Cienciaes.com

Quilo de Ciencia podcast - cienciaes.com suscripción

Quilo de Ciencia

El quilo, con “q” es el líquido formado en el duodeno (intestino delgado) por bilis, jugo pancreático y lípidos emulsionados resultado de la digestión de los alimentos ingeridos. En el podcast Quilo de Ciencia, realizado por el profesor Jorge Laborda, intentamos “digerir” para el oyente los kilos de ciencia que se generan cada semana y que se publican en las revistas especializadas de mayor impacto científico. Los temas son, por consiguiente variados, pero esperamos que siempre resulten interesantes, amenos, y, en todo caso, nunca indigestos.

Ministerio de Ciencia e Innovación

Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología

Universidad de Castilla - La Mancha

Marcadores de la muerte

Marcadores de la muerte - Quilo de ciencia podcast - Cienciaes.com

Imaginemos que alguien nos dice que conoce el día y hora en que vamos a morir. ¿Desearíamos saberlo? Supongo que la respuesta depende de si la información nos resultaría útil para evitar la muerte. En caso de que nada se pueda hacer, tal vez saber cuándo dejaremos de existir no nos interese. No obstante, si pudiéramos hacer algo para retrasar ese momento fatídico, tal vez nos decidiéramos a conocer esa información.

La Medicina moderna todavía no puede predecir con exactitud la muerte de nadie, pero poco a poco se acerca a este utópico objetivo. Para ello, la Medicina utiliza los llamados biomarcadores, o factores de riesgo. Un biomarcador es una molécula de la sangre o los tejidos corporales que indica algún tipo de anomalía o enfermedad. El nivel de un biomarcador concreto puede indicar el riesgo de contraer una enfermedad, o su posible respuesta al tratamiento. Por ejemplo, un biomarcador con el que estamos familiarizados es el nivel de colesterol, que nos informa de la probabilidad de contraer enfermedades cardiovasculares o de morir de un ataque cardiaco.

Hoy no existen biomarcadores capaces de informar a los médicos de la probabilidad de que muramos pronto por cualquier causa, eliminando, claro, los accidentes. Sin embargo, si fuéramos capaces de identificar a las personas que, estando sanas, corren riesgo de caer enfermas y morir, estaríamos en posesión de una valiosa herramienta clínica para poder realizar tratamientos preventivos que, en efecto, podrían retrasar sustancialmente el día de nuestra muerte, e incluso conseguir que muramos en buena salud, probablemente una de las mejores formas de hacerlo.

Tanatomarcadores

Para conseguir este objetivo, lo ideal es analizar una gran cantidad de moléculas de la sangre e intentar averiguar cuáles pueden resultar las más informativas del estado de salud o de la probabilidad de caer enfermos y morir. Esto se dice más deprisa que se hace, porque analizar cientos de moléculas en la sangre de miles de personas en busca de esas moléculas no es fácil.

Afortunadamente, nuevas tecnologías han permitido a un grupo de investigadores analizar simultáneamente nada menos que 106 moléculas en la sangre de 17.345 personas. Estas personas pertenecían a dos grandes grupos en Estonia y Finlandia para los que se habían recogido muestras de sangre y datos relativos a su salud durante muchos años. De hecho, 508 de estas personas murieron a lo largo del estudio, a causa de cáncer, de problemas cardiovasculares o de otras enfermedades.

Mediante análisis estadísticos, los investigadores analizaron si existía alguna relación entre los niveles de las diferentes moléculas de la sangre analizadas y la mortalidad. Sorprendentemente, encontraron cuatro moléculas cuyos niveles podrían predecir con cierto grado de precisión la probabilidad de que una persona muriera en los siguientes cinco años.

¿Cuáles son estos biomarcadores, a los que, más adecuadamente, podríamos denominar tanatomarcadores (biomarcadores de muerte)? Y bien, se trata de moléculas, en principio, algo anodinas: la albúmina del plasma, la llamada alfa-1-glicoproteína, las lipoproteínas de muy baja densidad, que transportan colesterol y otros lípidos en la sangre, y el acido cítrico, una molécula implicada en la generación de la molécula energética fundamental del metabolismo, la conocida como ATP.

Índice necrológico

Curiosamente, tres de estas cuatro moléculas son sintetizadas por el hígado, lo que habla de la importancia vital de este órgano para la buena salud. La albúmina, por ejemplo, cumple numerosas funciones en el plasma, entre ellas la de transportar varias hormonas, mantener la presión osmótica de la sangre de manera que los líquidos se repartan adecuadamente por el cuerpo, y también la de mantener el grado de acidez de la sangre (el pH) bajo control. La alfa-1-glicoproteína también desempeña en la sangre una función transportadora de sustancias diversas de naturaleza lipídica.

Frente a lo sorprendente e inesperado de estos datos, los investigadores realizan análisis adicionales para tener en cuenta otros factores que puedan contribuir a incrementar el riesgo de enfermedades mortales. Estos factores incluyen el peso, el uso de tabaco y alcohol, los niveles de colesterol, y si sufrían de algunas enfermedades preexistentes, como el cáncer y la diabetes. Sin embargo, la asociación entre esas cuatro moléculas y el riesgo de muerte a corto plazo siguió siendo la misma.

