Cienciaes.com

Quilo de Ciencia podcast - cienciaes.com suscripción

Quilo de Ciencia

El quilo, con “q” es el líquido formado en el duodeno (intestino delgado) por bilis, jugo pancreático y lípidos emulsionados resultado de la digestión de los alimentos ingeridos. En el podcast Quilo de Ciencia, realizado por el profesor Jorge Laborda, intentamos “digerir” para el oyente los kilos de ciencia que se generan cada semana y que se publican en las revistas especializadas de mayor impacto científico. Los temas son, por consiguiente variados, pero esperamos que siempre resulten interesantes, amenos, y, en todo caso, nunca indigestos.

Ministerio de Ciencia e Innovación

Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología

Universidad de Castilla - La Mancha

Estudios científicos sobre el origen de las religiones

Estudios científicos sobre el origen de las religiones - Quilo de Ciencia podcast - CienciaEs.com

Confieso que cuando de pequeño me enseñaron la Historia Sagrada, una de las primeras preguntas que me hice fue: ¿Y por qué Dios se reveló en ese momento y no antes o después? Me pareció tremendamente injusto que quienes no habían conocido la ley de Dios estuvieran en el infierno, o hubieran ido al cielo sin habérselo tenido que ganar. ¿Por qué esperó Dios tantos años para revelarse a la Humanidad y redimirla enviándonos a su Hijo para sacrificarlo por nuestros pecados?

Al margen de los incomprensibles designios de Dios, preguntarse por qué las religiones mayoritarias surgieron en un momento concreto de la Historia y no en otro es perfectamente válido desde el punto de vista científico. Más aun cuando consideramos que aproximadamente entre los años 500 y 300 AC, tres regiones diferentes del mundo (China, India y el Oriente Medio) vieron la emergencia de tradiciones religiosas con valores, hasta la fecha desconocidos, de disciplina personal, ascetismo y moralidad. Estas religiones incluyen el Budismo, el Jainismo, el Brahmanismo, el Daoísmo, el Judaísmo del Segundo Templo y el Estoicismo. El Cristianismo y el Islam aparecieron algo más tarde, aunque también cabe preguntarse si su aparición no fue consecuencia del nacimiento de las religiones antes mencionadas.

Esta época de la historia de la Humanidad fue bautizada por el filósofo alemán Karl Jaspers, en 1947, como la era Axial. Según Jaspers, en dicho periodo se produce el nacimiento de “lo humano”, ya que es también cuando aparecen grandes doctrinas filosóficas, con figuras de la importancia de Sócrates, Platón, Aristóteles, o Confucio. Con ellos, el ser humano adquiere consciencia propia y no solo eso sino que posiblemente también se define a sí mismo (esto no lo dice Jaspers, lo digo yo), como un ser libre, dotado de inteligencia y voluntad, cuya vida posee un propósito trascendental. Las preguntas y respuestas sobre el significado de la existencia fueron inventadas en esa época. Es, por tanto, una de las eras más importantes de la historia de la Humanidad.

Obviamente, muchos creerán que la respuesta a la pregunta de por qué surgieron las principales religiones en esa época es, simplemente, porque Dios así lo tenía planeado. No obstante, desde el punto de vista racional y científico, es necesario analizar si otras razones, humanas y no divinas, explican este desarrollo histórico. Esta consideración choca también con ideas preconcebidas sobre la evolución de la Historia, de la que muchos creen que su desarrollo no sigue reglas fijas.

Afortunadamente, la ciencia progresa y muchas investigaciones están encontrando fascinantes evidencias científicas que explican por qué las cosas sucedieron de una forma y no de otra, como, por ejemplo, por qué Europa descubrió América y no fue América la que descubrió Europa. Tal vez hable de esto en otra ocasión.

Al cielo por el estómago.

Ahora, investigadores en economía y psicología de varias universidades de los EE.UU. y Francia deciden abordar el problema del nacimiento casi simultáneo de las mayores religiones del planeta. Para ello, recopilan datos sobre la población, complejidad política, crecimiento de grandes ciudades, y capacidad de producción de alimentos de las sociedades que las vieron nacer, así como de otras civilizaciones que no desarrollaron religiones más allá de rituales para ahuyentar la mala suerte y reclamar el favor de los dioses, pero sin transcendencia humanística alguna.

Los investigadores utilizan avanzados modelos de inferencia estadística para intentar establecer la probabilidad de potenciales relaciones causa-efecto entre los factores mencionados y la emergencia de las religiones. Sus investigaciones emplean también los modernos conocimientos sobre la psicología humana y las necesidades de seguridad y protección para la estabilidad anímica y para el desarrollo de estrategias vitales.

