Cienciaes.com

Ciencia Nuestra de Cada Día podcast - cienciaes.com suscripción

Ciencia Nuestra de cada Día

La Naturaleza nos sorprende cada instante con multitud de fenómenos que despiertan nuestra curiosidad. La Ciencia Nuestra de Cada Día es un espacio en el que Ángel Rodríguez Lozano nos incita a mirar a nuestro alrededor y descubrir fenómenos cotidianos que tienen explicación a la luz de la ciencia.

¿A qué velocidad se mueven la Luna y los satélites artificiales?

Ciencia Nuestra de Cada Día podcast - cienciaes.com

La velocidad de los cuerpos es siempre relativa, sabemos que la Luna describe su órbita alrededor de la Tierra, que la Tierra se mueve alrededor del Sol, el Sol alrededor del centro de la Vía Láctea y la Vía Láctea se desplaza a su vez. Habría que sumar todas esas velocidades en un momento dado y, aún así, dado que no existe un centro de referencia absoluto e inmóvil para todos tampoco existe una velocidad absoluta referida a él. Así pues, seamos prácticos y modificaré un poco la pregunta ¿A qué velocidad se mueve la Luna y los satélites artificiales “respecto a la Tierra”?

La velocidad que llevan los distintos cuerpos que giran alrededor de la Tierra depende del radio de la órbita que describan alrededor de ella. Si la órbita es circular, y no tenemos en cuenta los cambios de dirección, la velocidad es constante y fácil de calcular conociendo el radio. Basta con dividir la longitud de la circunferencia por el tiempo que tarda el cuerpo en cuestión en recorrerla. Si por el contrario, la órbita es una elipse, la velocidad varía, el objeto se mueve más despacio en el punto más lejano a la Tierra y más rápido en el punto más cercano a nuestro planeta.

Parece un contrasentido pero es fácil de entender, lancemos una piedra al aire y veremos que en el punto más alto es donde se mueve más despacio. Pero una piedra sube y cae, en cambio la Luna y los satélites artificiales no ¿por qué?

Un experimento mental muy elocuente lo explica. Imaginen que lanzan la piedra, no verticalmente sino horizontalmente, paralela al suelo. Imaginen también que no existe una atmósfera que frene su velocidad. Cuanta más fuerza le imprima la piedra más lejos caerá de usted. Si poseyeran una fuerza sobrehumana, de tal manera que pudieran lanzar la piedra más y más fuerte, llegará un momento en el que la piedra tenderá a caer hacia la superficie terrestre pero, como la Tierra es una esfera, la superficie se curvará bajo ella en la misma medida. El resultado es que la piedra ni cae ni escapa, si no encontrara obstáculos en su camino, acabaría golpeando nuestra espalda después de dar la vuelta a la Tierra.

Los satélites son objetos que caen continuamente hacia la Tierra pero con una velocidad horizontal muy grande, a esa velocidad la Tierra se curva bajo ellos y no acaban nunca de encontrarse. Con estas premisas pasemos a los datos. Empecemos por la Luna.

Velocidad de la Luna

Nuestro satélite natural describe una elipse en su movimiento alrededor de la Tierra. Unas veces se acerca hasta los 363.300 kilómetros y otras se aleja de ella hasta los 405.000 km. Es una diferencia considerable y, por ello, el tamaño aparente de la Luna en el firmamento es unas veces más grande y otras más pequeño. Como la distancia a nosotros varía, también lo hace su velocidad. La Luna se mueve a 3.470 km/h cuando está en su punto más alejado de la Tierra y, en su punto más cercano, a 3.873,6 km/h. Es una velocidad considerable. Hagamos una comparación. Si organizáramos una carrera de velocidad entre la Luna y la bala, disparada por una pistola de calibre 22, ganaría la Luna como Aquiles ganó a la tortuga, es tres veces más rápida que la bala.

Velocidad de los satélites artificiales

Existen satélites artificiales situados en órbitas muy diversas, dependiendo de su cometido. Una de las más interesantes es conocida como órbita geoestacionaria, en ella están situados los satélites de comunicaciones. Es una órbita muy singular, contenida en el mismo plano que el Ecuador a una distancia de 35.786 kilómetros de la superficie terrestre. Para mantenerse allí, el satélite debe moverse a una velocidad tal que dé una vuelta completa a la Tierra en 24 horas, lo mismo que nosotros. Visto desde la superficie, el satélite nos parece que está inmóvil en un punto fijo del cielo, permanentemente en el mismo lugar. La realidad es que se mueve, y muy rápido, nada menos que a 11.300 kilómetros por hora, tres veces más veloz que la Luna.

Los 24 satélites que componen la red GPS, o Sistema de Posicionamiento Global están en órbitas situadas en seis planos diferentes a una distancia de 20.200 kilómetros de la superficie. Para mantenerse allí, se mueven a 14.000 kilómetros por hora.

Más cerca de nosotros está el Telescopio Espacial Hubble, su órbita pasa sólo a 569 kilómetros de altura y se mueve a más de 27.000 kilómetros por hora. Y el objeto más vistoso del firmamento, tan grande y tan cercano que al cruzar rivaliza con las estrellas más brillantes, es la Estación Espacial Internacional. Está situada en una órbita entre los 278 y los 460 kilómetros y se mueve a la vertiginosa velocidad media de 27. 750 km/h. Cuando logramos verla, cruza el firmamento en pocos minutos.

Información para observar la ISS desde su ciudad.

Otros programas relacionados.

¿Por qué la Luna Llena es unas veces más grande que otras?