Los investigadores elaboran un “índice necrológico” que combina los cuatro tanatomarcadores, índice con el que consiguieron una medida más precisa del riesgo de muerte que con cualquiera de los cuatro marcadores por separado. Las personas que se encontraban en la “zona roja” de este índice (80 a 100% del rango de niveles) poseían un riesgo 19 veces superior de morir en cinco años que los individuos en la “zona verde” (0 a 20% del rango de niveles).

A pesar de estos interesantes resultados, publicados en la revista PLOS Medicine, este estudio proporciona solo datos observacionales, es decir, nos proporciona una nueva información, pero nada nos aporta sobre las razones de la misma.

Probablemente, los niveles anormales de los cuatro tanatomarcadores reflejen una o varias causas fisiológicas de una salud frágil o a punto de fallar, de las cuales nada conocemos. Sin embargo, esta debilidad es, al mismo tiempo, una de las fortalezas más interesantes de este estudio: espolear la investigación hacia avenidas hasta ahora insospechadas que permitan mejorar nuestra salud y retrasar la hora de nuestra, de momento, inevitable muerte.

NUEVA OBRA DE JORGE LABORDA.

Se puede adquirir aquí:

Circunstancias encadenadas. Ed. Lulu

Circunstancias encadenadas. Amazon

Otras obras de Jorge Laborda

Una Luna, una civilización. Por qué la Luna nos dice que estamos solos en el Universo

One Moon one civilization why the Moon tells us we are alone in the universe

Adenio Fidelio

El embudo de la inteligencia y otros ensayos


Botón de donación
Gracias a vuestras donaciones hemos servido ya 25.115.061 audios, de forma gratuita y sin publicidad.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar

Agradecemos la donación de:

Raúl González Cuesta

José Ignacio Becerra Carril

Patricio Armentia
“Muchas gracias por sus programas.”
(Elciego, Alava)

Anónimo
“Agradecido por tanto esfuerzo. ¡Felices fiestas!”
(México)

Fernando F. Saiz
Patrocinador
“Dáis mucho más de lo que puedo contribuir. Muchas gracias.”

Miguel García Cordero
“Mi colaboración para que continuéis con esta labor tan encomiable. Espero que no nos faltéis nunca.”
(Sanlúcar de Barrameda, Cádiz)

Oscar Martínez
“Disfruto mucho cada programa, ciencia fresca es mi favorito”
(México)

Anna Andrés Rivas
“Hablando con Científicos”

Fernando Vidal Agustina

Adolfo Romero
Patrocinador
“Vuestra labor divulgativa y del fomento de la curiosidad no tiene precio.”

Anónimo
“Colaboración con CienciaEs”

Alejandro Espituñal Enríquez
Patrocinador

Oscar Eduardo Trujillo Ventura
“Espero que esto ayude a mantener el excelente trabajo que realizan.”
(México)

Miguel Galiana Aparicio
Patrocinador
“Para mi que vivo en Inglaterra y el Ingles aun no lo domino, el encontraros ha sido como encontrar un oasis del que mana ciencia al alcance de todos.”

Arturo Martínez Martín
“Gracias por vuestro trabajo y dedicación”

Juan José Lafuente Cilla
Patrocinador
“Aprovecho la ocasión para felicitar a todo su equipo por el magnífico trabajo que realizan. No es fácil divulgar sobre temas tan complejos, y más en una sociedad obsesionada con la cultura superficial.”

Rafael Florenciano Sánchez
“Enhorabuena por los programas y seguid así.”

Edgar Paúl Recalde Posso
Patrocinador
“No desistan en su empeño por compartir la Ciencia, que muchos en esta parte del mundo los seguimos con ansias de aprender cada día, cada semana, más de nuestro maravilloso mundo.”
(Quito, Ecuador)

Christopher Durrant
“Finalidad: ayudaros a continuar”
(Londres, Reino Unido)

Aniceto González Rivera
(Luxemburgo)

Carlos Márquez Jimenez
Patrocinador
“Me ha parecido una idea perfecta el patrocinio y espero que sigais difundiendo y enrriqueciendonos con tanto conocimiento.”
(Torremolinos, Málaga)

Rosa Lencero
Patrocinadora
(Villanueva del Pardillo, Madrid)

Antonio Lalaguna Lisa
“Hago esta donación en nombre de mi hijo Martín L”

Jorge Echevarria Telleria

Raul Piedra Castro
Patrocinador
“Soy médico de familia y aprendo un montón con vosotros. Espero cada programa con ansia. Es mi banda sonora camino del trabajo y de vuelta a casa en el coche. Sois inspiradores.”

Juan Antonio Cuadro Espada

Javier Ferré

Javier Garcia Santos
(Pinto, Madrid)

Roberto Selva Gomis
“Ayuda periódica para que sigáis divulgando.”

José Ignacio Becerra Carril

Jose Luis Puyuelo
Patrocinador
“Os agradezco el trabajo que hacéis. Un fuerte abrazo desde Ginebra.”

Roberto Martínez
Patrocinador
“Muchas gracias por la gran labor que realizáis.”

Jorge Valencia Jiménez
“Mi mas sincero apoyo a vuestra labor de difusión de la ciencia”
(Málaga)

Josep Maria Bernacho Fornons
“Patrocinador en Patreon/CienciaEs”“

Anónimo
“Gracias por el esfuerzo del equipo para nuestro bien”
(México)

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page