En sus estudios, publicados en la prestigiosa revista Current Biology, del grupo Cell press, los investigadores indican que una situación de riqueza y seguridad causan cambios predecibles en la psicología de las personas, haciendo que estas sustituyan un modo de “vida rápida”, del día a día, por una “vida lenta”, en la que se persiguen objetivos a más largo plazo. En esta línea, los investigadores indican que justo por la época en la que nacen las religiones, se produjo un incremento importante de la “captura de energía alimenticia”, llegándose a alcanzar las 20.000 calorías/persona/día, cifra muy superior a la conseguida incluso por civilizaciones como la Egipcia o la Sumeria.

Los autores indican que, en sus modelos, la población, la complejidad política y las grandes ciudades son factores que no guardan relación con la aparición de las religiones. Sin embargo, cinco de seis modelos diferentes en los que se consideran las calorías diarias disponibles por encima de la cifra umbral de 20.000 por persona, indican que es este el factor principal que permitió la paz mental, y la aparición de estudiosos y filósofos desocupados en la tarea de ganarse el pan con el sudor de la frente, que dio origen al nacimiento de las principales religiones.

Estos resultados apoyan la idea mantenida hace ya tiempo por algunos de que las religiones son consecuencia de cerebros bien alimentados y despreocupados por la alimentación futura. Cubiertas las necesidades materiales, podemos ocuparnos de las espirituales. No obstante, como también apuntan los autores del estudio, queda aún mucho por investigar antes de poder comprender por completo los factores que condujeron a la emergencia de las principales religiones que aún nos acompañan.

Referencia: Baumard, N. Et al ( 2015). Increased Affluence Explains The Emergence of Ascetic Wisdoms and Moralizing Religions. Curr. Biol 25. 1-6. http://dx.doi.org/10.1016/j.cub.2014.10.063

Obras de divulgación de Jorge Laborda

Quilo de Ciencia Volumen I. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen II. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen III. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen IV. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen V. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen VI. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen VII. Jorge Laborda

Circunstancias encadenadas. Ed. Lulu

Circunstancias encadenadas. Amazon

Una Luna, una civilización. Por qué la Luna nos dice que estamos solos en el Universo

One Moon one civilization why the Moon tells us we are alone in the universe

Adenio Fidelio

El embudo de la inteligencia y otros ensayos


Botón de donación
Colabora al mantenimiento de CienciaEs con una donación puntual o haciéndote patrocinador
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
26.390.465 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Diego Isaac Rivera
Patrocinador

Sergio Requena
“Muchas gracias por saciar las mentes de miles de personas con ansias de saber. Lo que no han sabido hacer los profesores en las aulas, vosotros lo estáis consiguiendo con mucha arte además.”

Francisco Javier Martin Muñoz

Marcos Dominguez Vega
“Nuevo Colaborador”

Alex M104
Nuevo Patrocinador

José Luis Nuñez Muñoz
“Gracias por divulgar”

Alfredo Pérez Montero
“ Gracias por vuestra labor”

Francisco Calvo Sánchez
Nuevo Patrocinador

Antonio Cerqueiro Fraga

Anónimo
“Muchas gracias a todo el equipo por su esfuerzo. Por favor acepten un abrazo desde México.”

Sergio Rodríguez González
“ayudina”

Antonio Ramos Muñoz
Nuevo Patrocinador

Enrique Rodríguez Gago
“Gracias”
(Rabanales, Zamora)

Rodrigo Vargas
Nuevo Patrocinador

Francisco Javier Arias Walls

Anónimo
“Ciencia para Escuchar”

Francisco Gracia Coiduras

José Pascual Gimeno Marí

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán

Nacho Benvenuty Cabral

Aniceto González Rivera

Antonio Lalaguna Lisa
“Hago esta donación en nombre de mi hijo Martín L”

Anónimo

Jorge Valencia Jiménez
“Os felicito por la labor que estáis haciendo de difundir la ciencia de manera desinteresada.”
(Málaga)

Luis Pedrero
“Gracias por darme horas y horas de ciencia divertida y enriquecedora, saludos desde México”

Daniel Ocaña
_(Algeciras, Cádiz)

Fermin Bernaus
“Muchos ánimos y mi agradecimiento por tantas horas de amena escucha y por hacernos trabajar a todos un poquito más el cerebro.”

Arenor
Nuevo Patrocinador

Mario Brambilla
“ CienciaES Ciencia para EScuchar”

Jorge Echevarría Tellería

Juan Moreno Flores
“Ciencia para Escuchar”

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page