Isaac Newton, el genio de la Navidad.

El tiovivo y el abuelo. Origen de la Luna

Viajes espaciales. El lanzador de piedras.


Botón de donación

Vuestro apoyo es necesario para continuar divulgando la Ciencia

Colabore con cienciaes.com

———- O ———-


14.335.577
audios servidos desde 2009.

———- O ———-

Agradecemos la donación de:

Mercy Agüero Paulino
(Santo Domingo, República Dominicana)

Manuel Carmona Mendieta
“Saludos desde Guadalajara Mexico. Me gustaría que en el programa Hablando con Cientificos, aborden el principal problema de la humanidad que es la sobrepoblacion. “

Ignasi Díaz Ferrando
“En agradecimiento por vuestro gran trabajo.”
(Valencia)

Anónimo
“Gracias por divulgar ciencia!!”
(San Diego, Estados Unidos)

Batiste Andreu Martínez Climent

Miguel Gracía Vázquez
“Colaboración con programa”

Fermín Bernaus Berraondo
“Sinceramente no sé qué escucharía en todas las horas que paso al volante si no fuera por vosotros. Muchas gracias por un trabajo excelente.”
(Irún, Guipúzcoa)

Luis Pedrero Rentas
“Luis Pedrero los apoya para esta magnifica labor”
(Chiapas, México)

Óscar Pérez Pérez
(Villena, Alicante)

Leonardo Herve Miceli
(Sevilla)

Emanuel García
“Excelente trabajo de divulgación científica, saludos.”
(México)

Anónimo
(Santiago, Chile)

Josefa Garcia
“Con mi agradecimiento por su labor”
(Totana, Murcia)

Talentum
“Ánimo y enhorabuena por el trabajo realizado.”
(Majadahonda, Madrid)

David Sánchez de Rojas Riel
“Fomento de la divulgación científica en cienciaes.com”
(Madrid)

Mariano Pérez Caro
“Soporte a CienciaEs.com”
(Sevilla)

Javier Barriga
(Donostia, Guipúzcoa)

Michael Barenys
“¡Gracias for Ciencia Fresca!”
_(Austin, TX, Estados Unidos

Maite Ogueta Gutierrez
(Salamanca )

Javier Sánchez
“Gracias por hacer mis viajes en carretera en Abu Dhabi mucho más amenos.”
“Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos”

Alberto Peralta Ramos
“Radio Cienciaes”

Santiago Martínez de Septien
(Málaga)

Beatriz Gonzalez Giraldez
“Solo se que no se nada”
(Madrid)

Anónimo
“Quería daros las gracias por vuestra web, me acompaña mucho, hacéis un trabajo excelente.”
(Alicante)

Javier Larrauri
(Madrid)

Juan Pedro Peralta Romera
(Peñolite, Jaen)

Ignacio Laredo
(Madrid)

Juan Carlos Manzanero Lucas-Vaquero
“Al andar se crea el camino que antes no existía….”
(Arges, Toledo)

Daniel Fernández Parra
(Londres, Reino Unido)

Rubén Bejarano Checa
(Madrid)

Raul Carrillo Garrido
(Coslada, Madrid)

Javier Ferre
“Para la divulgación de la ciencia, por un mundo mejor. Buen trabajo!”
(Huesca)

Anónimo
“Por una mejor humanidad con una sociedad informada. Sin agresiones por creencias, solo conocimiento. Gracias por promoverlo.”
(México)

Basilio Oviedo Fiol
(Palma de Mallorca, Islas Baleares)

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán

José Luis Alonso León

Anónimo
“Las voces de Ángel, Jorge y demás son ya parte de mi vida. Me acompañan, me divierten y me enseñan a todas horas.”

Roberto Selva
“Ayudar a Ciencia Para Escuchar”
(Alicante)

José Mariano María Setien
(Madrid)

Carlos Rodrigo Marco
(Zaragoza)

Oscar Parral Beltrán
“Gracias por vuestro trabajo”
(Ejea de los Caballeros, Zaragoza)

Domingo Guardia Jiménez
(Elgoibar, Guipuzcoa)

Esteban Calderón
“Quisiera poder contribuir de mejor forma y de manera más seguida… espero que pequeño aporte resulte de utilidad”
(Quito, Ecuador)

Ernesto Sánchez Fernández
“Espero que sigais adelante”
(Almería)

José Casanova Gascón
“Apoyo Cienciaes. Cuesta diferenciar lo gratis de lo voluntario. Lo siento.”
(Huesca)

Víctor Asenjo Díaz
“Gracias por vuestros esfuerzos para divulgar la ciencia”
(Rivas Vaciamadrid, Madrid)

Pedro Rodríguez Castellón
(Collsacreu, Barcelona)

María Eugenia Cuecuecha Juárez
“Saludos desde México, gracias por hacer agradable el transporte diario.”
(Iztacalco, México)

Jorge Ramón
“Apoyar la obra cientifica”
(Aurora, Costa Rica)

Raúl Piedra Castro
“Me gusta aprender de forma fácil y su trabajo es estupendo. Les oigo cada semana y es justo que colabore con ustedes.”
(Alcalá de Henares, Madrid)

César Higuero Garrido
(Bilbao, Vizcaya)

Enrique García Pena
“Lo que nos aportan no tiene precio. Muchas Gracias.”

Batiste Andreu Martínez Climent

Juan José Narvaez Rueda
“Cuando a diario salgo a caminar para superar mi enfermedad siempre me acompañan vuestros podcast. Gracias amigos.”
(La Linea de la Concepción, Cadiz)



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page