Cienciaes.com

Quilo de Ciencia podcast - cienciaes.com suscripción

Quilo de Ciencia

El quilo, con “q” es el líquido formado en el duodeno (intestino delgado) por bilis, jugo pancreático y lípidos emulsionados resultado de la digestión de los alimentos ingeridos. En el podcast Quilo de Ciencia, realizado por el profesor Jorge Laborda, intentamos “digerir” para el oyente los kilos de ciencia que se generan cada semana y que se publican en las revistas especializadas de mayor impacto científico. Los temas son, por consiguiente variados, pero esperamos que siempre resulten interesantes, amenos, y, en todo caso, nunca indigestos.

Ciencia del Viaje Astral

Ciencia del Viaje Astral - Quilo de Ciencia podcast - CienciaEs.com

El viaje astral puede ser debido a una ilusión generada por un mal funcionamiento temporal de los circuitos cerebrales.

La parapsicología y lo paranormal siempre han estimulado más interés que la psicología y lo normal. No hay sino comparar los programas más descargados de diversas plataformas de radio o televisión a la carta. Ahí tenemos a Iker Jiménez y su Cuarto Milenio, y otros programas elogio del misterio loco. Los fenómenos paranormales son, además, ilimitados en su imaginativa naturaleza, muy creativos e incluso literarios, mientras que los normales se encuentran limitados por la tozuda realidad y, claro, resultan por ello mucho menos divertidos y seductores.

Creo que, por el morbo que conlleva la muerte y por lo mucho que nos gustaría escapar de ella, uno de los fenómenos supuestamente paranormales que más debate ha generado es el de la experiencia extracorporal, también denominada viaje astral. Esta vivencia parece consistir en la sensación de abandonar el propio cuerpo y flotar por los alrededores, en ocasiones percibiendo el cuerpo físico, inerte, localizado en un lugar diferente al del cuerpo flotante.

Las experiencias extracorporales son, en ocasiones, vividas por personas al borde de la muerte, por ejemplo por personas que han sufrido una parada cardiorrespiratoria y están siendo “resucitadas” por un equipo médico. Por esta razón, las experiencias extracorporales han sido interpretadas por muchos como la separación del alma espiritual y el cuerpo material, máxime cuando van acompañadas de sensaciones como la de atravesar un túnel al final del cual se encuentra una presencia luminosa, de paz y tranquilidad, y de la sensación de visualizar un resumen de la propia vida desfilando ante los ojos. ¿Qué más evidencia necesitamos en apoyo de la existencia del más allá y de nuestra naturaleza espiritual?
Sin embargo, la ciencia no abraza conclusiones precipitadas por bonitas y agradables que estas puedan parecer. La ciencia necesita estudiar, analizar, experimentar antes de concluir. Qué le vamos a hacer, es este un aspecto molesto de la ciencia que muchos no le perdonan, más aun cuando es el que más ha hecho progresar a la Humanidad en su racionalidad y más ha afectado a la espiritualidad de muchas personas.

Como no me canso de repetir, la ciencia se empeña en estudiar todos los fenómenos, y este de la experiencia extracorporal no es una excepción. Una vez establecido por observaciones repetidas que el fenómeno existe, lo siguiente es averiguar sus causas y sus mecanismos, es decir, por qué existe y cómo funciona, e intentar reproducirlo o generarlo de manera controlada.

Los estudios científicos sobre la experiencia extracorporal la han abordado desde varios puntos de vista. Algunos de estos estudios han consistido en intentar demostrar si las personas realmente salen de su cuerpo y se mueven por el espacio cercano. De ser así, podrían observar objetos ocultos desde la posición de su cuerpo físico, pero visibles desde la posición de su cuerpo astral. En ningún caso ha podido demostrarse que esto sea así.

Cuerpos fuera

Esto sugiere que el viaje astral puede ser debido a una ilusión generada por un mal funcionamiento temporal de los circuitos cerebrales integradores de la información que llega al cerebro desde los sentidos y también desde el propio cuerpo, y que permite colocarlo en un lugar preciso del espacio. Por ejemplo, mientras lee esto es perfectamente consciente de su posición con respecto al resto de los objetos que le rodean. Esta capacidad resulta esencial para nuestra interacción con el resto del mundo, y para muchos filósofos y psicólogos supone la base de la propia consciencia.

Recientemente, las neurociencias han comenzado a estudiar los circuitos neuronales involucrados en la capacidad de localizar nuestro cuerpo en el espacio. Se descubrió así que existen neuronas especializadas en codificar el espacio exterior y que participan en nuestra capacidad de orientarnos. Este descubrimiento, del que hablé en su día (http://jorlab.blogspot.com.es/2012/01/neuronas-aqui-estoy-yo.html), fue recompensado con el premio Nobel de Fisiología y Medicina el pasado año.

Ya en 2007, en un artículo publicado en la revista Science, se describió un método para inducir experiencias extracorporales en sujetos sanos, y no a punto de morir. En este estudio, los sujetos son equipados con dos pequeñas pantallas, una frente a cada ojo, que reciben imágenes de dos cámaras situadas una al lado de la otra, pero dos metros detrás del sujeto. Así, este recibe imágenes en 3D de él mismo visto por detrás. El investigador, situado junto al participante, le toca el pecho con una varilla y, al mismo tiempo, hace como que toca el pecho del cuerpo ilusorio, justo por debajo de la cámara, con otra varilla idéntica. En ese momento, los sujetos confirmaron que experimentaban la sensación de estar sentados detrás de su propio cuerpo y mirándolo desde esa posición.

