Cienciaes.com

Ulises y la Ciencia podcast cienciaes.com suscripción

Ulises y la Ciencia

Desde abril de 1995, el profesor Ulises nos ha ido contando los fundamentos de la ciencia. Inspirado por las aventuras de su ilustre antepasado, el protagonista de la Odisea, la voz de Ulises nos invita a visitar mundos fascinantes, sólo comprendidos a la luz de los avances científicos. Con un lenguaje sencillo pero de forma rigurosa, quincenalmente nos cuenta una historia. Un guión de Ángel Rodríguez Lozano.

Los Quarks

Desde el átomo hasta el quark.

Un pedazo de queso, por poner un ejemplo, puede ser dividido en dos sin que por ello pierda propiedades, pero… ¿qué sucede si seguimos dividiendo los pedazos obtenidos una y otra vez, hasta el infinito?.

Hace más de 2400 años, un filósofo griego llamado Demócrito, natural de Abdera, defendía la idea de que, llegado a un punto, esa división es imposible. La materia, sostenía el filósofo, no se puede fragmentar hasta el infinito porque está formada por partículas diminutas, elementales e indestructibles, a las que llamó átomos.

No existen cuchillos lo suficientemente afilados como para partir un átomo, es imposible, porque el mismo cuchillo está formado por átomos y en lugar de cortarse unos a otros, chocan entre sí. Para lograr esa proeza, a principios del siglo pasado comenzaron a construirse máquinas muy sofisticadas y costosas llamadas aceleradores de partículas. La idea de su funcionamiento es muy simple: no podemos cortar las partículas con ninguna herramienta conocida pero sí podemos hacerlas chocar entre sí, así que... ¡hagámoslas chocar!.

Eso hacen, reúnen unos cuantos billones de partículas y las lanzan unas contra otras a velocidades tremendas para que al chocar se hagan pedazos. Después, los científicos estudian los fragmentos creados durante esa catástrofe diminuta.

En 1964, un físico teórico norteamericano llamado Murray Gell-Mann (escuchar entrevista) se enfrentó al galimatías de partículas subatómicas obtenidas en las colisiones y se le ocurrió la idea de que muchas de ellas podrían ser explicadas si existieran unas partículas elementales que nadie había visto hasta entonces. Necesitaba un nombre para ellas y lo tomó de la novela Finnegans Wake de James Joyce. En un pasaje de la novela, el protagonista, delirando, escucha la frase "Three quarks for Muster Mark", donde "quark" imita al graznido de una gaviota ¡cuac!.

Ulises nos presenta hoy las partículas indivisibles con las que soñó Demócrito: Los quarks.


Botón de donación
Apoya la labor divulgadora de CienciaEs apuntándote al Club de Amigos con una donación periódica (Mecenas) o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
29.833.555 audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Javier Arratia Araujo

Robert Cook

Javier Calpe Maravilla
“Gracias por el buen trabajo”

Julia Dolores Martínez Vilela

Sonia Muñoz España
“Gracias por hacer tan ameno el mundo de la ciencia.”

Maximiliano Miglin

Marta Milagros Salesa Calvo
Mecenas

Luis Manuel Blasco Pérez

Steffen Gruenert
“¡Gracias por el zoo de los fósiles!”

Anónimo
“Saludos y nuestra gratitud a todo el equipo. Acepten por favor un abrazo desde México.”
Mecenas

Jorge Núñez Fernández
Mecenas

Josep Mitja Pau
“Felicidades por el buen trabajo. La vida de los científicos es lo que más me gusta”

Alondra Ariza
Mecenas

Javier Iglesias Frax
Nuevo Mecenas

Eleuterio Francisco Muñoz Motilla

Joaquim Romero Parcerisas

Carlos Serrano
(Río Grande, Estados Unidos)

Carlos Ehopi Bartolome
(Madrid)

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page