirir aquí:

Circunstancias encadenadas. Ed. Lulu

Circunstancias encadenadas. Amazon

Otras obras de Jorge Laborda

Una Luna, una civilización. Por qué la Luna nos dice que estamos solos en el Universo

One Moon one civilization why the Moon tells us we are alone in the universe

Adenio Fidelio

El embudo de la inteligencia y otros ensayos


Botón de donación
Gracias por ayudarnos a divulgar.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
24.920.046 audios servidos, desde que empezamos a volar.

Agradecemos la donación de:

Edgar Paúl Recalde Posso
Patrocinador
“No desistan en su empeño por compartir la Ciencia, que muchos en esta parte del mundo los seguimos con ansias de aprender cada día, cada semana, más de nuestro maravilloso mundo.”
(Quito, Ecuador)

Christopher Durrant
“Finalidad: ayudaros a continuar”
(Londres, Reino Unido)

Aniceto González Rivera
(Luxemburgo)

Carlos Márquez Jimenez
Patrocinador
“Me ha parecido una idea perfecta el patrocinio y espero que sigais difundiendo y enrriqueciendonos con tanto conocimiento.”
(Torremolinos, Málaga)

Rosa Lencero
Patrocinadora
(Villanueva del Pardillo, Madrid)

Antonio Lalaguna Lisa
“Hago esta donación en nombre de mi hijo Martín L”

Jorge Echevarria Telleria

Raul Piedra Castro
Patrocinador
“Soy médico de familia y aprendo un montón con vosotros. Espero cada programa con ansia. Es mi banda sonora camino del trabajo y de vuelta a casa en el coche. Sois inspiradores.”

Juan Antonio Cuadro Espada

Javier Ferré

Javier Garcia Santos
(Pinto, Madrid)

Roberto Selva Gomis
“Ayuda periódica para que sigáis divulgando.”

José Ignacio Becerra Carril

Jose Luis Puyuelo
Patrocinador
“Os agradezco el trabajo que hacéis. Un fuerte abrazo desde Ginebra.”

Roberto Martínez
Patrocinador
“Muchas gracias por la gran labor que realizáis.”

Jorge Valencia Jiménez
“Mi mas sincero apoyo a vuestra labor de difusión de la ciencia”
(Málaga)

Anna Andrés Rivas
“Hablando con Científicos”

Josep Maria Bernacho Fornons
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Anónimo
“Gracias por el esfuerzo del equipo para nuestro bien”
(México)

Fernando Vidal Agustina

Anónimo
“Colaboración con CienciaEs”

Iñaki Garmendia Urquizu
“Sois indispensables. Gracias por vuestro trabajo.”
(Vitoria, Álava)

Rubén Rodríguez Martín
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Arturo Martínez Martín
“Gracias por vuestro trabajo y dedicación”

Daniel Vela
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Fernando Serrano Carpena
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Leon Torres
“Gracias por darnos estos bellos momentos de ciencia en el transporte público y temas de charla familiar. Seguiremos aquí, del otro lado del auricular escuchando más CienciaEs.com. Muy buena ciencia a todo el equipo!”
(Ciudad de Buenos Aires, Argentina)

Anónimo
(Madrid)

Daniel Diaz
“Gracias por su compañía y entrega.
(Graneros, Chile)

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán

Gilbert Alayon Cabrera
“Lanzarote, Las Palmas”

Josué Raúl García Soria Mondragón
“Contribuyendo con la divulgación de la ciencia que es buena compañera en el aislamiento”
(México)

Rubén Pérez Planillo
“De nuevo, mi modesto aporte para que sigáis realizando contenidos tan excelentes como hasta ahora.”
(Madrid)

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page