Utilizando está técnica, investigadores del Instituto Karolinska, en Suecia, analizan ahora lo que sucede en los cerebros de 15 participantes a los que se les induce la experiencia extracorporal mientras se encuentran en un aparato de resonancia magnética funcional, el cual permite analizar las zonas del cerebro que se activan. Los investigadores encuentran así que el cerebro utiliza unas zonas concretas para localizar al cuerpo en el espacio, pero utiliza otras para conferir el sentido de propiedad de nuestro cuerpo. Una de estas zonas es el hipocampo, donde se localizan las neuronas “aquí estoy yo” mencionadas antes. Otra es el córtex del cíngulo posterior. La disociación entre el funcionamiento de estas zonas, inducida mediante ilusiones controladas, drogas, falta de oxígeno (como en una parada cardiaca), etc., puede causar que creamos que abandonamos nuestro propio cuerpo y nos colocamos en otro lugar del espacio inmediato.

Por favor, que alguien avise a Iker Jiménez y se lo cuente.

Referencia: Arvid Guterstam et al. (2015). Posterior Cingulate Cortex Integrates the Senses of Self-Location and Body Ownership. http://www.cell.com/current-biology/abstract/S0960-9822%2815%2900412-1

Obras de divulgación de Jorge Laborda

Quilo de Ciencia Volumen I. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen II. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen III. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen IV. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen V. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen VI. Jorge Laborda
Quilo de Ciencia Volumen VII. Jorge Laborda

Circunstancias encadenadas. Ed. Lulu

Circunstancias encadenadas. Amazon

Una Luna, una civilización. Por qué la Luna nos dice que estamos solos en el Universo

One Moon one civilization why the Moon tells us we are alone in the universe

Adenio Fidelio

El embudo de la inteligencia y otros ensayos


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
32,4 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Marlon Montalban
“Es un minúsculo aporte para tan gran esfuerzo, pero, es de todo corazón, para que puedan seguir divulgando la ciencia.” Mecenas

Angel Manuel Delgado Espina
Mecenas

Alberto Hernando Martínez
“¡Que vuelva Ulises!”
Mecenas

Víctor Moral
Mecenas

Antonio González
Mecenas

Daniel César Román Saez
Mecenas

Ferran Casarramona Flanquer
“Seguid con vuestro excelente cometido.”
Mecenas

Juan Adan Castillo
Mecenas

Jose María Torres Castillo
“Para que la Ciencia nunca pare de difundirse. Muchísimas gracias.”
Mecenas

Enrique Fernández Alcázar
“Ánimo y seguid así. “
Mecenas

Luis Manuel Blasco Pérez
Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Daniel Maranillo
“Para mi es un placer escuchar vuestros podcasts al tiempo que realizo una caminata por el campo. Os animo a que continuéis y ojalá estos programas de divulgación estuviesen más extendidos en otros medios de comunicación, como la televisión y los dibujos animados para niños pequeños. Un saludo y muchas gracias por vuestra labor. “
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
“Creemos entre todos un mundo mejor, gracias CienciaEs”
Mecenas

Pedro López Burruezo
Mecenas

Juan Cuadro Espada
Mecenas

Ricardo Vázquez Prada
“Muchas, muchas, muchas gracias por tantas y tantas horas de conocimiento. Mucho ánimo y seguir así.”
Mecenas

Sergio Requena
“Un abrazo hermanxs de corazón e intelecto”
Mecenas

Juan Antonio Mendoza
“Once años… madre mía!! Si parece que fue ayer lo de vanguardia de la ciencia en radio exterior…
Muchísimas gracias Ángel, yo de mayor quiero ser como tú!!Un abrazo fuerte para todos!!”
Mecenas

Miguel Achiaga
“Muchas gracias por vuestra dedicación desinteresada y por la enorme calidad de vuestro trabajo!”
Mecenas

David Marcos
Mecenas

Alberto José González Vázquez
Mecenas

Jesús López Tapia
“Querido Ángel me siento muy honrado de pertenecer a esta comunidad. Gracias por vuestro trabajo.”
Mecenas

Fernando Alejandro Medina Vivanco
Mecenas

Daniel Pérez Alonso
Mecenas

Anónimo
“Una pequeña muestra de gratitud en esta ocasión tan especial: ¡Once años de cienciaes. com! Felicidades y nuestro reconocimiento ante su prolongado esfuerzo. ¡Enhorabuena!”
Mecenas

Sylvio Bisson
Mecenas

Miguel Ángel Achiaga Sánchez
Mecenas

César Cavazos
Mecenas

Llanos Martínez Fernández
“Gracias por la ciencia, espero ayudar”
Mecenas

Miguel Fernández
Mecenas

Talia Carmona Robles
Mecenas

Jesús Casero Manzanero
“Seguid, por favor”
Mecenas

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán
Mecenas

Carlos Francisco Mingol
“Mi humilde aportación para que nunca dejéis de divulgar la ciencia. “
Mecenas

Emilio Madrigal Martín
Mecenas

Julio Ibarrola
Mecenas

Josué Castillo Bustamante
Mecenas

Jesus Martin Pego Nuñez
Mecenas

Vicente Llorens Mari
Mecenas

Carlos González Spinola
“Enhorabuena por el podcast!!”
Mecenas

Marian Gutiérrez y Miguel Angel Riaza
“Gracias por compartir la Ciencia.”
Mecenas

Roberto Merino Jiménez
“Enhorabuena y gracias por vuestra magnifica labor.”
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino Ceprian
“Apoyo a la ciencia.”
Mecenas

María Angélica Matus González
Mecenas

Roberto Pasandin Insua Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page