Cienciaes.com

Quilo de Ciencia podcast - cienciaes.com suscripción

Quilo de Ciencia

El quilo, con “q” es el líquido formado en el duodeno (intestino delgado) por bilis, jugo pancreático y lípidos emulsionados resultado de la digestión de los alimentos ingeridos. En el podcast Quilo de Ciencia, realizado por el profesor Jorge Laborda, intentamos “digerir” para el oyente los kilos de ciencia que se generan cada semana y que se publican en las revistas especializadas de mayor impacto científico. Los temas son, por consiguiente variados, pero esperamos que siempre resulten interesantes, amenos, y, en todo caso, nunca indigestos.

Ministerio de Ciencia e Innovación

Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología

Universidad de Castilla - La Mancha

Política y Actividad Cerebral

Cerebro y política - Quilo de Ciencia Podcast - CienciaEs.com

Las tendencias políticas dependen de nuestra biología

He mencionado en varias ocasiones que hoy la ciencia se ocupa de todos los aspectos de la vida, incluso de aquellos que antaño parecían bien al abrigo de sus inexorables, por razonables, garras. Uno de estos temas, de interés universal y casi tan viejo como la propia Humanidad, es el de la ideología política. ¿Cuál es su origen? ¿Por qué unas personas son de izquierdas y otras de derechas?

En años recientes, numerosos estudios científicos han demostrado que las tendencias políticas poseen una fuerte base biológica. Aunque resulte chocante, estos estudios indican que son en gran parte heredables, es decir, debidas, una vez más, a los inevitables genes. No obstante, la base biológica y genética de las ideologías políticas no debiera resultar sorprendente si pensamos que estas incluyen dimensiones vitales tan importantes como el sexo (anticonceptivos, aborto…), la familia, la educación, la autonomía personal y, en general, la manera en que uno se organiza para vivir su vida. Estos aspectos son fundamentales para nuestra adaptación social y lo han sido para nuestra supervivencia como especie.
Además, es también indudable que las tendencias políticas son similares entre los miembros de una misma familia, lo que ya apunta a una dependencia de los genes. De hecho, hace unos tres años, un estudio pionero ya identificó genes asociados a las diversas tendencias políticas, es decir, los causantes del “trastorno de izquierdas” o del “síndrome de derechas” o aún de la “enfermedad del centro”, ya que de síndromes, enfermedades y trastornos se trata cuando hablamos de política, al menos últimamente.
Los estudios anteriores invitaron a un grupo de investigadores de varias universidades de EE.UU. y del Reino Unido a considerar la idea de si las respuestas neuronales frente a ciertos estímulos (por ejemplo, imágenes desagradables o placenteras) estarían de algún modo asociadas a la ideología política. Para comprobar si su idea era cierta, los investigadores realizan un curioso experimento, que publican en la revista Current Biology, en el que son capaces de determinar mediante resonancia magnética funcional la actividad cerebral de 83 voluntarios sanos mientras observan imágenes de distinto contenido emocional. Las emociones evocadas por las imágenes y su intensidad, sin duda, se deben más a la biología que a la cultura, ya que nadie necesita aprender a sentir miedo, placer o disgusto. Por esta razón, se dijeron los investigadores, si las tendencias políticas poseen una base biológica deberían estar relacionadas con ciertas características de la respuesta emocional evocada en el cerebro por las imágenes.

Imágenes tendenciosas

Los investigadores utilizan imágenes sin contenido político, incluidas en un conjunto estándar aceptado por la comunidad científica. Algunas de estas imágenes son capaces de evocar de manera consistente emociones como angustia, miedo o placer, mientras que otras no evocan emoción alguna.

Tras observar las imágenes conectados al escáner que registraba su actividad cerebral, los voluntarios rellenaron un cuestionario en el que clasificaban las imágenes de acuerdo a las sensaciones subjetivas que les habían producido. Los participantes también rellenaron cuestionarios para determinar su afinidad política, su sensibilidad a estímulos desagradables y su estado de ansiedad. El cuestionario para determinar la afiliación política es también estándar y capaz de situar en una escala del 0 (muy de izquierdas) al 1 (muy de derechas), la tendencia política de cada cual.

En base a la puntuación obtenida, los participantes fueron clasificados en el grupo de “izquierdosos”, “derechosos” o “centrosos”. Curiosamente, cada uno de estos grupos incluyó a un tercio de los participantes: las tendencias políticas estaban muy repartidas. Ninguno de los grupos mostró diferencias significativas a la hora de clasificar las imágenes y las emociones que les evocaron. Por tanto, a nivel subjetivo, las imágenes parecían ejercer efectos similares fuera cual fuera la tendencia política.
Una vez determinado esto, los investigadores utilizan un programa de inteligencia artificial para analizar los datos de la actividad cerebral y encontrar diferencias, si las hubiere, o algún patrón que pudiera predecir, solo examinando la imagen cerebral en respuesta a algún tipo de imagen, la tendencia política del dueño del cerebro. Es aquí cuando surge la sorpresa. Los investigadores identifican así varias regiones cerebrales que se activan preferentemente en personas de tendencia política conservadora, y en respuesta a la observación de imágenes desagradables, pero no de otro tipo. Estas regiones fueron diferentes a las que se activaron en respuesta a las mismas imágenes en personas de tendencia progresista. Esta tecnología ha sido también utilizada para distinguir personas sanas de las que presentan síntomas de autismo, lo que indica que puede ser válida para determinar cómo un mismo estímulo genera diferentes respuestas neuronales de acuerdo a diferentes tendencias de la personalidad o al estado de salud mental.

Mientras seguimos creyendo que nuestras ideas políticas son puramente racionales y que los que piensan de otro modo se equivocan, resulta que las respuestas emocionales frente a los estímulos externos, determinadas en gran medida por los genes, tienen posiblemente la última palabra sobre lo que pensamos, aunque no seamos conscientes de su influencia. Tal vez el debate político no consista tanto en defender ideas racionales como en evocar las emociones correctas en el interlocutor… Tal vez los profesionales de la política ya lo saben sin necesidad de tanto estudio.

NUEVA OBRA DE JORGE LABORDA.

Se puede adquirir aquí:

Circunstancias encadenadas. Ed. Lulu

Circunstancias encadenadas. Amazon

Otras obras de Jorge Laborda

Una Luna, una civilización. Por qué la Luna nos dice que estamos solos en el Universo

One Moon one civilization why the Moon tells us we are alone in the universe

Adenio Fidelio

El embudo de la inteligencia y otros ensayos


Botón de donación
Colabora al mantenimiento de CienciaEs con una donación puntual o haciéndote patrocinador
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
26.390.465 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Diego Isaac Rivera
Patrocinador

Sergio Requena
“Muchas gracias por saciar las mentes de miles de personas con ansias de saber. Lo que no han sabido hacer los profesores en las aulas, vosotros lo estáis consiguiendo con mucha arte además.”

Francisco Javier Martin Muñoz

Marcos Dominguez Vega
“Nuevo Colaborador”

Alex M104
Nuevo Patrocinador

José Luis Nuñez Muñoz
“Gracias por divulgar”

Alfredo Pérez Montero
“ Gracias por vuestra labor”

Francisco Calvo Sánchez
Nuevo Patrocinador

Antonio Cerqueiro Fraga

Anónimo
“Muchas gracias a todo el equipo por su esfuerzo. Por favor acepten un abrazo desde México.”

Sergio Rodríguez González
“ayudina”

Antonio Ramos Muñoz
Nuevo Patrocinador

Enrique Rodríguez Gago
“Gracias”
(Rabanales, Zamora)

Rodrigo Vargas
Nuevo Patrocinador

Francisco Javier Arias Walls

Anónimo
“Ciencia para Escuchar”

Francisco Gracia Coiduras

José Pascual Gimeno Marí

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán

Nacho Benvenuty Cabral

Aniceto González Rivera

Antonio Lalaguna Lisa
“Hago esta donación en nombre de mi hijo Martín L”

Anónimo

Jorge Valencia Jiménez
“Os felicito por la labor que estáis haciendo de difundir la ciencia de manera desinteresada.”
(Málaga)

Luis Pedrero
“Gracias por darme horas y horas de ciencia divertida y enriquecedora, saludos desde México”

Daniel Ocaña
_(Algeciras, Cádiz)

Fermin Bernaus
“Muchos ánimos y mi agradecimiento por tantas horas de amena escucha y por hacernos trabajar a todos un poquito más el cerebro.”

Arenor
Nuevo Patrocinador

Mario Brambilla
“ CienciaES Ciencia para EScuchar”

Jorge Echevarría Tellería

Juan Moreno Flores
“Ciencia para Escuchar”

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page